En directo
    América Latina
    URL corto
    El coronavirus en Venezuela (224)
    0 21
    Síguenos en

    CARACAS (Sputnik) — A Maranza Wefer le corría el sudor por la frente. Se le veía cansada, pero feliz. "¡Me quité todo el estrés!", exclamó al terminar la rutina de piernas que hacía en un gimnasio, en el estado La Guaira, en el norte de Venezuela, el cual estuvo cerrado por tres meses por la pandemia.

    La mujer de 52 años lleva más de 30 entrenando, por lo que esperaba con ansias la reapertura del gimnasio, donde además de ejercitar su cuerpo se distrae de los problemas.

    "Vienes a desestresarte. Para mí es indispensable. Más que para mantenerse en forma, es por el tema de salud. Puedes liberar el estrés de todas esas cosas que vives día a día, de los conflictos, de que estás todo el tiempo en un constante ajetreo de que no consigues los alimentos, el agua, la luz, cuando vienes al gimnasio drenas eso", expresó, mientras secaba su frente.

    A diferencia de muchas personas, a Wefer no le resultó entrenar desde su casa. "En la cuarentena me costó un poco hacer ejercicio por el tema de que me gustan mucho las pesas y extrañaba el gimnasio. Ya tengo cierta edad y siempre he sido de gimnasio. Estos tres meses me hizo mucha falta", acotó.

    En el área de pesas también estaba Francisco Contreras. El barbijo le colgaba en el cuello. "¡Es que siento que me ahoga!", dijo, mientras ejercitaba sus bien formados brazos, los cuales denotan que el gimnasio es como su segunda casa.

    Para el hombre de 33 años, ese espacio lleno de máquinas y música a todo volumen le hace olvidar los problemas cotidianos.

    "La verdad es que esto ha sido importante para todas las personas que les gusta el mundo del fitness y entrenar. Esto es una distracción. Eso de estar en tu casa todo el día encerrado, nada productivo haces. En cambio, aquí drenas todo, te olvidas de los problemas y ciertas frustraciones las terminas drenando aquí en el gimnasio", señaló.

    Contreras se mantuvo activo durante la cuarentena, en ocasiones trotaba y en otras rodaba bicicleta en un bulevar a orillas de la playa. Pues cree que "entrenar es estar en constante armonía con tu cuerpo".

    Medidas de bioseguridad

    Para entrar al gimnasio, los usuarios deben portar tapabocas y llevar su gel antibacterial para usarlo una vez que terminen los ejercicios en cada de una de las máquinas o para tocar las pesas.

    El gimnasio se encarga de desinfectar con cloro todas las máquinas una vez se termine la jornada del día.

    Los usuarios deben guardar el distanciamiento entre todos los que se encuentren dentro de las instalaciones.

    Además, les piden que si una persona se siente mal de salud no acuda al gimnasio como medida de prevención.

    Horarios limitados

    César Escalona, dueño del gimnasio desde hace 32 años, dijo que el horario de 7.00 a 11.00 de la mañana que estableció el Gobierno como parte de la medida de flexibilización, es bastante limitado, ya que no pueden recibir a todas las personas al mismo tiempo.

    "Se está regulando el horario en el que asisten las personas, por ejemplo, un grupo de 7:30 a 8:30 y así sucesivamente. Creo que el Gobierno debería ser más flexible con nosotros", sostuvo.

    A lo que se suma que las personas que trabajan en la mañana y asistían al gimnasio en horas de la tarde, ahora no lo pueden hacer.

    Escalona aseguró que han contado con bastante afluencia de personas, a pesar de haber estado tres meses cerrados. Pero no se compara con los días antes de la cuarentena, en los que podían trabajar de las 7.00 a las 20.00.

    En ese gimnasio la mensualidad es de 10 dólares, precio que se mantiene tras la reapertura, pues están conscientes del problema que atraviesa el país.

    Mientras, los usuarios aprovechan de acudir al máximo esta semana, debido a que a partir del lunes 22 de junio inicia nuevamente la cuarentena radical en la que los gimnasios y otros comercios deberán permanecer cerrados por siete días.

    Tema:
    El coronavirus en Venezuela (224)
    Etiquetas:
    COVID-19, gimnasia, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook