En directo
    América Latina
    URL corto
    0 21
    Síguenos en

    Alexander, un joven mexicano-estadounidense de 16 años, fue muerto a balazos por policías en el municipio mexicano de Acatlán de Pérez Figueroa, en el estado sureño de Oaxaca. El caso, que tuvo lugar la noche del 9 de junio, generó indignación en el país.

    El adolescente, que se encontraba en Oaxaca para visitar a sus abuelos, salió a comprar refrescos a una gasolinera acompañado de unos amigos, según medios locales. Los supuestos responsables del ataque que le quitó la vida a Alexander y dejó herido a otro joven de 15 años son unos policías municipales quienes confundieron a los jóvenes con delincuentes.

    En un vídeo compartido ampliamente en las redes sociales una mujer, presuntamente la madre del adolescente, lamenta la muerte de su hijo.

    ​"¿Como puede ser?, una patrulla se le fue encima pensando que llevaba un arma. Mi hijo no usa armas (...) Mi hijo iba con estos dos (jóvenes) a la gasolinera por un refresco, solo los estaba esperando para comer una pizza. ¿Cómo puede ser eso? Ellos no son unos delincuentes, son unos niños", dice la mujer en las imágenes.

    A través de Facebook, el Ayuntamiento Municipal de Acatlán Pérez Figueroa lamentó los hechos y afirmó que la misión de la Policía es "preservar la paz y tranquilidad y el estado de derecho de la comunidad". Puso de relieve que el incidente no fue "un hecho de mala fe" y se puso a disposición de la Fiscalía General para esclarecer los hechos. 

    La Fiscalía General del estado de Oaxaca, por su parte, informó a través de un comunicado de prensa que lleva a cabo "una investigación exhaustiva para establecer responsabilidades en el homicidio del adolescente en Acatlán de Pérez Figueroa". Agregó que una persona ha sido detenida a raíz del suceso.

    ​El asesinato de Alexander ocurrió justamente en un momento en que una ola de protestas contra la brutalidad policial se apodera de México. Las manifestaciones se iniciaron tras la muerte de Giovanni López. El 4 de mayo, el albañil de 30 años fue detenido por la Policía municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos, en el estado mexicano de Jalisco. Un vídeo difundido en redes sociales registró parte de su detención, donde se escuchan los reclamos de los testigos de los hechos por el uso excesivo de la fuerza por parte de los policías. Las imágenes fueron las últimas de Giovanni López con vida. Horas después, entregaron el cadáver a sus familiares.

    Etiquetas:
    torturas policiales, violencia policial, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook