En directo
    América Latina
    URL corto
    El coronavirus en Bolivia (225)
    0 0 0
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — Tres de las cuatro ciudades más grandes de Bolivia iniciarán el 25 de mayo una flexibilización de la cuarentena contra la pandemia de COVID-19, en contraste con un departamento amazónico que declaró desastre sanitario, reportaron medios locales.

    "Nos arriesgamos a que haya un aumento de contagios, pero atendemos la demanda de reactivación progresiva de la economía", dijo a reporteros Luis Revilla, alcalde de La Paz, una de las urbes en las que se levantarán las restricciones a la circulación de personas y se reabrirán parcialmente el comercio y las oficinas.

    El relajamiento del confinamiento en el centro y occidente del país fue decidido tras presiones de diversas organizaciones sociales, sindicales y empresariales, pese a que el avance de la pandemia se aceleró en los últimos días, con 5.187 casos y 215 decesos confirmados hasta el 21 de mayo, la mayoría en el trópico.

    Además de La Paz, la cuarentena se suavizará en la vecina El Alto, donde la alcaldesa Soledad Chapetón anunció que se reanudará también el transporte urbano.

    Confinamiento debilitado

    En ambas ciudades, la suavización formal de las restricciones impuestas desde mediados de marzo consolidará la ruptura de facto de la cuarentena impuesta en las tres últimas semanas en mercados callejeros donde no se cumplía el distanciamiento social y con notorio aumento del tráfico vehicular, teóricamente prohibido.

    La tercera ciudad que comenzará a normalizar actividades será Cochabamba (centro), escenario de bloqueos callejeros, marchas y otras protestas en los diez últimos días, realizados por vecinos que exigirían el levantamiento de la cuarentena.

    Los departamentos de La Paz y Cochabamba, incluyendo las tres ciudades y sus provincias, tenían un impacto relativamente bajo de la pandemia, con un total conjunto de 641 casos hasta el 21 de mayo.

    Otros 230 casos estaban distribuidos en cinco departamentos de menor tamaño, donde se esperaba que se inicie también un proceso de suavización de las restricciones del confinamiento.

    La situación era muy distinta en los departamentos tropicales de Santa Cruz (este) y Beni (noreste), que sumaban hasta el 21 de mayo 4.316 contagios y 164 muertes, casi el 80% del total nacional de decesos.

    Beni, con la mayor tasa de infecciones y de letalidad debido a su relativamente escasa población, fue declarado este 22 de mayo en situación de desastre sanitario por la gobernación departamental, que admitió su precario sistema sanitario había sido rebasado ampliamente.

    La declaración de desastre fue emitida después de que medios divulgaran imágenes de un cementerio rústico habilitado exclusivamente por la pandemia en la capital regional, Trinidad, en el que había al menos dos centenares de cruces, señal del entierro de otras tantas personas, mientras las cifras oficiales confirmaban solo 54 decesos.

    La cuarentena rígida en Beni no solo continuará sino que será "radicalizada con controles más estrictos de la policía y los militares", dijo a radio Fides el alcalde de Trinidad, Jorge Hurtado.

    En Santa Cruz, la cuarentena total se mantendrá al menos hasta fin de mes, anunciaron sus autoridades.

    A nivel nacional, el Gobierno ha dispuesto que continúen suspendidos hasta nuevo aviso el transporte terrestre y ferroviario de larga distancia y los vuelos nacionales e internacionales.

    Tema:
    El coronavirus en Bolivia (225)
    Etiquetas:
    cuarentena, Bolivia, pandemia de coronavirus, coronavirus en América Latina, coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook