En directo
    América Latina
    URL corto
    0 50
    Síguenos en

    La lucha diaria del Gobierno argentino contra la pandemia de COVID-19 puso en primer plano a Carla Viazzotti, una jerarca del Ministerio de Salud que se puso al hombro cada reporte sobre el tema. Convencida de poder convencer a los antivacunas, sus colegas remarcan que desde 2007 "transformó la vacunación en Argentina".

    La pandemia de COVID-19 y la fuerte estrategia implementada por el Gobierno de Alberto Fernández en Argentina puso en la primera línea de acción a Carla Vizzotti, una médica especializada en medicina interna que se reveló como una firme portavoz del Gobierno en el combate al coronavirus y una referente de la infectología que incluso le hace frente a los antivacunas.

    Vizzotti comenzó a encabezar las conferencias de prensa relativas al coronavirus desde el 3 de marzo, cuando informó sobre el primer caso de COVID-19 en un mensaje que dirigió sentada al costado del ministro de Salud argentina Ginés González García. Desde ese día, su presencia fue una constante en los reportes diarios sobre nuevos casos, recomendaciones o medidas implementadas.

    Si bien el organigrama del Ministerio de Salud argentino la ubica como titular de la Secretaría de Acceso a la Salud, Vizzotti se ha mantenido como una de las referentes principales de la estrategia argentina contra el COVID-19. Un artículo del diario argentino Clarín reconstruye la confianza y el respeto con que el presidente Alberto Fernández escuchó las explicaciones de Vizzotti en los días previos a decretar la cuarentena obligatoria que rige desde el 20 de marzo en el país sudamericano.

    En efecto, Vizzotti logró ganarse un lugar de confianza en la cabeza del presidente Alberto Fernández, al punto que el propio mandatario la puso como ejemplo tomaba temperatura la discusión sobre reducir el sueldo de los jerarcas de Gobierno para ayudar a combatir los efectos económicos de la pandemia.

    Fernández rechazó bajar sueldos a jerarcas como Vizzotti, "que gana 150.000 pesos (2.292 dólares) y está todo el día en la calle viendo cómo combatir al coronavirus".

    Es que el combate a las enfermedades infecciosas ha sido el centro de su formación y experiencia, al punto de ser una de las fundadoras de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE) y ser miembro de la Comisión de Vacunas de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica (Slipe) y del comité consultivo de la red internacional Vaccine Acceptance Research Network (VARN).

    Su primer cargo público también estuvo centrado en esa área, ya que fue la directora nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles (Dinacei) del Ministerio de Salud argentino entre 2007 y 2016. Dejó su cargo ese año por "diferencias de criterios" con la nueva gestión definida por el entonces presidente Mauricio Macri, que también había degradado la cartera de salud pública de ministerio a secretaría.

    Mientras estuvo en el cargo logró avances notables para la gestión de vacunas. El expresidente de la Sociedad Argentina de Infectología Gustavo Lopardo, amigo personal de Vizzotti, dijo a Clarín que la actual secretaria de Acceso a la Salud "transformó desde 2007 hasta 2016 la vacunación en la Argentina".

    En efecto, según Lopardo, la gestión de Vizzotti fue clave para que Argentina tuviera en la actualidad "el calendario de vacunación más completo de Latinoamérica".

    "Las vacunas durante su gestión pasaron de ser algo de niños a ser algo para todas las edades. La ley de vacunación vino después y ella actuó activamente en ese texto", añadió el especialista, en referencia a la ley que rige desde 2019 y que aseguró que la obligatoriedad y gratuidad de unas 20 vacunas para niños y adultos en todo el país. Hasta ese momento, las vacunas solo eran obligatorias para niños.

    La importancia de la vacunación en la profesión de Vizzotti está demostrada por una anécdota recogida por el diario argentino y que tiene como protagonistas a uno de los desvelos de los infectólogos del mundo: los antivacunas.

    Según sus allegados, Vizzotti siempre defendió la idea de que a las personas que se niegan a vacunarse "hay que escucharlos y entender sus puntos de vista". Luego, es preciso "darle argumentos para que revisen su posición", es decir, "convencerlos".

    Esa parece haber sido la premisa de Vizzotti en algunas incursiones en comunidades hippies en las sierras de Córdoba en la que abordó cara a cara a personas antivacunas para argumentar sobre la importancia de la inmunización. "Carla se mandaba sola. No es que se quedaba en la teoría. Se iba a ver a los hippies o a los menonitas o a los mapuches", recordó una de sus amigas.

    Su filosofía con respecto a los antivacunas incluso quedó plasmada en un monólogo que Vizzotti realizó durante un evento de la Fundación Huesped en febrero de 2020. Parada sola en un escenario —casi en formato de stand up— la especialista contó cómo transformó el enojo que sentía ante los cuestionamientos a las vacunas en una ingeniosa táctica para convencer a los descreídos de la vacunación.

    El ingenioso tutorial para convencer a los antivacunas concluye con la sentencia de que, en realidad, “las vacunas causan adultos”.

    Etiquetas:
    Alberto Fernández, Carla Vizzotti, COVID-19, coronavirus, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook