En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 90
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — Los días felices correteando por las verdes praderas del Palacio de la Alvorada llegaron a su fin. La familia del presidente Jair Bolsonaro acababa de adoptar un elegante perro blanco, presuntamente abandonado, pero no: resulta que tenía dueño.

    Augusto, así bautizaron los Bolsonaro al animal, hizo su presentación en sociedad hace apenas cinco días con su propia cuenta de Instagram: "Soy un pastor maremmano y tengo un añito. Fui rescatado en la calle el 19 de junio. Mi mamá es Michele Bolsonaro y mis hermanas son Letícia y Laura", decía el edulcorado post.

    Посмотреть эту публикацию в Instagram

    Публикация от Augusto Bolsonaro (@augustobolsonaro)

    Según la prensa local, el perro apareció en los alrededores del Palacio del Planalto (la sede del Gobierno y despacho de Jair Bolsonaro). Alguien lo recogió, y tras un día intentando localizar al dueño a través de avisos en las redes sociales, la familia presidencial decidió quedárselo. Se lo llevaron al Palacio de la Alvorada, la residencia oficial.

    Más de 5.500 seguidores después, la cuenta de Instagram (y la vida) del cachorro parecía tener un futuro prometedor. La primera dama, Michelle, presunta "community manager", deleitó al mundo con fotos del perrito entre sofás y edredones con pies de foto como: "Esperando a que mi mamá se levante y me saque a pasear".

    Explotan las redes

    La vida de Augusto parecía plena en los amplios jardines diseñados por el arquitecto Oscar Niemeyer cuando modernizó Brasilia. Pero la alegría duró poco. La mayoría de brasileños supo de la existencia de la mascota presidencial la tarde de este martes, cuando se supo que el can había sido "robado", aunque fuera por accidente. Rápidamente, las redes sociales empezaron a echar humo.

    Посмотреть эту публикацию в Instagram

    Публикация от Augusto Bolsonaro (@augustobolsonaro)

    El hashtag #Bolsonaroladrãodecachorro (Bolsonaro, ladrón de perros) se coló entre los trending topic de Twitter, y surgieron todo tipo de memes y preguntas. "¡Hasta el perro es fake!", decían algunos. Otros ironizaban con el hecho de que el perro sea un perro pastor, porque los detractores del presidente suelen llamar a sus simpatizantes "ganado".

    Pero sobre todo, quedaba en el aire un interrogante: ¿Por qué el nombre Augusto? ¿Sería un homenaje a uno de sus ministros más próximos, el general Augusto Heleno, jefe de la inteligencia?, ¿o quizá un guiño al fiscal general de la República, Augusto Aras? Comentarios más maliciosos apuntaron a un Augusto un poco más famoso, el dictador chileno Augusto Pinochet, uno de los héroes del presidente brasileño.

    Sea como fuera, el tema es que la vida de Augusto tendrá que volver a la normalidad, y la de la familia Bolsonaro también. Michelle, la primera dama-mamá del perrito, se despedía así de su exmascota: "Mi amor, te echaremos mucho de menos".

    Etiquetas:
    Jair Bolsonaro, perros, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook