En directo
    América Latina
    URL corto
    107
    Síguenos en

    La ciudad de Capiatá, a 20 kilómetros de Asunción, está conmocionada por el crimen cometido por un agente policial que irrumpió en la casa de su expareja y asesinó a sus dos hijos, sus exsuegros y otra mujer. El hombre transmitió el crimen a través de una videollamada a la abuela de los niños.

    El brutal crimen de toda una familia por parte de un agente policial sacude a Paraguay y particularmente al barrio San Miguel de la localidad de Capiatá, una ciudad de más de 200.000 habitantes ubicada a 20 kilómetros de la capital Asunción.

    El crimen se produjo en la madrugada del 3 de julio, cuando un agente de la Policía paraguaya identificado como Isidro Casco Salinas irrumpió en la vivienda en la que vivían sus hijos de 1 y 2 años junto a sus exsuegros y su excuñada.

    Según reportó el diario paraguayo La Nación, testigos del crimen indicaron que el funcionario policial abrió fuego apenas ingresó a la vivienda, asesinando a los dos niños, a sus exsuegros y a su excuñada, sin mantener ningún tipo de conversación con ellos.

    Mientras cometía el múltiple crimen, el hombre transmitía su ataque en vivo a través de su teléfono móvil. De acuerdo a los testigos, se trataba de una videollamada a la madre del policía, que se encuentra trabajando en España junto a su exnuera, madre de los niños.

    Una prima de la mujer, que se encontraba en la casa y sobrevivió al crimen, dijo a medios paraguayos que el hombre entró pateando la puerta y parecía haber consumido drogas. Luego de cometer el crimen, el agente se quitó la vida.

    La expareja del policía, radicada en España desde hace ocho meses, dijo al diario ABC que el hombre "alucinaba".

    Etiquetas:
    crimen, Paraguay, policía
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook