En directo
    América Latina
    URL corto
    0 03
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — El gobierno transitorio de Bolivia retrocedió tras una dura protesta del gremio empresarial y aseguró en medios locales que buscará alianzas con clínicas y cementerios privados en vez de las expropiaciones anunciadas el día anterior, en el marco de la lucha contra la pandemia de COVID-19.

    "Tenemos saturados todos los hospitales, necesitamos hacer una intervención rapidísima, y podemos ponerlo más bonito: necesitamos hacer una alianza entre públicos y privados", dijo el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, a la red privada de televisión Unitel.

    Hizo la declaración al día siguiente de que él mismo anunciara en conferencia de prensa que estaba a la cabeza de un proyecto gubernamental, instruido por la presidenta Jeanine Áñez, para expropiar o intervenir clínicas y cementerios privados, ante el colapso de los servicios públicos a causa de la pandemia.

    La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia rechazó el mismo lunes en un comunicado el plan de expropiaciones, que según Murillo arrancaría con dos hospitales universitarios de las ciudades de Santa Cruz (este) y Cochabamba (centro).

    La CEPB, que coincide frecuentemente con las decisiones de Áñez, exhortó a dialogar "prescindiendo de advertencias y acciones unilaterales que pueden generar mas incertidumbre en el sector privado e incluso afectar derechos protegidos por la Constitución y las normas vigentes".

    El comunicado apuntó que los empresarios han acompañado al Gobierno en el combate a la pandemia, con acciones de solidaridad y principalmente manteniendo una regular provisión de alimentos y otros productos básicos en el mercado nacional.

    El ministro Murillo trató de tranquilizar a los empresarios, señalando que "no tienen de qué preocuparse" y que por el contrario podrían resultar beneficiados si sus trabajadores tienen una adecuada atención en el sistema público de salud.

    El hombre fuerte del gabinete boliviano pidió disculpas por haber utilizado la palabra "expropiación", aunque no descartó la posibilidad de que el Gobierno asuma el control de infraestructura privada.

    "Si vamos a hacer algún tipo de intervención, vamos a pagar con precio justo, no vamos a quitar nada a nadie, no somos del narcogobierno que fugó del país [en alusión al expresidente Evo Morales], somos otro tipo de gobierno", insistió.

    Explicando el plan, dijo que inicialmente buscará resolver las dificultades de la estatal Caja Nacional de Salud (CNS), la principal aseguradora del país, que ha visto rebasada su capacidad de respuesta a la pandemia.

    Murillo indicó que por esta situación hasta un tercio de los asegurados de la CNS se ven obligados a buscar atención en los hospitales públicos destinados a ciudadanos no asegurados.

    La alianza que plantea el Gobierno procura que la CNS utilice la infraestructura de clínicas privadas que requiera.

    Etiquetas:
    expropiación, clínica, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook