En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 60
    Síguenos en

    BUENOS AIRES (Sputnik) — Con 25 años se convirtió en la primera aviadora argentina egresada de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, y con 26 pretende consagrarse como la primera piloto de caza argentina. Se llama Sofía Vier, ascendió a teniente a comienzos de este año, y su aspiración es la de integrar algún escuadrón operativo de combate.

    "Desde la primera vez que me llevaron a volar en un planeador, cuando cumplí 15 años, supe que era algo que me encantaba y que quería seguir volando", cuenta esta cordobesa en una entrevista con Sputnik. "Una vez comencé la carrera militar siempre tuve muy en claro mis objetivos. Tener buen promedio y rendimiento me permitió conseguir lo que quería".

    Su pasión es también la de su padre, piloto de caza retirado, y la de su abuelo, precursor de la Fuerza Aérea argentina como piloto de prueba e ingeniero. También tiene un tío helicopterista. El entorno aeronáutico en el que se vio rodeada dejó al descubierto su vocación, pero también su destreza.

    ​La meta de Sofía era ser aviadora militar. Lo consiguió en 2016 como segunda de su promoción. En 2018 fue seleccionada para realizar el Curso de Aviador Militar de la Fuerza Aérea en Estados Unidos. Se recibió al año siguiente con uno de los cinco mejores promedios de su clase.

    ​Ahora se encuentra inmersa en el Curso de Estandarización de Procedimientos para Aviadores de Combate (Cepac), del cual espera recibirse antes de que concluya este 2020 para así convertirse en piloto cazabombardero, la primera de Argentina. "Todavía queda mucho por delante para poder terminarlo y estoy dando mi mejor esfuerzo", concede.

    ​El ministro de Defensa, Agustín Rossi, fue testigo a finales de mayo del "vuelo solo" que realizó Sofía como parte de la especialización. El Cepac "responde a los mismos estándares de instrucción con los que se formaron muchos de nuestros pilotos héroes que combatieron por nuestras Islas Malvinas", responde con orgullo. "Es por ello que no puedo sentirme más que afortunada por estar acá siguiendo los pasos de aquellos quienes dieron su vida por la patria".

    ​​Sus compañeros la llaman con cariño "Teniente Marvel". En la parte posterior de su casco, una pegatina de color rojo reivindica su apodo. Como integrante de la IV Brigada Aérea, la teniente también se siente identificada "con el sentido de pertenencia, el patriotismo, el orgullo, la valentía y el amor por nuestra soberanía nacional", valores que se inculcan en esta unidad militar situada en la provincia de Mendoza (centro-oeste).

    Mujer en misión

    En la actualidad no hay ninguna especialidad en la Fuerza Aérea a la que no puedan acceder las mujeres. Pero no siempre fue así.

    "Si bien inicialmente la mujer se incorporaba como oficial dentro del cuerpo profesional, es decir, con títulos universitarios, luego se abrió el camino para que pudiéramos ingresar a la Escuela de Aviación Militar para formarnos dentro del cuerpo comando", cuenta esta militar.

    En 2004 se recibió una promoción que por primera vez contaba con tres mujeres, revela Sofía. "No sólo dentro de la Fuerza Aérea, sino que en la sociedad en general, la mujer ha ido ganando espacio progresivamente hasta ocupar lugares y puestos en los que antes era quizá impensado, por lo que se trata de un cambio cultural al cual tenemos que acostumbrarnos", sostiene.

    En búsqueda de esa igualdad de género, Sofía asegura que ella destaca por su capacidad, no por el hecho de ser mujer. Cuando se convierta en la primera piloto de un avión de combate de Argentina, la oficial podrá contribuir como una más a la tarea principal que tiene la Fuerza Aérea en su país: la de custodiar el cielo argentino. "Es decir, actuamos sobre nuestro aeroespacio de interés para proteger y salvaguardar la soberanía de la nación", especifica.

    Gracias a sus escuadrones, la institución militar también "realiza operaciones de búsqueda y rescate de aeronaves civiles y militares, puentes aéreos a poblaciones aisladas [sobre todo en casos de catástrofes naturales] y evacuaciones aeromédicas", enumera la oficial. "De la misma manera, y de forma constante, desarrollamos tareas de apoyo a la comunidad, a la actividad Antártica, y a misiones de paz de Naciones Unidas".

    Ante la emergencia sanitaria que ha causado la pandemia del COVID-19, la Fuerza Aérea también ha llevado adelante operaciones de traslado de personal y de carga, ha instalado hospitales militares y módulos hospitalarios en la ciudad y provincia de Buenos Aires (este) e incluso ha encabezado vuelos de repatriación de ciudadanos argentinos varados en Brasil, Ecuador y Perú.

    "Por otro lado, contribuimos con la industria nacional por medio de la investigación y desarrollo de tecnología aeroespacial como por ejemplo a través del desarrollo de los UAV, es decir, vehículos aéreos no tripulados", resume la teniente.

    Sofía Vier vuelve sus ojos al cielo, que la espera. Está a un suspiro de alcanzar su ambición más soñada. Su hito será también el de Argentina cuando por primera vez una mujer piloto de caza sobrevuele su firmamento y sea ella la guardiana de su espacio aéreo.

    Etiquetas:
    mujeres, aviación, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook