En directo
    América Latina
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — El nuevo Gobierno democrático de Bolivia asumirá en la segunda quincena de noviembre, un año después del derrocamiento de Evo Morales, según anunció el Tribunal Supremo Electoral (TSE) al confirmar que las elecciones generales se realizarán el 6 de septiembre.

    "El TSE definió el 6 de septiembre como fecha para la realización de las Elecciones Generales 2020 y aprobó la reanudación de las actividades del Calendario Electoral, respetando la preclusión de las etapas cumplidas y ampliando los plazos necesarios para garantizar el ejercicio de los derechos ciudadanos", dijo el organismo.

    Añadió, en un comunicado en su sitio web, que se aplicarán las medidas necesarias para "el desarrollo normal del proceso electoral con las debidas medidas de protección de la salud pública".

    El anuncio reactivó el proceso electoral que había quedado en suspenso desde marzo, como consecuencia de la emergencia por la pandemia de COVID-19, cerrando al menos temporalmente la polémica sobre eventuales riesgos sanitarios de actos masivos de campaña proselitista y de la votación misma.

    Los comicios repondrán en Bolivia el orden constitucional quebrado en noviembre de 2019, cuando una ola de protestas contra un supuesto fraude en la tercera reelección de Morales (2006-2019) culminó en la renuncia del gobernante y la autoproclamación de la presidenta transitoria Jeanine Áñez.

    Las encuestas de intención de voto publicadas hasta la paralización del proceso electoral en marzo señalaban al candidato Luis Arce, del Movimiento Al Socialismo (MAS) de Morales, como gran favorito para una victoria inclusive en primera vuelta.

    Segundo se ubicaba el expresidente neoliberal Carlos Mesa (2003-2005) y tercera aparecía Áñez, quien rompió su promesa de ser solo jefa de la transición y registró su candidatura.

    El nuevo calendario electoral da lugar a que el Gobierno de Áñez, que según la Constitución debía durar solo tres meses, se prolongue al final por un año, debido primero a un pacto político y luego a la pandemia que obligó a forzar los comicios convocados inicialmente para el 3 de mayo.

    El programa publicado por el TSE establece que una segunda vuelta se realizará el 18 de octubre y que el cambio de gobierno se producirá entre el 16 y el 30 de noviembre.

    Las campañas proselitistas se reanudarán el 24 de julio, aunque la propaganda en medios de comunicación solo estará permitida a partir del 7 de agosto, y el padrón de electores será reabierto en las próximas para permitir el registro de jóvenes que cumplirán 18 años hasta el día de la votación.

    Poco más de siete millones de ciudadanos bolivianos, en el país y en el extranjero, estaban habilitados para sufragar cuando el padrón fue cerrado en febrero pasado.

    El presidente del TSE, Salvador Romero, dijo el 23 de junio que organismos internacionales y varios países amigos han ofrecido colaboración para dotar a los comicios bolivianos de las máximas medidas de seguridad sanitaria frente a la pandemia.

    La fecha de votación anunciada por el TSE se sujeta a lo dispuesto por una ley de modificación del calendario electoral que la presidenta Áñez se negó inicialmente a firmar, hasta que lo hizo el 21 de junio denunciando fuertes presiones políticas y advirtiendo el riesgo de más contagios de COVID-19.

    Esa ley fue concertada entre el TSE y la mayoría de los partidos, incluido el MAS que controla el Parlamento.

    Áñez pretendía que los comicios sean aplazados hasta noviembre, lo que habría pospuesto el cambio de gobierno hasta enero de 2021.

    Etiquetas:
    Tribunal Supremo Electoral (TSE), Bolivia, gobierno
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook