En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 20
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Cuando un niño inmigrante es detenido en EEUU sin documentos, inmediatamente es separado de sus padres. Tras pasar meses sin saber de su familia y de sufrir frío, hambre y hasta abusos físicos, son enviados de regreso a su país sin una mano que los guíe al llegar.

    Así lo afirman activistas y líderes políticos, que evalúan presentar denuncias contra Estado guatemalteco y a nivel internacional si no se resuelve la situación.

    Desde que EEUU inició las deportaciones el mes pasado, 12 menores de edad guatemaltecos fueron enviados de regreso a su país.

    El 12 de junio, el presidente de EEUU, Donald Trump, dijo que su administración pronto presentará documentos para rescindir el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), que protege a los inmigrantes indocumentados que llegaron a territorio estadounidense cuando eran niños.

    El programa DACA ha protegido de la deportación a 700.000 jóvenes migrantes en EEUU.

    Denuncias

    "Una de las cosas que nos tiene bastante preocupados es la falta de atención que la niñez migrante está recibiendo dentro de EEUU. Los niños que se encuentran detenidos están recibiendo tanto abuso físico como tortura emocional. Tenemos casos de niños que se reportan en EEUU con abuso sexual que al llegar a Guatemala se pierden dentro del sistema. En un país donde se enfatizan el respeto y los derechos humanos, que estas cosas estén pasando y que los niños estén sufriendo de esta forma es horrible", dijo a Sputnik el activista y exvicecónsul de Guatemala en el estado de Colorado (centro), Percy Peña Riley.

    La semana pasada, el diputado guatemalteco Aldo Dávila, del partido opositor Winaq (izquierda) e integrante de la Comisión del Migrante en el Congreso, informó que le pedirá cuentas al Ministerio de Relaciones Exteriores, a la Comisión de Migrante y a la Secretaría de Bienestar Social sobre la situación de estos niños.

    "Desde hace unas semanas hemos notado que los niños no vienen en condiciones idóneas y no han estado en un lugar apto. Incluso algunos vienen con desnutrición (...) Nos reuniremos con las autoridades para conocer más sobre la situación para que las entidades responsables se hagan cargo. Lo que se trata aquí es de estandarizar los protocolos", dijo el diputado a Sputnik.

    Dávila no descartó realizar una denuncia contra el Estado si no recibe respuestas adecuadas.

    "Hemos recibido amenazas por las denuncias que estamos haciendo. Esto demuestra que les irrita que estamos trabajando para asegurar condiciones dignas a la población migrante. En Guatemala, los migrantes han sostenido este país con las remesas, pero dejaron de ser héroes para ser los malos de la historia", señaló Dávila.

    Por su parte, Peña Riley afirmó que están analizando hacer una denuncia contra EEUU y Guatemala ante la ONU y en instituciones de derechos humanos.

    Guatemala

    Por otro lado, Peña Riley aseveró que en Guatemala no hay un protocolo de atención a la niñez migrante por la situación económica y por el coronavirus.

    "No tienen el presupuesto ni la capacidad de ayudarlos" , y "el Gobierno no les está prestando atención especializada", afirmó, y añadió: "Al llegar a Guatemala con problemas de salud, de abuso psicológico, mental y físico, la situación se convierte en un caos".

    Sostuvo que los 12 niños que regresaron a Guatemala han sido deportados con problemas estomacales, mentales y respiratorios.

    "El Gobierno de Guatemala no está presentando el interés por la niñez que está siendo detenida, los consulados no se están haciendo presentes en los centros de detención", señaló.

    Expulsados

    El 9 de junio se informó que 50 guatemaltecos, entre ellos 10 menores de edad, fueron deportados desde EEUU, ya que ese país reinició las expulsiones tras una suspensión de casi tres semanas por numerosos casos de COVID-19 entre esos desplazados.

    El Ministerio de Relaciones Exteriores del país centroamericano estima que hay casi 5.500 guatemaltecos bajo custodia en EEUU, de los cuales más de 2.500 tienen una orden de deportación en firme.

    La devolución de migrantes había quedado en suspenso desde que el pasado 21 de mayo el presidente Alejandro Giammattei denunció los casos de COVID-19 entre los expulsados de EEUU.

    Según el mandatario, la expulsión de migrantes con COVID-19 ha saturado los centros de cuarentena en Guatemala y ha puesto en aprietos su sistema de salud.

    EL miércoles, el secretario de Estado (canciller), Michael Pompeo, anunció que EEUU proporcionará un total de 252 millones de dólares en asistencia adicional a El Salvador, Guatemala y Honduras para apoyar esfuerzos contra inmigración ilegal.

    Etiquetas:
    niños migrantes, Guatemala, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook