En directo
    América Latina
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El Ministerio Público Federal de Brasil (la Fiscalía) pidió archivar la segunda investigación sobre la puñalada que sufrió el presidente Jair Bolsonaro durante la campaña electoral de 2018, cuando aún era candidato, después de concluir de que su agresor actuó sólo.

    En un comunicado, la Fiscalía informó que se manifestó a favor de que "se archive de forma provisional la segunda investigación que investiga la posible participación de terceros en el atentado cometido (…) el 6 de septiembre de 2018".

    En la manifestación, enviada a la Justicia Federal de Juiz de Fora (Minas Gerais, sureste), donde ocurrieron los hechos, la Fiscalía concluye que el agresor, Adélio Bispo de Oliveira, "concibió, planeó y ejecutó sólo el atentado".

    La petición de la Fiscalía se produce después de que el pasado mes de mayo la Policía Federal reiterara por segunda vez que no hay pruebas de que Bispo de Oliveira actuara por orden de algún mandante.

    Esta es la segunda investigación que concluye que el agresor actuó por su cuenta; la primera se inició y terminó en septiembre de 2018 y llegó a la misma conclusión, aunque resaltó que el agresor intentó matar a Bolsonaro por motivaciones políticas.

    El agresor, con graves problemas mentales, fue acusado de un delito de atentado personal "por inconformismo político", un crimen previsto en la Ley de Seguridad Nacional, y ahora está preso por tiempo indeterminado en un centro psiquiátrico.

    En su decisión de este jueves, la Fiscalía resalta que Bispo de Oliveira ya vivía en Juiz de Fora cuando el acto de campaña de Bolsonaro fue programado, por lo que no se trasladó a la ciudad con intención de atacarle.

    También se destaca que no tenía relación con nadie en Juiz de Fora, que no estableció contactos que pudieran haber ejercido influencia sobre el atentado y que no efectuó o recibió llamadas telefónicas o mensajes electrónicos con un posible interesado en el crimen.

    La investigación también deja claro que en las cuentas bancarias del agresor y de sus familiares investigados no hubo ningún movimiento financiero sospechoso o con valores de origen desconocido, "por lo que no hay respaldo a la hipótesis de que el delito pudiese haber sido practicado mediante pago".

    A pesar de que las conclusiones son claras, la petición de archivo es provisional porque hay algunas diligencias pendientes que dependen de una decisión del Tribunal Supremo Federal.

    La Fiscalía resalta que hay una "línea de investigación pendiente"; identificar el origen de los honorarios pagados a los abogados del agresor, ya que la defensa no fue contratada por el propio acusado ni por sus familiares.

    Desde el principio, el presidente Bolsonaro y su entorno hace insinuaciones sobre los supuestos mandantes del atentado, divulgando incluso noticias falsas para vincularlas a grupos y partidos políticos de izquierda.

    Sin embargo, cuando en mayo del año pasado la Justicia declaró que Bispo de Oliveira no podía ser imputado porque sufría un transtorno mental que le impedía ser consciente de sus actos, la defensa de Bolsonaro acató la decisión y no presentó ningún recurso.

    Etiquetas:
    campaña electoral, puñalada, Brasil, Jair Bolsonaro
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook