En directo
    América Latina
    URL corto
    El coronavirus en Ecuador (283)
    0 10
    Síguenos en

    QUITO (Sputnik) — En poblaciones del norte de Ecuador, en la frontera con Colombia, la música anuncia la llegada del agua en tanqueros, pues en pleno siglo XXI infinidad de barrios carecen de agua potable.

    "Antes recibíamos la visita del tanquero solo una vez al mes. En esta época de pandemia nos preocupa no tener el alimento diario y, sobre todo, no contar con agua potable para prevenir el virus. No sabemos cuándo va a terminar esta emergencia", dice Sara Salazar, madre de familia y habitante de Barrio Lindo, ubicado en una zona alta.

    El agua se distribuye gracias a un programa implementado durante la emergencia del COVID-19 por la oficina del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en Ecuador, con el apoyo del Ministerio del Ambiente y de la Empresa de Agua Potable y Alcantarillado (EAPA) San Mateo de Esmeraldas.

    "Lávate-te-te, lávate las manos, con agua y jabón nos vamos alistando". Al ritmo de la canción, con sonidos de marimba, rap y reggaetón, los habitantes de Barrio Lindo, en la ciudad norteña de Esmeraldas, fronteriza con Colombia, se preparan para recibir el tanquero, que desde abril distribuye dos veces por semana agua potable para los hogares.

    El programa abastece de agua por medio de tanqueros a cerca de 3.000 familias.

    Desde la ventana de varios hogares del barrio, se puede apreciar, a lo lejos, la inmensidad del Océano Pacífico, que baña estas tierras; la hermosura del paisaje, sin embargo, contrasta con la pobreza de la zona, cuyos niños cuando escuchan llegar al tanquero comienzan a repetir la pegajosa canción mientras salen con sus baldes para recolectar el agua.

    "Hay un extraño coronavirus que está infectando a toda la gente. Y para no infectarnos, tenemos que quedarnos en casa y lavarnos las manos con agua y jabón", dice Ariel, de seis años, uno de los miles de niños que habitan en los 15 barrios periféricos de Esmeraldas, donde el agua no llega por tubería.

    La falta de agua potable es aún más sensible en medio del COVID-19 por el riesgo de contagio al no disponer en los hogares de agua para el lavado frecuente de manos.

    El programa también incluye el monitoreo de la calidad de agua que se distribuye y la promoción del lavado de manos a través de mensajes que, al ritmo de la música, son reproducidos por los tanqueros mientras recorren los 15 barrios periurbanos.

    "Para nosotros es muy importante que los tanqueros pasen de manera frecuente porque el agua nos sirve para beber, cocinar, lavarnos las manos y lavar la ropa, entre otras cosas. Antes teníamos que esperar mucho tiempo para recibir el agua", menciona Mel, de 13 años.

    El acceso al agua potable no es el único problema para los esmeraldeños de esas zonas. Las restricciones de movilidad por la pandemia han impedido que las familias trabajen con normalidad, lo que, según la Unicef, se refleja en la falta de alimentos en muchos hogares.

    Para enfrentar esta situación, algunas familias siembran alimentos básicos en sus patios: plátano verde, frijoles, maíz y vegetales, base de la alimentación en la zona.

    Los adultos y los niños participan la actividad, que les ha permitido, además, compartir tiempo juntos.

    Mauricio Ramírez, especialista en Agua, Saneamiento e Higiene de UNICEF Ecuador, dijo que aunque son muchas las familias que se benefician del programa, aún son muchos los desafíos para romper la brecha en el acceso a servicios básicos.

    La oficina de la Unicef en Ecuador también apoya a 6.000 familias migrantes y a diferentes poblaciones de la provincia que también lleva el nombre de Esmeraldas, en el acceso a elementos esenciales de higiene personal como jabón, cloro, alcohol desinfectante y mascarillas.

    Tema:
    El coronavirus en Ecuador (283)
    Etiquetas:
    agua, COVID-19, Ecuador
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook