En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 01
    Síguenos en

    BUENOS AIRES (Sputnik) — "Me falta el aire" fueron las últimas palabras que pronunció el ciudadano argentino Ceferino Nadal mientras era retenido contra el suelo por seis agentes de la policía de la provincia de Tucumán (noroeste), antes de perder la vida en la capital de este distrito, San Miguel.

    La muerte de este ciudadano de 43 años, aprehendido por supuesto hurto, se produjo por asfixia, según los resultados preliminares de la autopsia. El paralelismo con el asesinato del George Floyd por parte de la policía de Mineápolis, en EEUU, ha sido trazado de inmediato, pero las consecuencias pueden no ser las mismas.

    Los que callan

    De entrada, ninguno de los transeúntes que presenciaron lo ocurrido acudió aún a la justicia para dar cuenta de un abuso de fuerza policial. Sin embargo, algunos testigos sí se han atrevido a contar lo que vieron al diario local La Gaceta.

    Un tal Ricardo, que pidió preservar su identidad, le aseguró al periódico que fueron dos agentes los que inmovilizaron a Nadal. "Uno de ellos tenía su rodilla en la nuca. El hombre que estaba en el piso le decía: 'Me falta el aire, me falta el aire'". El uniformado le pedía que se callara diciendo que 'no fuera cagón' (cobarde)", contó.

    Otra persona, que también quiso mantener sus datos en reserva, asegura que sí hubo abuso policial pero pide protección de la Fiscalía para declarar.

    El que habla

    El que no tuvo ningún problema en hablar abiertamente fue el ministro de Seguridad de la provincia, Claudio Maley, quien aseguró que "la intervención policial fue correcta y oportuna". El ministro descartó que fuera a apartar a los agentes involucrados, y fue enfático al referirse a los "severos" antecedentes de Nadal, en alusión al robo agravado que el hombre purgó hace tiempo con ocho años de cárcel, como si eso justificara el desenlace de su última detención.

    Este funcionario, que fue comandante de la Gendarmería Nacional antes de pasar al Estado provincial, ya ocupaba su actual cargo cuando en marzo de 2018 la policía tucumana asesinó a un niño de 12 años llamado Facundo Ferreira.

    Maley siguió siendo ministro cuando el 15 de mayo un trabajador rural de 31 años llamado Luis Armando Espinoza fue asesinado en la ciudad de Simoca de un tiro en la espalda con un arma reglamentaria, en un crimen por involucra a nueve agentes de policía tucumana, incluido un subcomisario, y a un civil.

    Los policías se habrían desplazado hasta la provincia aledaña de Catamarca (noroeste) para deshacerse del cuerpo. El cadáver fue hallado una semana después en un precipicio a 150 metros de profundidad envuelto en bolsas de plástico y devorado por animales.

    El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) interviene en esta investigación, por la que han sido detenidos los nueve policías y el civil, imputados por "privación ilegítima de libertad seguida de muerte y desaparición forzada de persona".

    Mano dura

    Los asesinatos con la policía de por medio se suceden bajo la administración del gobernador peronista Juan Manzur en una provincia en la que la mano dura está bien vista por buena parte de la sociedad, y en donde los casos de gatillo fácil y violencia policial proliferan ante el miedo de los propios ciudadanos a denunciar.

    "Algunos tienen miedo a sufrir ciertas represalias y a sufrir una condena social por haber cumplido con su papel", reconoció ante el programa televisivo Buen Día el periodista Gustavo Rodríguez, editor de policiales en La Gaceta que indaga en el caso de Ceferino Nadal.

    Prueba de ello fue lo que sucedió entre los propios testigos que presenciaron la aprehensión y posterior muerte de Ceferino. Algunos intentaron interceder ante la policía para que no se ensañaran con el detenido, mientras otros testigos empezaron a insultar a los primeros por inmiscuirse.

    Una de las pocas personas que ha roto esa inercia ha sido la actual viuda de Ceferino Nadal, llamada Karina Rodríguez. Esta mujer denunció en febrero a la Comisaría Primera de la capital por las vejaciones y apremios ilegales que habría sufrido su marido durante una detención, un caso que fue asignado a la Fiscalía Criminal nº 2.

    El cuerpo de Ceferino Nadal será sometido a una nueva autopsia clínica a fin de confirmar si su muerte se produjo por asfixia, como indica la necropsia inicial.

    Etiquetas:
    violencia policial, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook