En directo
    América Latina
    URL corto
    1193
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — Cientos de manifestantes marcharon por las calles del centro de Río de Janeiro para protestar contra el racismo y contra el "fascismo" que, en su opinión, está detrás de la escalada autoritaria del Gobierno de Jair Bolsonaro.

    "Es una obligación estar en la calle a pesar de la pandemia, apoyando a la población brasileña que en un momento se acobardó y que ahora está volviendo a salir a la calle para colocar a esos fascistas de vuelta en el armario", comentó a Sputnik João Medeiros, estudiante presente en la protesta.

    En su opinión, no queda más remedio que movilizarse, porque Brasil está viviendo un momento de "fascismo descarado", y apuntaba que en la manifestación de los simpatizantes del Gobierno realizada en la mañana en el barrio de Copacabana, había hasta banderas con esvásticas nazis.

    Una mujer sostiene la bandera de Brasil en una manifestación en Río de Janeiro
    © REUTERS / Pilar Olivares
    Inicialmente, la manifestación antifascista se había convocado como respuesta a las concentraciones de simpatizantes del presidente Bolsonaro que desde hace semanas se producen cada domingo, y en las que se ha llegado a pedir una intervención militar y el cierre del Congreso Nacional y del Tribunal Supremo Federal.

    No obstante, con los recientes acontecimientos en Estados Unidos, la protesta también adoptó como lema la pauta antirracista, que acabó teniendo más protagonismo que los gritos y consignas contra el Ejecutivo ultraderechista.

    Protestas en Río de Janeiro
    © Sputnik / Joan Royo Gual
    Protestas en Río de Janeiro

    La marcha salió, de forma simbólica, del monumento a Zumbi dos Palmares, héroe de la resistencia negra por haber fundado en el siglo XVII un 'quilombo' en el que se refugiaron miles de esclavos que escapaban de sus amos.

    Desde su estatua en el centro de la ciudad, los manifestantes, en su mayoría negros y muy jóvenes, marcharon de forma pacífica por la avenida presidente Vargas hasta la iglesia de la Candelaria.

    Cargaban pancartas con lemas como "Black lives matter" (el movimiento que protesta por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de la policía estadounidense) y similares y prácticamente todos se cubrían el rostro con la obligatoria máscara contra el coronavirus, aunque en ocasiones era difícil respetar la distancia mínima de seguridad entre las personas.

    Protestas en Río de Janeiro
    © Sputnik / Joan Royo Gual
    Protestas en Río de Janeiro

    El despliegue policial fue muy extenso, y en un determinado momento los agentes de la Policía Militar realizaron un cordón rodeando al principal grupo de manifestantes, y revisaban a todo aquel que quisiera entrar en el recinto para juntarse a la protesta.

    Jair Bolsonaro, presidente de Brasil
    © REUTERS / Adriano Machado
    A pesar de la tensión inicial (había temores a que hubiera "bolsonaristas" radicales infiltrados que provocaran tumultos e incidentes violentos para poder culpar a los manifestantes) la marcha transcurrió de forma tranquila hasta el final de la tarde, según pudo comprobar Sputnik.

    También hubo manifestaciones destacadas en ciudades como São Paulo (sureste) y Brasilia (centro-oeste), en el segundo domingo consecutivo de protestas contra el Gobierno.

    Las primeras tuvieron lugar la semana pasada sobre todo en São Paulo y estuvieron lideradas en un principio por las hinchadas de los equipos de fútbol que se decían a favor de la democracia y contra el autoritarismo de Bolsonaro.

    La mayoría de partidos de la oposición al Gobierno pidió prudencia y no apoyó de forma pública estas marchas, sobre todo alegando el riesgo que conlleva congregar aglomeraciones de gente durante la pandemia de COVID-19.

    Etiquetas:
    protestas, Jair Bolsonaro, Río de Janeiro, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook