19:00 GMT20 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 191
    Síguenos en

    SANTIAGO (Sputnik) — Una nueva ola de protestas callejeras reventaron esta semana en Chile, apuntando contra el presidente Sebastián Piñera. Un estallido social 2.0 que gracias al COVID-19 despertó del nicho en el que durmió los últimos meses y hoy amenaza al mandatario con retomar la crisis del año pasado, que lo dejó con 82% de rechazo ciudadano.

    Ni con una tabla ouija el Gobierno de Chile podría haber avistado el ánima que se les apareció el lunes 18 de mayo. Los vecinos de El Bosque, una comuna de escasos recursos al sur de Santiago, salieron con lienzos y barricadas a la calle para protestar contra las autoridades.

    Los ciudadanos acusaban falta de ayuda y escasez de alimentos durante la cuarentena, y tocaron la misma tecla que millones de chilenos entonaron durante el estallido social de octubre. Solo que esta vez con mascarillas.

    Y aunque Chile no es Canterville, el fantasma de las protestas se coló en el Palacio de La Moneda con una nueva consigna: "el pueblo tiene hambre". Los medios de comunicación, que desde marzo sólo abordaban los efectos sanitarios de la crisis del COVID-19, apuntaron sus cámaras y micrófonos hacia la comuna de El Bosque y mostraron la otra cara del virus: imágenes de vecinos siendo reprimidos por la Policía con gases lacrimógenos y carros lanza aguas.

    Los reclamos continuaron durante la semana en las comunas de Maipú y La Pintana, dos sectores de Santiago con gran concentración de población vulnerable. Pero el tiro de gracia que plasmó la necesidad del movimiento en la retina del televidente la llevó a cabo el colectivo artístico Delight Lab, que proyectó con focos de luces la palabra "hambre" en el Edificio Telefónica, uno de los más altos y vistosos de la capital.

    La política en medio

    A pesar de que en las protestas no se evidenciaron lienzos de partidos políticos, y de que éstas contaron con un amplio apoyo en las redes sociales, el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, acusó durante una entrevista que este movimiento era parte de una "instrumentalización política" construida por el Partido Comunista (izquierda) y el Frente Amplio (bloque de partidos de izquierda).

    "Estos sectores políticos se aprovecharon de las circunstancias actuales para exacerbar, tensionar y llamar a la gente a movilizarse. Esto no es el 18 de octubre de 2019 [fecha del comienzo del estallido social]", señaló Blumel. 

    Desde la oposición respondieron que no tenían relación con la organización de estos eventos y el Frente Amplio emplazó al mandatario a hacerse cargo del problema. 

    "El hambre no se reprime", tuitearon algunos de los parlamentarios del bloque. 

    Ollas comunes

     Para hacer frente al confinamiento y la crisis, en algunos barrios de Santiago han vuelto a organizarse las "ollas comunes" —un almuerzo comunitario del que todos pueden servirse—, iniciativa acuñada durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) para hacer frente al hambre y a la cesantía. 

    Protesta contra violencia de género en Chile
    © Foto : Gentileza Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres
    José Osorio es vocero de la junta de vecinos del Barrio Yungay, uno de los sectores más antiguos y emblemáticos de la capital chilena. Esa jurisdicción se encuentra en cuarentena desde abril, y desde entonces fueron tantas las familias que han experimentado problemas económicos que, como comunidad, decidieron organizarse para revivir este fenómeno de solidaridad.

     "La población migrante es la que se ha visto más complicada, sobre todo la gran cantidad de comunidades de países latinoamericanos que hay en el barrio. También, muchos chilenos que tienen empleos precarizados, que viven el día a día y si no salen a trabajar no tienen para comer. Hay vecinos con trabajos estables que han sido desvinculados o que les han bajado el sueldo, y adultos mayores que no tienen redes familiares ni gente que los ayude. En todos ellos nos enfocamos", dijo el hombre a Sputnik.

     Ana Muñoz trabaja en una parroquia católica en la población El Castillo, al sur de Santiago, sector considerado como uno de los más vulnerables y con mayores niveles de segregación de todo el país. La población está compuesta de familias que fueron erradicadas desde otros lugares de la capital como parte de las reformas urbanas implementadas durante la dictadura de Pinochet. 

    En la iglesia, junto a sacerdotes y monjas, Muñoz regala almuerzos donados por feligreses a personas en situación de calle y familias afectadas por la crisis del coronavirus. 

    En conversación con Sputnik, la mujer aseguró que por esos lados no han visto ni bonos, ni subsidios, ni las cajas con alimentos del Gobierno, y acusó un abandono del control policial en la zona. 

    "Entregamos almuerzos en una población que ha sido tomada por el narcotráfico. La crisis del coronavirus nos tiene encerrados a los pobladores, pero no a los criminales dueños de las calles, y pareciera que tanto los Carabineros como las Fuerzas Armadas han concentrado sus prioridades en el barrio alto de la ciudad. Porque por aquí no los vemos", afirmó.
    Etiquetas:
    Sebastián Piñera, Chile, protestas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook