11:06 GMT21 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    0 174
    Síguenos en

    Un motín de reclusos el pasado 21 de marzo en la cárcel La Modelo, en Bogotá, terminó con 23 presos fallecidos y otros 89 heridos. Nuevas imágenes que han salido a la luz demostrarían un uso excesivo de la fuerza por parte de los guardias de la prisión contra los reclusos.

    Unos vídeos de las cámaras de vigilancia, obtenidos por la revista Semana, además de fotos y declaraciones de personas que estuvieron presentes en el amotinamiento echan luz acerca de lo que verdaderamente ocurrió en la cárcel aquella fatídica noche.

    "Esos documentos, sumados a las pesquisas de los investigadores de la Procuraduría y a las declaraciones de los guardianes y los internos que sobrevivieron, permiten concluir que lo ocurrido en esas diez horas de amotinamiento y terror terminó en una masacre en la que varios de los detenidos murieron a bala en estado de indefensión", afirma la revista en un reportaje titulado "10 horas de terror".

    De acuerdo con un investigador que estuvo en la cárcel pocas horas tras el incidente, "está claro que hubo exceso de fuerza". Considera, además que muchos disparos no se hicieron como una medida disuasiva, sino "con la firme intención de matar".

    View this post on Instagram

    A post shared by Revista Semana (@revistasemana) on

    Un gran número de los reclusos que han muerto sufrieron impactos mortales en el cuello, la nuca o la espalda. Es decir, se les disparó desde atrás, "en estado de indefensión", subrayó un investigador forense a la revista. 

    "Por la trayectoria de los impactos y las posiciones en que quedaron los cuerpos, está claro que no estaban de frente atacando a nadie. Podían estar caminando, corriendo o intentando escaparse, pero definitivamente no estaban atacando a quien les disparó", puso de relieve el experto.

    A ocho de los muertos se les disparó en diferentes partes del tórax, a uno de ellos cinco veces, lo que demostraría sevicia, ya que un único disparo de estos en el pecho es suficiente para quitarle la vida a una persona. A los otros fallecidos los dispararon a la cabeza o al rostro. 

    "Cada vez hay más certeza de que la mayoría de las muertes ocurridas en La Modelo se parecen más a una masacre", escribe Semana acerca del incidente.

    Uno de los guardias que estaba en La Modelo el día del motín negó que hubiera exceso de fuerza y aseguró que los funcionarios del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) actuaron para salvar sus vidas y evitar una fuga masiva

    "Para todos es fácil juzgar ahora, pero nadie sabe lo que pasó ahí. Nos estaban disparando y prácticamente todos tenían machetes, cuchillos, chuzos y de todo. Nos iban a matar. No estamos hablando precisamente de hermanitas de la caridad. Allá están los presos más peligrosos del país y entre ellos mismos hubo algunos que aprovecharon el desorden para matarse y cobrar venganzas", afirmó el guardia consultado por la revista.

    Un familiar de un recluso de La Modelo aseguró al medio colombiano Caracol Noticias que los detenidos no tenían armas a su disposición.

    "Esos chicos salieron corriendo y precisamente pasó lo que pasó, no estaban pretendiendo hacer una cosa de esas, no tenían armas, allá no hay armas. Ellos no estaban armados. No fueron ochenta y tantos heridos, fueron muchos muertos y los pocos heridos que hubo ya regresaron a la cárcel”, dijo el pariente de un recluso.

    De acuerdo con Semana, "la forma como esos 23 hombres murieron desatará un escándalo, pues los vídeos, las fotos y los informes forenses muestran que los asesinaron en estado de indefensión". El medio subrayó, además, la gravedad del hecho de que decenas de reclusos, tras rendirse, sufrieron torturas y golpizas. 

    Etiquetas:
    motín, cárcel, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook