En directo
    América Latina
    URL corto
    0 30
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — El candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS) de Bolivia, Luis Arce, negó enfáticamente que ese partido esté en afanes subversivos y aseguró en cambio que el Gobierno transitorio de Jeanine Áñez se desestabiliza a sí mismo con sus errores, incluida corrupción.

    "No estamos en planes subversivos, ¿se necesita que el MAS desestabilice a este Gobierno? Los del Gobierno actual (…) se están desestabilizando solos con sus propias medidas, con sus propias acciones", afirmó el aspirante presidencial del partido liderado por el exiliado exmandatario Evo Morales (2006-2019).

    Arce, favorito en las primeras encuestas de intención de voto de cara a los comicios de septiembre, hizo la afirmación en una entrevista con la red de televisión ATB, al día siguiente de que el Gobierno transitorio acusara al MAS de impulsar un golpe de Estado con protestas callejeras y acciones parlamentarias.

    "Nosotros no queremos ir a temas subversivos, queremos democracia y en democracia demostrar cuál es el partido mayoritario y más grande del país, y vamos a ganar las elecciones, (porque) somos mayoría", aseguró el también exministro de Economía.

    Cortina de humo

    Según Arce, los ataques frecuentes al MAS serían una cortina de humo para ocultar problemas o errores de la actual administración, tanto en temas políticos y económicos generales como en la lucha contra la pandemia de COVID-19.

    El último de esos ataques advirtió sobre un supuesto complot narcoterrorista, en palabras del ministro de Gobierno, Arturo Murillo, un enconado enemigo del MAS.

    "Creo que el señor Murillo tiene una psicosis con el MAS, y además evidentemente nos usa. Cada vez que hay un problema de corrupción, donde el gobierno mete la pata, algo del MAS tiene que ocurrir, una cortina de humo, apresan a alguien, nos culpan", dijo el candidato.

    Citó en ese sentido denuncias gubernamentales de injerencia del partido de Morales en varias protestas derivadas de la cuarentena contra la pandemia, como las de bolivianos impedidos de cruzar la frontera desde Chile o de transportistas de una ciudad amazónica que resultaron ser seguidores de Áñez.

    "Todo era un show montado, cortinas de humo que se ponen para ocultar los que realmente está ocurriendo en Bolivia", como "corrupción, uso indebido de bienes, nepotismo, el narcotráfico que crece", insistió Arce.

    El candidato señaló que el MAS es el partido más interesado en que haya elecciones, "para recuperar la democracia arrebatada a los bolivianos en noviembre", en alusión al golpe que derribó a Morales y encumbró a Áñez.

    En cambio, "la estrategia del Gobierno actual es hacer ver que el MAS está en planes subversivos, desestabilizadores, lo han dicho públicamente (...) pero eso es falso, no estamos en eso", dijo.

    "Nos van a acusar de todo, es parte de la campaña que hacen en contra del MAS, porque en planteamientos, obras, acciones y forma de gobernar que hemos demostrado durante años no nos igualan, eso está claro", agregó.

    En las encuestas preelectorales, la presidenta Áñez, quien también es candidata, aparecía en tercer lugar, detrás del expresidente neoliberal Carlos Mesa (2003-2005).

    Etiquetas:
    Evo Morales, Luis Arce, Jeanine Áñez, Gobierno de Bolivia, Movimiento Al Socialismo (MAS), Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook