05:12 GMT20 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 80
    Síguenos en

    Al tiempo con la pandemia de coronavirus, Perú multiplicó de forma inédita sus exportaciones de jengibre con EEUU, Rusia, Japón y Europa como principales destinos. La ausencia de China en el mercado y el prestigio de su jengibre orgánico ponen al país sudamericano entre los productores más relevantes de un superalimento de moda.

    El consumo de jengibre no deja de aumentar en el mundo, usualmente en infusiones, asociado al concepto de superalimento y respaldado en la multiplicidad de beneficios para la salud de esta planta de origen oriental que ha logrado extenderse por todo el planeta. Una tendencia que se fortaleció con la pandemia de COVID-19 y que, de acuerdo a cifras oficiales, Perú parece haber sabido aprovechar.

    Los primeros meses de 2020 mostraron un crecimiento exponencial de las exportaciones de jengibre peruano. Según datos del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), las exportaciones de jengibre crecieron un 168% en los primeros cuatro meses del año. La explosión mayor se dio en abril, cuando ya iniciada la pandemia de COVID-19, Perú vendió al exterior un 137% más jengibre.

    En la actualidad, hay 71 empresas peruanas que colocan su producción de jengibre en 18 países del mundo. El notable incremento del primer cuatrimestre del año se explica especialmente por la explosión de ventas a España, donde las importaciones del producto peruano crecieron un 529%. El incremento también fue notable en las ventas a Países Bajos, que subieron 255%, y a EEUU, que aumentaron un 124%.

    En 2019, Perú había colocado en el mundo 23.400 toneladas de jengibre por un valor de 41,5 millones de dólares, lo que lo consolidó como el cuarto exportador mundial solo después de China, Tailandia y la India.

    Una de las claves para comprender el estallido de las ventas es lo que sucedió con China, líder indiscutido del mercado mundial de jengibre. Marco Ortega, gerente comercial de la empresa Kion Export, explicó a Sputnik que la suspensión de las exportaciones chinas como consecuencia de la pandemia de COVID-19 fue determinante, ya que permitió a otros productores ocupar ese espacio.

    Al no poder hacerse de jengibre chino, los países compradores debieron lanzarse a buscar otros productores. La necesidad encontró justo a Perú, que tenía lista su producción de jengibre entre marzo y abril.

    "El volumen de verdad fue tremendo. En la época en que China cerró sus exportaciones nosotros, en particular, hemos exportado un 60% más que otros años", destacó el representante de Kion Export, una firma que debe su nombre al kión, término con el que se conoce al jengibre en Perú.

    Ortega indicó que el 70% del jengibre exportado por su compañía tiene como destino EEUU, donde la firma mantiene una oficina comercial. El resto, explicó, se distribuye entre Europa, Japón y Rusia.

    "Desde que Chino cerró sus exportaciones, Rusia comenzó a comprar jengibre de Perú en gran volumen e incluso pagó el jengibre orgánico peruano a pesar de que allí lo distribuyen como jengibre convencional", destacó Ortega.

    Competir contra el gigante

    El país andino fue uno de los que mejor aprovechó la ventana comercial abierta por la salida de China del mercado. Sin embargo, la oportunidad duró poco y el gigante asiático logró volver a colocar jengibre en el exterior en las últimas semanas, provocando un sacudón en el mercado internacional.

    "El jengibre puede durar bastante tiempo bajo tierra, por lo que China logró stockearse con un gran volumen", explicó Ortega. En efecto, apenas pudo volver a colocar su jengibre, el país asiático volcó una enorme cantidad en el mercado, generando una caída en el precio internacional.

    Ortega recordó que la caja de 30 libras (13,6 kilos) de jengibre llegó a venderse a 60 dólares en el mercado estadounidense. Sin embargo, con el retorno del producto chino a finales de mayo, "el precio fue bajando semana a semana hasta llegar a los 10 dólares. Estuvo a 50, después a 40 y ahora el jengibre chino está a 15 dólares", detalló.

    La influencia de China en el mercado obliga a Perú a intentar diferenciarse con la calidad de su jengibre, algo de lo que Ortega se muestra orgulloso. "Un chef de EEUU me comentaba que tres jengibres chinos equivalen a un jengibre peruano por el picor, el aroma y el color del producto", destacó.

    Los exportadores confían también en el prestigio de las certificaciones que el jengibre peruano ha ganado por su condición de orgánico. Para Ortega, se trata de "un plus para Perú, que tiene muchos certificados y todo en regla".

    Competir con éxito en el mercado internacional también requiere una buena estrategia, opinó el representante de Kion Export. "A largo plazo vamos a tener un mercado interesante para el jengibre peruano, siempre y cuando no se exporten grandes cantidades y se sepa organizar durante todos los meses", acotó. Según el empresario, si Perú se lanza "desesperadamente" al mercado internacional del jengibre, perjudicará sus posibilidades.

    Si bien las expectativas de los productores peruanos están centradas en EEUU, Rusia o Europa, en los últimos meses otro mercado se abrió con fuerza: el de Chile. Ortega destacó que el país vecino ha hecho compras interesantes de jengibre peruano que incluso no estaba en su momento de mayor madurez y a pesar de que en el camino el producto sufrió problemas de calidad.

    "Es un mercado interesante que se debe evaluar porque no piden muchos requerimientos de calidad, como sí lo hacen EEUU o Europa. El jengibre puede ir con daños en la piel, en gramajes pequeños y algunos daños de cosecha que no se permiten en EEUU", explicó.

    Además de poder colocar mercadería que no ingresaría a otros mercados, las exportaciones a Chile tienen la ventaja de costos mucho menores de exportación y que las ventas se pagan en tiempos mucho menores que los envíos a países del hemisferio norte.

    El otro frente de crecimiento para el jengibre es el propio mercado interno, un campo que según Ortega también avanza, siempre asociado a las propiedades saludables del producto. La avidez de los consumidores peruanos es tanta que incluso la emisión de un reportaje televisivo sobre los beneficios de consumir jengibre desató una nueva ola de demanda. "Nosotros también somos proveedores de supermercados en Perú y los volúmenes de compra se triplicaron", ilustró Ortega.

    Etiquetas:
    China, exportaciones, Perú
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook