En directo
    América Latina
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — La Policía Federal de Brasil terminó una segunda investigación sobre la puñalada que recibió el presidente Jair Bolsonaro en septiembre de 2018, cuando estaba en campaña para las elecciones, y concluyó que el agresor, Adélio Bispo de Oliveira, actuó solo y sin mandantes.

    "Hasta aquí, la investigación, marcada de forma ininterrumpida por el rigor técnico, demostró que Adélio Bispo de Oliveira actuó solo, por iniciativa propia, habiendo sido responsable de la planificación de la acción criminal y de su ejecución, sin contar en ningún momento con el apoyo de terceros", dice un fragmento del informe policial, según adelantó el portal de noticias G1.

    El informe reitera que aunque "muchas personas crean" en la existencia de un apoyo logístico al agresor o en la participación de grupos criminales especializados, hasta ahora no se detectó nada concreto en esa línea.

    Esta es la segunda ocasión en que la Policía Federal afirma que Bispo de Oliveira actuó solo: la primera investigación terminó en septiembre de 2018, poco después del atentado y llegó a la misma conclusión, aunque admitió que la finalidad del crimen sería "sin duda, política".

    El agresor, con graves problemas mentales, fue acusado de un delito de atentado personal "por inconformismo político", un crimen previsto en la Ley de Seguridad Nacional, y ahora está preso por tiempo indeterminado en un centro psiquiátrico.

    Durante esta segunda investigación, la Policía Federal analizó más de 40.000 correos electrónicos recibidos y enviados en cuentas registradas por Bispo de Oliveira, así como videos y teorías difundidas por los simpatizantes de Bolsonaro sobre la supuesta ayuda que el agresor recibió para ejecutar la puñalada.

    Además, la policía entrevistó a 102 personas sobre el terreno y a 89 testigos, y se analizaron 350 horas de video (muchas de ellas de cámaras de seguridad), 600 documentos y más de 1.200 fotos.

    Desde el principio, el presidente Bolsonaro y su entorno hace insinuaciones sobre los supuestos mandantes del atentado, divulgando incluso noticias falsas para vincularlas a grupos y partidos políticos de izquierda.

    Sin embargo, cuando en mayo del año pasado la Justicia declaró que Bispo de Oliveira no podía ser imputado porque sufría un transtorno mental que le impedía ser consciente de sus actos, la defensa de Bolsonaro acató la decisión y no presentó ningún recurso.

    Etiquetas:
    puñalada, Brasil, Jair Bolsonaro
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook