En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    El coronavirus en Argentina (370)
    0 70
    Síguenos en

    BUENOS AIRES (Sputnik) — Primero fue Italia y luego España, y Argentina comenzó a temblar. Los casos de coronavirus se disparaban en dos de las naciones que la hermanan con Europa y Buenos Aires, que atisbaba sin emoción las noticias sobre el COVID-19, abrió los ojos espeluznados y cerró las fronteras a cal y canto.

    No tardó el presidente en decretar la cuarentena. Era el 20 de marzo, y la nación ya temía por su sistema sanitario.

    Casi dos meses después, Argentina está lejos de entrar en pánico. En la semana en la que se esperaba un pico de casos, están en terapia intensiva sólo 4,1% del total de contagiados, porcentaje que baja al 2,7% si se toma en cuenta el total de personas que contrajeron el virus SARS-CoV-2.

    Da cuenta de ello la médica Graciela Guaragna, especialista en enfermedades infecciosas en el Hospital General de Agudos Dr. Teodoro Álvarez, situado en el barrio de Flores (suroeste) de la ciudad de Buenos Aires.

    "No alcanzamos los 20 pacientes internados, cuando contamos con casi 250 camas, y unas 8 de terapia intensiva", explica a Sputnik.

    El sistema funciona de manera aceitada pese al aumento de casos en villas de emergencia y asentamientos precarios. La Villa 31, al norte de la capital argentina, presenta el mayor número de contagios, seguido de la Villa 1-11-14, donde algunos de sus residentes fueron derivados al Hospital Álvarez, mientras las autoridades siguen a los contactos estrechos de pacientes con COVID-19 para cerciorarse del alcance de la infección.

    Entre tanto, el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires ha anexado 19 Unidades Febriles de Urgencia (UFU) en 18 de los 34 hospitales públicos de la capital para establecer un circuito cerrado de seguimiento a los pacientes. "Los leves sin nivel de antecedentes y sin posibilidades de aislarse en su domicilio son derivados a hoteles que tiene alquilados el Gobierno, y en el término de los 7-14 días se les da el alta si están bien", detalla Guaragna.

    Para atender un eventual pico de casos, el Hospital Álvarez cerró todas las salas de cirugía y preparó dos salas especiales para atender a los pacientes con COVID-19. No llegó el colapso. El mayor número de infecciones se registró en las últimas horas, con 231 contagios nuevos. La mayoría presentan un cuadro entre leve y moderado. Sólo tres pacientes internados en terapia intensiva fallecieron desde el comienzo de la pandemia.

    Patrones del coronavirus

    El cuidado de pacientes con coronavirus le permite a Guaragna deducir que la contagiosidad es mayor entre los jóvenes, mientras que los niños resultan menos afectados. La letalidad, por el contrario, es mayor entre los pacientes mayores de 70 años, "aunque hay pacientes jóvenes con antecedentes patológicos previos, como hipertensión, diabetes u obesidad, que presentan una peor evolución y requieren de un tratamiento un poco más intensivo, no sólo de sostén", señala.

    Aunque hay poca evidencia científica, la Sociedad de Infectología y de Terapia intensiva aconseja el empleo de dos antibióticos:

    1. la hidroxicloroquina, un antiparasitario para la malaria;
    2. lopinavir-ritonavir, utilizado para casos de HIV.

    En sus 28 años de profesión, Guaragna nunca había visto ninguna patología comparable al COVID-19.

    "La anterior pandemia de H1N1 en 2009 tuvo otro comportamiento, con un virus más efectivo en ese momento porque los pacientes se infectaban rápidamente y morían. En este caso, el coronavirus es más contagioso pero no es tan letal", asegura.

    "Ni siquiera el sida se comportaba así".

    Costo emocional

    La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzoti, reconoció el 17 de abril que el 14% de los infectados por COVID-19 era personal de salud, pues había 374 profesionales contagiados entre las 2.669 personas que hasta ese momento habían contraído el virus.

    El Gobierno no ha vuelto a ofrecer una estimación sobre los trabajadores de la salud infectados hasta el momento, en un país que ya supera los 6.200 casos.

    A casi tres meses del inicio de la pandemia, en Argentina pierden fuerza los aplausos de reconocimiento que cada día a las 21.00 hora local resuenan desde los balcones para agradecer el trabajo del personal de salud. Con hasta 15 horas de trabajo diarias, Guaragna admite el desgaste personal y emocional que supone la emergencia para médicos y enfermeras.

    "En nuestro grupo tenemos el apoyo del grupo de Psicopatología, porque esta situación nos afecta mucho, primero por el tipo de patología que es, que nos sorprendió a todos", considera.

    "Estamos sometidos a un desgaste total, pues no sabemos a qué nos enfrentamos. Nadie es experto y me incluyo, con casi 30 años de médica y 22 de especialista".

    A diferencia de lo que predomina en Europa, el personal sanitario debe además recurrir al multiempleo para vivir con cierta dignidad. "Yo, por ejemplo, tengo tres trabajos, pues también atiendo en clínicas", revela la doctora. "Al final del día estás agobiada, con ganas de llegar a casa y no hacer nada más que darte un baño y tirarte a descansar".

    Cuando al declararse la pandemia el desconcierto hizo presa del pánico a algunas personas, Guaragna sacó tiempo que no tenía y se ofreció en las redes sociales como voluntaria para resolver dudas. Las consultas llegaron de a centenares. "Al principio hubo una gran conmoción social por la incertidumbre", recuerda. "En nuestro hospital se cancelaron todas las citas de pacientes y se bajaron todas las agendas, así que me pareció que era una buena manera de contribuir a la sociedad".

    Guadagna fue contactada por usuarios no sólo de Argentina, sino de Colombia, Chile, Bolivia, Paraguay y Uruguay.

    "He pasado cientos de consultas hasta las 2 o 3 de la madrugada durante el mes de marzo, fue tremendo", reconoce. "La gente consultaba sin parar porque buscaba respuesta cuando no tenía a quien recurrir, así que fue grandioso, aunque llevó un gran trabajo".

    El presidente de Argentina, Alberto Fernández, anunció que la cuarentena vigente desde el 20 de marzo continuará en las mismas condiciones hasta el 24 de mayo para la ciudad y la provincia de Buenos Aires, donde se concentran el 70% de los nuevos casos.

    Tema:
    El coronavirus en Argentina (370)
    Etiquetas:
    coronavirus en América Latina, pandemia de coronavirus, coronavirus, COVID-19, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook