En directo
    América Latina
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — Cuatro vagones hechos en Bielorrusia para un sistema de tren urbano de la ciudad de Cochabamba (centro) han sido puestos en remate en el puerto chileno de Iquique, donde se encuentran retenidos desde principios de año por deudas del Estado boliviano, denunció un parlamentario.

    "La Aduana de Chile dispuso el remate de toda la mercadería impaga existente en sus puertos bajo cronograma. El 6 de septiembre es la fecha fijada para el remate de los cuatro vagones pertenecientes al proyecto Mi Tren, que están en Iquique", dijo el senador Efraín Chambi, del opositor Movimiento Al Socialismo (MAS).

    Calificando a esta situación como "extremadamente grave", el parlamentario que representa a Cochabamba dijo que impulsará acciones legales desde el parlamento contra los ministros de Obras Públicas, Iván Arias, y de Economía, José Luis Parada, a quienes señaló como responsables.

    El primer proyecto de tren urbano boliviano, contratado por 537 millones de dólares con el grupo español Joca asociado con el suizo Molinari, es una de las obras estelares iniciadas por el pasado Gobierno de Evo Morales, que debía estar concluido para mediados de este año.

    Pero ha resultado afectado por sucesivas paralizaciones derivadas de la crisis política de 2019 y el actual confinamiento contra la pandemia de COVID-19, sumadas a la decisión del Gobierno transitorio de Jeanine Áñez de congelar pagos de varios emprendimientos de la anterior administración.

    Entre esos pagos están los que el grupo contratista del tren reclama del Gobierno desde fines del año pasado y con los que, según sus ejecutivos preveían cubrir las deudas en el puerto y completar la importación de los vagones y otros equipos.

    Chambi dijo, citando a la empresa contratista, que el actual Gobierno ha incumplido varios compromisos de regularizar los pagos.

    Agregó que el remate de los vagones en el puerto chileno es por ahora "un proceso en curso" por una deuda cercana al medio millón de dólares, por lo que exigió a las autoridades bolivianas que actúen con celeridad.

    Entretanto, la sociedad Joca-Molinari tropezaba con dificultades para cumplir una anunciada reactivación progresiva de las obras a partir de esta semana, debido a una huelga de decenas de empresas subcontratistas que reclaman pagos atrasados.

    La red, cuya contrato fue firmado en 2017, tendrá en principio tres líneas con una longitud total de 42 kilómetros y 43 estaciones, atravesando gran parte de la ciudad de Cochabamba y los municipios vecinos de Colcapirhua, Quillacollo, Vinto, Sipe Sipe y Sacaba.

    Otros tres municipios del área serán incorporados en una segunda fase, según los responsables del proyecto.

    De los 12 vagones con los que iniciaría operaciones, tres ya están en la ciudad boliviana, cuatro en el puerto chileno y otros cinco están listos para su embarque desde Bielorrusia, en espera de que se reactive el transporte marítimo tras la pandemia, dijo Chambi.

    Etiquetas:
    deuda estatal, tren, Iquique, Chile, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook