En directo
    América Latina
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    BOGOTÁ (Sputnik) — El ministro de Defensa de Colombia reiteró que el Gobierno colabora con las autoridades en las investigaciones que permitan identificar a los militares que participaron en la elaboración de perfiles y espionaje ilegal a periodistas y líderes de oposición, lo cual fue revelado por la prensa en días pasados.

    "Todos los esfuerzos del Gobierno seguirán dirigidos a apoyar a la Fuerza Pública y a colaborar con las autoridades competentes para que tomen decisiones y a tomar las decisiones que permitan identificar a los responsables de violar la ley o los reglamentos", dijo Trujillo en un mensaje dirigido a los militares y que fue transmitido en Twitter.

    Trujillo agregó que "se trata de conocer la verdad" y recordó que la legitimidad de las Fuerzas Militares "se basa en la transparencia", no en "cometer injusticias" ni tampoco, en este caso, "buscar chivos expiatorios".

    "Lo que le importa a Colombia es una Fuerza Pública respetada, querida, que actúa según sus valores, que produce resultados en el marco de la ley y que crea condiciones para que los colombianos podamos vivir y trabajar tranquilos", agregó.

    El domingo 10, el Ministerio de Defensa colombiano confirmó la existencia de misiones de contrainteligencia desde el 2017 bajo la denominación de Operación Bastón, y aseguró que tres de ellas permitieron la judicialización de 13 personas, y destacó que "este tipo de actividades son permanentes" y no son nuevas.

    "'Bastón' es un compendio de varias misiones de trabajo sobre personal militar que inició desde el año 2017 y continúa a la fecha, el cual cumple todos los preceptos establecidos en la ley estatutaria de inteligencia y contrainteligencia", dijo el Ministerio.

    Dicha cartera aseguró que estas operaciones tienen como objetivo "prevenir, detectar y neutralizar las amenazas internas (causadas por los propios integrantes de la institución) y/o externas (Grupos Armados Organizados); así como proteger los derechos humanos, el régimen constitucional y legal; y se llevan a cabo cuando se obtiene información de un fenómeno causado por estas amenazas".

    Más temprano, en una entrevista con el diario local El Tiempo, Trujillo señaló que existen divisiones al interior del Ejército, lo que habría motivado, en parte, los "perfilamientos" y el espionaje ilegal.

    "La división existe. Hay que acabarla. Aquí lo que importa es la institución, no las individualidades. El que crea que un sector pasa sobre el otro no está ni tibio", dijo el ministro.

    Según versiones de prensa, los "perfilamientos" y espionaje a periodistas, líderes y políticos de oposición se habrían realizado con el objetivo de conocer quiénes son las personas que realizan filtraciones a los medios de comunicación.

    "Esa acción delincuencial de andar filtrando cosas, con el propósito de avanzar como consecuencia de las divisiones internas en la Fuerza Pública, es una práctica malsana que hay que acabar y que hay que erradicar. Aquí lo que le importa a Colombia es una Fuerza Pública respetada, querida", dijo Trujillo a El Tiempo.

    El Ejército de Colombia anunció que entregó información a la Fiscalía General de la Nación en el marco de las investigaciones que se realizan a militares por participar en la elaboración de perfiles y hacer espionaje ilegal a periodistas, líderes sociales y políticos de oposición.

    "Hoy, en un acto conforme a la Constitución y la ley, el Ejército Nacional aportó información a la Fiscalía General de la Nación que puede ser incorporada en el marco de las investigaciones que viene adelantando este organismo en referencia a las recientes revelaciones sobre presuntos perfilamientos ilegales", indicó el Ejército en un comunicado.

    Sin embargo, no precisó qué tipo de información fue la que aportó.

    El Ejército también se dijo dispuesto a colaborar con la Fiscalía "en el esclarecimiento de los hechos y en la averiguación de las responsabilidades individuales".

    El pasado 2 de mayo, la revista Semana expuso una trama de espionaje contra 130 personas por parte de unidades del Ejército que realizaron dicha práctica entre febrero y diciembre de 2019.

    Durante ese tiempo hicieron seguimiento y elaboraron carpetas con el apoyo logístico y económico de una agencia de inteligencia de Estados Unidos, cuyos recursos, destinados para la lucha contra el narcotráfico, fueron desviados para hacer seguimiento incluso a periodistas estadounidenses.

    Las carpetas contienen números de teléfono, direcciones de residencia y trabajo, correos electrónicos, amigos, familiares, hijos, colegas y hasta infracciones de tráfico.

    Etiquetas:
    espionaje, oposición, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook