En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    El coronavirus en Venezuela (276)
    0 0 0
    Síguenos en

    CARACAS (Sputnik) — En Venezuela, el turismo se encuentra paralizado desde hace casi cuatro meses por el COVID-19. Posadas y hoteles sufren la peor crisis al tener sus puertas cerradas sin poder recibir a los anhelados huéspedes.

    En el estado costero La Guaira, en el norte del país, 240 instalaciones turísticas sufren los estragos de la pandemia. Al igual que en el resto de la nación sudamericana, se encuentran completamente cerradas.

    René Méndez es propietario de una posada en una de las principales localidades turísticas de La Guaira, llamada Chuspa. Desde hace nueve años, cuando comenzó a operar, las ochos habitaciones que tiene con capacidad total para 20 personas permanecían ocupadas todos los fines de semana y en temporadas altas. Para esta fecha ya tenía reservaciones para diciembre.

    "Diciembre y enero eran buenos para nosotros porque las personas reservaban meses antes, pero ahora nada. La palabra 'reservación' no la usamos porque es alimentar una esperanza", dice el hombre en conversación con Sputnik.

    Méndez no ve señales de que el sector turístico pueda reactivarse como las otras 25 áreas de la economía que ya lo han hecho en Venezuela. Para él es muy difícil que en las áreas comunes de una posada se pueda cumplir con la norma del distanciamiento social.

    "¿Cómo hace una madre en un río o en una playa para que sus hijos mantengan el distanciamiento de otros niños?", pregunta dudoso. A su parecer, el distanciamiento en el turismo de playa entra en contradicción con la actividad recreativa.

    La posada de Méndez, que lleva su mismo nombre "René", es un negocio familiar en el que por "suerte" no tiene empleados y en el que todos tienen otras actividades con las que pueden "resolverse" económicamente. Sin embargo, él reconoce que los ingresos de la posada eran mejor a cualquier trabajo con un salario mínimo de dos dólares.

    Preparación

    En el pueblo de Galipán, ubicado en el reconocido cerro El Ávila, está la posada "Miradas". En 13 años es la primera vez que mantiene sus puertas cerradas al público por la misma razón: el COVID-19.

    Lewis Morales, jefe del departamento de mercadeo y reservaciones, coincide en que el sector se reactivará más lento por el riesgo de contagio.

    Por el momento, en esa posada se han dedicado a capacitar a los trabajadores sobre las normas de seguridad de COVID-19, a fin de estar listos una vez que el Gobierno decida reactivar el turismo.

    "Lo que hemos hecho es prepararnos con el tema del COVID-19 para ofrecer un buen servicio a las personas con medidas de bioseguridad y protección para que tanto el personal de la posada, el restaurante y los huéspedes estén bien", resaltó.

    A futuro tienen planteado disminuir la cantidad de huéspedes y dejar una habitación desocupada de por medio, así como cumplir con las normas de la toma de temperatura, aplicar gel antibacterial en las manos y entregar mascarillas.

    La mayoría de los empleados son residentes de Galipán y muchos de ellos tienen casas con sembradíos de frutas y hortalizas, a los cuales han tenido que recurrir para paliar la crisis económica que enfrentan por el cierre de la posada.

    Propuestas

    Para el presidente de la Cámara de Turismo del estado La Guaira, Julio Mier y Terán, la situación es "sumamente" grave. El sector ha planteado propuestas al Gobierno para una posible flexibilización de la cuarentena.

    "Una de las propuestas de los sectores hoteleros y posadas es usar el 50% de la capacidad que tenía cada quien, hacer digitalmente las reservaciones y que eso sirva como un salvoconducto para que la gente de Caracas pueda venir, y la responsabilidad recaería en el prestador de servicio turístico, que tiene que cumplir todas las normas de bioseguridad", detalló.

    A pesar de la crisis económica que generó el cierre de posadas y hoteles, la Cámara de Turismo no ha reportado despidos de los trabajadores, quienes continúan cobrando sus salarios y el beneficio de tickets de alimentación.

    La Cámara indicó que desconoce hasta cuándo pudieran mantenerse las garantías laborales a los ciudadanos que trabajan en esa área.

    El sector turismo considera que por el COVID-19 la recepción de clientes no será igual, así se apliquen medidas de bioseguridad para el recibimiento de los turistas.

    Entre tanto, el Gobierno venezolano no ha insinuado aún posibilidad alguna para la flexibilización y reapertura de posadas y hoteles, lo que hace pensar a los trabajadores que el sector permanecerá cerrados hasta finales de año.

    Tema:
    El coronavirus en Venezuela (276)
    Etiquetas:
    hoteles, turismo, COVID-19, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook