En directo
    América Latina
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — Bolivia acumula 48.187 casos positivos de COVID-19, incluidos 1.807 decesos, como resultado de un sostenido aumento de contagios que confirma las proyecciones de un pico de la pandemia dentro de uno o dos meses, informó el Ministerio de Salud.

    Solo el fin de semana, el parte epidemiológico oficial dio cuenta de más de 2.600 nuevos casos confirmados, contando el nuevo récord de 1.635 contagios nuevos reportados en un día, el sábado 11 de julio, y 987 el día 12.

    El informe añadió que la cantidad de pacientes de COVID-19 recuperados ascendía a 14.843, mientras se registraban todavía 27.104 casos activos.

    El reporte encendió las alarmas en el departamento de La Paz, al consignar que los días 11 y 12 de julio esta zona andina registró más contagios que Santa Cruz (este) para acumular 6.703 casos.

    Santa Cruz, el distrito de lejos más golpeado por la pandemia, sumaba 24.900 casos, equivalentes al 52% del total nacional.

    El más reciente pronóstico del Gobierno transitorio de Bolivia ha pospuesto para fines de agosto o principios de septiembre el punto más alto de la pandemia, que acumularía hasta entonces unos 140.000 contagios.

    Altos miembros del Gobierno, contagiados con COVID-19

    Al menos 12 miembros de alto cargo del Gobierno transitorio de Bolivia, incluida la presidenta Jeanine Áñez, estaban este 13 de julio internados o bajo tratamiento médico en sus domicilios aquejados por el COVID-19, dejando en manos de los ministros de Gobierno y de Defensa la conducción visible de la lucha contra la pandemia.

    "Estamos trabajando con mayor dedicación, no importan las dificultades, para salir adelante", dijo a reporteros el titular de Gobierno, Arturo Murillo, quien combina sus labores de seguridad con las de coordinación con los servicios regionales de salud.

    La baja más reciente era la del ministro de Economía, Óscar Ortiz, a la vez uno de los principales operadores políticos quien fue hospitalizado el domingo horas después de que se confirmara que era caso positivo de COVID-19.

    Además de la presidenta Áñez, en aislamiento domiciliario desde el 9 de julio, y del ministro de Economía, estaban también con baja médica por la pandemia los titulares:

    • de la Presidencia, Yerko Nuñez;
    • de Salud, Eidy Roca;
    • de Minería, Jorge Oropeza;
    • de Justicia, Álvaro Coímbra.

    Medios locales reportaron que seis viceministros estaban también contagiados y algunos de ellos hospitalizados, aparte de por lo menos diez directores y otros funcionarios de alto rango.

    El Palacio de gobierno informó que solo dos ministros enfermos habían sido reemplazados formalmente mientras dure su ausencia: Fernando López, de Defensa, asumió paralelamente el mando interino de Salud, en tanto que el ministro de Desarrollo Económico, Abel Martínez, ejercía provisionalmente en Economía.

    En el poder legislativo, la baja más notoria era la de la presidenta del parlamento, Eva Copa.

    Tanto Áñez como Copa anunciaron que no tenían problemas mayores de salud y que continuarían ejerciendo sus cargos vía Internet.

    Etiquetas:
    coronavirus, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook