En directo
    América Latina
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    MONTEVIDEO/SAN SALVADOR (Sputnik) — El presidente de Panamá, Nito Cortizo, anunció cambios en tres ministerios, incluido el de Salud, en plena pandemia de coronavirus.

    "Gracias Rosario Turner, por guiarnos con responsabilidad y compromiso en esta batalla contra el COVID-19. Designo a Luis Sucre como nuevo ministro de Salud, estamos seguros de que continuarás el excepcional trabajo realizado", informó el mandatario en su cuenta de Twitter.

    Turner fue el rostro más visible de la lucha contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 en la nación istmeña, y su destitución generó sorpresa, pues el propio mandatario le dedicó palabras de elogio para la exministra, quien estuvo menos de un año en el cargo.

    "El país tiene una deuda impagable con la ministra Rosario Turner, en los momentos más difíciles supo guiarnos con sabiduría y mano firme. Una tarea de esta magnitud constituye un maratón que no puede ganarse sin los relevos necesarios", acotó Cortizo.

    La propia Turner admitió el pasado 1 de junio la posibilidad de renunciar ante el desafío, pero luego descartó la idea y aseguró que seguiría al frente de la tarea hasta que el presidente lo considerara.

    Sucre, hasta ahora viceministro de Salud, adelantó que revisará las actuales estrategias para enfrentar la pandemia de COVID-19, y darle seguimiento al trabajo de Turner.

    ​Cortizo también nombró a Rogelio Paredes como nuevo ministro de Vivienda y Ordenamiento Territorial, y a María Inés Castillo al frente del ministerio de Desarrollo Social, en lugar de Inés Samudio y Markova Concepción, respectivamente.

    ​"El país está en deuda ante la extraordinaria labor que ha desempeñado la doctora Rosario Turner. La pandemia es una maratón que sólo puede ser enfrentada con los relevos que garanticen el refrescamiento de los equipos que atienden día a día la situación", dijo Cortizo en cadena nacional, desde el Salón Amarillo de la Presidencia, según informó el medio La Prensa.

    ​Panamá es el país más golpeado por el COVID-19 en América Central, y el tercero donde el Gobierno decide cambiar de ministro de Salud desde la irrupción de la enfermedad en la región.

    A finales de febrero, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, anunció durante una de sus tradicionales cadenas nacionales que el hasta entonces viceministro de Salud, Francisco Alabi, sustituía a Ana Orellana como titular del ramo.

    El cambio sobrevino en medio de críticas al papel de Orellana ante la pandemia, y tras una interpelación en la Asamblea Legislativa, tras la cual los diputados tenían previsto solicitar el Ejecutivo la destitución de la ministra.

    El 19 de junio, también en medio de críticas desde el Congreso, Hugo Monroy fue cesado como ministro de Salud de Guatemala, y su puesto ocupado por Amelia Flores, una bacterióloga que de entrada anunció una reforma hospitalaria y medidas para acelerar la ejecución de los presupuestos contra la pandemia.

    Monroy llegó a la cartera de Salud tras fracasar en su intento de alcanzar un curul por el partido Vamos, a la postre ganador en segunda vuelta de las presidenciales de 2019, que llevaron a la presidencia a Alejandro Giammattei.

    Entre los señalamientos a su gestión destacan adquisiciones sobrevaloradas, el recorte de dos viceministros por supuesta corrupción, la falta de insumos a los centros para atender al COVID-19 y el abandono en la atención al resto de las patologías.

    De acuerdo al último reporte de la Organización Mundial de la Salud, publicado el miércoles, Panamá tiene 26.752 casos confirmados de COVID-19, enfermedad que ha matado a 521 personas en el país.

    Etiquetas:
    Panamá, Laurentino Cortizo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook