En directo
    América Latina
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Los guatemaltecos que son deportados desde EEUU y tienen COVID-19 afrontan las "peores condiciones" de vida, ya que pasan frío, hambre y duermen en el suelo, denunció, en diálogo con Sputnik, el activista y exvicecónsul de Guatemala en el estado de Colorado, Percy Peña Riley.

    "A los migrantes guatemaltecos que les encuentra COVID-19 solo les dan aspirina, duermen en el suelo. El trato con el personal es mínimo; no hay ni sabanas ni frazadas. En algunos centros migratorios sí tienen colchonetas, pero en los lugares que están sobrepoblados, es alarmante la situación", dijo a esta agencia Peña Riley, quien también es asesor en temas de migración del diputado Aldo Dávila.

    El 9 de junio se informó que 50 guatemaltecos, entre ellos 10 menores de edad, fueron deportados desde EEUU, ya que ese país reinició las expulsiones tras una suspensión de casi tres semanas por numerosos casos de COVID-19 entre esos desplazados.

    Esto encendió las alarmas entre algunos políticos guatemaltecos, quienes quieren asegurarse que los connacionales hayan recibido un buen trato y que tengan en buen estado de salud.

    Malos tratos

    Peña Riley señaló que el jueves 11 fueron deportados otros 49 guatemaltecos, con quienes mantuvo contacto para conocer su situación.

    "Los deportados se quejan bastante de los malos tratos, de que las instalaciones se mantienen bastante frías, de que no les apagan la luz, y que a las personas que contraen el virus, se les da aspirinas, se les entregan Gatorade y con eso se pretende que el migrante se mantenga bien en un ambiente frío sin proporcionarles un lugar correcto en donde descansar, muchos duermen en el suelo, agregó.

    El 10 de junio, Guatemala acordó con EEUU que Washington tendrá que presentar una prueba negativa de COVID-19 de los migrantes para poder deportarlos.

    Sin embargo, Peña Riley dijo que no existe forma de comprobar esos datos porque EEUU no los proporciona al Gobierno guatemalteco.

    "El Gobierno está realizando sus propios test a los migrantes que están llegando; una cosa es lo que gobiernos anuncian y otra es la realidad, que está llena de mentiras y de falsos sueños y de muchas promesas sin cumplir, por tanto, no sabemos si todos los que llegaron a Guatemala están sin COVID-19", agregó.

    El Ministerio de Exteriores del país centroameriano estima que hay casi 5.500 guatemaltecos bajo custodia en EEUU, de los cuales más de 2.500 tienen una orden de deportación en firme.

    Asimismo, la cancillería calcula que cerca de 2,7 millones de guatemaltecos se encuentran en EEUU, pero solo 400.000 poseen documentos para trabajar.

    La devolución de migrantes había quedado en suspenso desde que el pasado 21 de mayo el presidente Alejandro Giammattei denunció los casos de COVID-19 entre los expulsados de EEUU.

    "Entendemos que EEUU quiere deportar gente, lo entendemos, pero lo que no entendemos es que nos manden los vuelos todos contaminados", dijo Giammattei en esa oportunidad.

    Según el mandatario, la expulsión de migrantes con COVID-19 ha saturado los centros de cuarentena en Guatemala y ha puesto en aprietos su sistema de salud.

    Etiquetas:
    COVID-19, coronavirus, migrantes, deportación, EEUU, Guatemala
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook