En directo
    América Latina
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    SAN SALVADOR (Sputnik) — El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, descartó un inmediato levantamiento de las restricciones impuestas para contener el nuevo coronavirus, al menos hasta que toda la población cumpla una cuarentena estricta

    "Creo que es prematuro levantar las medidas. No es un capricho", afirmó Bukele en rueda de prensa celebrada junto al embajador de EEUU en El Salvador, Ronald Johnson, cuyo Gobierno donó 250 ventiladores mecánicos al capitalino Hospital Rosales.

    El jefe de Estado aseguró que su administración adoptó más de 30 medidas económicas para aliviar el bolsillo de los salvadoreños, y aunque reconoció los inconvenientes de una cuarentena, advirtió que los casos de COVID-19 no paran de subir.

    "Para unos la cuarentena significa estar aburridos, y para otro significa no tener que comer", enfatizó el jefe de Estado, quien señaló varios indicadores que desaconsejan el fin de las medidas restrictivas, como la presencia del virus en todo el país.

    Bukele valoró que durante los dos últimos días los casos nuevos detectados son menos que los recuperados, pero como el país pasa de 2.000 casos insiste en la reapertura económica por fases a partir del 16 de junio, tras una cuarentena estricta.

    "Los ingresos son importantes, pero ante todo la vida. Por eso son clave los 15 días de cuarentena estricta: la Asamblea Legislativa debe entender que la economía, hoy, no es la prioridad, aunque sí es importante, pero la discusión no debe de girar sobre eso", agregó el mandatario.

    El Salvador registra actualmente 2.042 casos de COVID-19, de los cuales fallecieron 36, en tanto 1.502 personas son sospechosas de estar infectadas.

    Bukele pide reconsiderar suspensión de hidroxicloroquina

    El presidente de El Salvador admitió que usa hidroxicloroquina como profilaxis ante el COVID-19, y pidió una revisión a la recomendación internacional de sacar dicho fármaco del protocolo de atención.

    "Yo lo ocupo (el medicamento) como profilaxis, lo voy a seguir usando, y solicitaría, humildemente, revisar ese protocolo, pues aparentemente muchos doctores lo siguen utilizando con un impacto positivo", afirmó Bukele en rueda de prensa.

    "La hidroxicloroquina se usa para muchas enfermedades como el lupus, antes ese medicamento no estaba en el sistema público de salud y los enfermos debían comprarla. Lo hemos retirado del protocolo para tratar el COVID-19", dijo.

    Bukele añadió sin embargo que "si el médico lo prescribe, el médico tiene derecho a prescribirlo".

    "El médico conoce su paciente. Yo lo ocupo como profilaxis, el presidente [Donald] Trump lo usa como profilaxis, la mayoría de líderes del mundo lo usan como profilaxis", dijo.

    El mandatario precisó que el costo de la hidroxicloroquina y otros medicamentos que El Salvador adquirió para enfrentar la pandemia de COVID-19 fue de 575 mil y no 575 millones de dólares, como había mencionado erróneamente en una alocución reciente.

    "Mea culpa, a veces uno no lee los ceros y pues, se le va", dijo.

    Bukele defendió la reciente compra de hidroxicloroquina por un monto de 575.000 dólares, alegando que cuando se hizo dicho medicamento era el más prometedor, y en todo caso, es ocupado para atender otras enfermedades, como el lupus.

    El jefe de Estado precisó que las autoridades sanitarias sacaron la hidroxicloroquina del protocolo de atención, como orientó la OMS, pero afirmó que los doctores que quieran prescribirla, pueden hacerlo.

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) suspendió de manera temporal los ensayos clínicos realizados sobre la hidroxicloroquina, a raíz de un reciente estudio publicado por la revista The Lancet, que alertan sobre riesgos para los pacientes con COVID-19.

    Etiquetas:
    COVID-19, El Salvador, Nayib Bukele
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook