En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    1603
    Síguenos en

    A partir de este 22 de junio, la justicia británica determinará a quién reconoce como dueño de las 31 toneladas de oro que Venezuela tiene en las arcas del Banco de Inglaterra. ¿Reconocerá a Maduro, electo por más de seis millones de venezolanos, o a Guaidó, reconocido por unos 50 países?

    Desde octubre de 2018, Venezuela intenta recuperar 31 toneladas de oro que depositó en el Banco de Inglaterra en el año 2008 y que equivalen a unos 930 millones de euros.

    Venezuela pide que ese dinero sea transferido al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y así poder comprar alimentos, fármacos y material sanitario para la población en medio de la emergencia sanitaria por el coronavirus. El Banco de Inglaterra se niega a esta devolución porque, asegura, que su país reconoce como autoridad legítima de Venezuela a Juan Guaidó, autoproclamado presidente el pasado 23 de enero de 2019. Luego de que la justicia británica decida a quién reconoce como autoridad se definirá el destino de estos activos.

    "Ellos dicen: 'nosotros no le queremos entregar el oro al Banco Central de Venezuela porque no reconocemos a Maduro como presidente', pero el problema de ese argumento es que no están diferenciando entre lo que es un Gobierno y lo que es un Estado. El Banco Central de Venezuela, por disposición constitucional es un ente autónomo que tiene toda la facultad de mover los activos venezolanos, el dinero, los bienes y patrimonios del país que estén fuera de sus fronteras. Entonces, independientemente de que ellos tengan un reconocimiento a otro sector político, ese dinero, ese oro no es de Maduro, como lo intentan vender, ese dinero es patrimonio de toda Venezuela, de la nación, del Estado venezolano y, por ende, su obligación no es quedarse con ese oro y retenerlo, sino entregarlo al Banco Central de Venezuela", explica el politólogo y maestrante en historia, William Serafino.

    El líder de la oposición venezolana Juan Guaidó ha enviado cartas al Banco de Inglaterra pidiendo retener esos activos porque, según él, Maduro utilizaría ese dinero para pagarle a Gobiernos aliados. Desde Miraflores echan por tierra estas acusaciones y denuncian que el Reino Unido, en complicidad con la oposición venezolana, buscan "despojar" a Venezuela de su oro, como ya lo han hecho a otros países.

    "El caso más espectacular y perverso fue el caso de Libia, también el de Irak, donde muchos de los fondos depositados en los bancos ingleses no fueron nunca retribuidos a estos países. Se estima que hay más de 12.000 millones de dólares de fondos libios en los bancos británicos que no han sido devueltos al país", detalla Serafino, quien también es editor jefe del portal de investigación Misión Verdad.

    ​Según se denuncia desde Caracas, este plan de "despojo" se trazó antes de que Juan Guaidó entrara en el escenario político venezolano con un plan de instalar un Gobierno paralelo, tal como se hizo en Libia, y que provocó el derrocamiento y asesinato de Muamar el Gadafi.

    "Cuando Boris Johnson era secretario de Estado de Theresa May en 2018 y poco después de la elección presidencial de Nicolás Maduro, él dijo: 'puede que tengamos que apretar el tornillo económico sobre Venezuela'. Y ya desde entonces existe una especie de acompañamiento y colaboración con la estrategia de máxima presión contra Venezuela de la administración Trump. Fíjate lo que salió ahora mismo con el libro de John Bolton. Ahí el propio Bolton dice que días antes de la autoproclamación de Guaidó, se comunicó con el entonces canciller Jeremy Hunt, quien le dijo que él podría mostrar el apoyo reteniendo el oro de Venezuela y no entregándoselo a las autoridades del país. Esto fue antes de que la cancillería británica declarara el apoyo a Guaidó", indica Serafino.

    El pasado 14 de mayo, Venezuela demandó al Banco de Inglaterra luego de que esta entidad bancaria se negara a transferir los activos venezolanos al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Un fallo a favor de la oposición sentaría un precedente que le permitiría a Juan Guaidó hacerse con otros activos de Venezuela en el exterior.

    "Aunque Guaidó podría vender esto como una demostración de fuerza y que su campaña de supuesta protección de activos está funcionando, creo que en el mediano plazo eso se va a revertir en su contra porque, en la medida que el país no tenga recursos para reactivar el aparato productivo, ni para poder responder a la emergencia sanitaria por la pandemia, eso va a repercutir en contra de su credibilidad y su figura política. Además, Estados Unidos, que es el país que ha trazado toda esta estrategia, va a exponerse públicamente y de aquí en adelante todas las consecuencias, que ya son visibles por el aumento de brotes y contagios, el posible colapso del sistema sanitario del país será responsabilidad de Guaidó y de Estados Unidos", enfatiza Serafino.

    Serafino denuncia que Estados Unidos, junto a sus aliados de Occidente, están aplicando un castigo colectivo contra el pueblo venezolano al negarles el acceso a su propio dinero y patrimonio, perseguir y amenazar a quienes muestran voluntad de ayudar a Venezuela con el envío de combustible, al congelar cuentas de empresas mexicanas que harían intercambio de petróleo por alimentos y al embargar activos venezolanos en el exterior, como sucedió en 2018 con Citgo, refinería venezolana en territorio estadounidense.

    "Además, ha quedado desmantelada esa narrativa de que el desplazamiento de las autoridades venezolanas era para proteger los activos del país. No, porque los activos que se congelaron están siendo saqueados y repartidos por intereses transnacionales. Por ejemplo, dijeron que el dinero de Citgo se iba a utilizar para la recuperación económica, pero ha sido mentira. Antes, Venezuela importaba gasolina desde Citgo o, desde 2017, compraba aditivos químicos, se importaban a Venezuela y nuestras refinerías seguían trabajando, pero desde que Guaidó toma Citgo, por órdenes de EEUU, comienza la escasez de gasolina en Venezuela, la persecución contra buques iraníes, la persecución a empresas que trabajan con PDVSA y ahora tenemos un problema con la gasolina. Esto deja en evidencia ante el mundo que ese intento de cambio de régimen y de congelar los activos venezolanos solo beneficia a Estados Unidos y a los intereses transnacionales y perjudica a toda Venezuela", concluye Serafino.

    Etiquetas:
    Juan Guaidó, Nicolás Maduro, Gobierno de Venezuela, Venezuela, oro
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook