En directo
    América Latina
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    GINEBRA, SUIZA (Sputnik) — La Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos denunció el creciente número de episodios violentos que ocurren en centros penitenciarios de las Américas, sobre todo en América del Sur, comunicó Rupert Colville, portavoz de la Oficina.

    "Miles de reclusos y funcionarios de prisiones ya se han contagiado [con el COVID-19] en América del Norte y en América del Sur. En muchos países, el creciente temor al contagio y la falta de servicios básicos, como la provisión regular de alimentos debido a las visitas familiares prohibidas, provocó protestas y disturbios, a veces muy violentos", destaca el comunicado.

    En particular, Colville mencionó un motín carcelario que tuvo lugar el pasado 1 de mayo en la penitenciaría de Los Llanos (Guanare, capital del estado de Portuguesa) en Venezuela y se llevó la vida de 47 presos.

    "Cuatro días antes, el pasado 27 de abril, una revuelta se produjo en la prisión de Miguel Castro Castro en Perú, dejando nueve reclusos muertos. El pasado 21 de marzo, 23 presos murieron después de que las fuerzas de seguridad intervinieran para reprimir los disturbios en la prisión La Modelo en Colombia", señala la nota.

    Otros episodios similares, incluidos intentos de fuga, se detectaron en centros penitenciarios en Argentina, Brasil, Colombia, México y Estados Unidos, según el portavoz.

    "La escala y la gravedad de los incidentes mencionados parecen indicar que en algunos casos los Estados no tomaron las medidas adecuadas para prevenir la violencia en centros de detención, y que los agentes estatales pueden haber cometido violaciones con el uso de la fuerza, intentando recuperar el control de estos centros", indicó Colville.

    Recordó que de acuerdo con las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos —también denominadas Reglas Nelson Mandela— el uso de la fuerza en prisiones debe cumplir estrictamente con los principios de legalidad, necesidad, proporcionalidad y no discriminación, y que los Estados tienen el deber de proteger la salud y el bienestar físico y mental de los reclusos.

    "Llamamos a los Estados a que lleven a cabo investigaciones exhaustivas, rápidas, independientes e imparciales sobre las circunstancias de las muertes y las lesiones en los disturbios, incluida toda denuncia del uso de la fuerza por parte de agentes estatales", expresó el portavoz en su comunicado.

    Agregó que en cárceles de El Salvador se impusieron medidas de seguridad "extremadamente severas", lo que puede resultar en un trato cruel, inhumano o degradante y agravar las condiciones de higiene, ya precarias.

    "Instamos a los Estados a adoptar medidas adecuadas para prevenir una mayor propagación del virus, asegurando condiciones sanitarias, acceso generalizado a pruebas y a la atención médica para los detenidos, así como equipos de protección personal y pruebas para el personal penitenciario", dice la nota.

    Colville añadió que las autoridades deben garantizar que los presos tengan un nivel mínimo de contactos con sus familias, así como el acceso adecuado a alimentos y agua potable; además, hay que proporcionar información sobre el impacto que tiene la enfermedad en los reclusos y el personal penitenciario.

    "Las condiciones en los centros penitenciarios y las cárceles y el tratamiento de los detenidos deben ser vigilados regularmente por organismos independientes, mientras los presos enfermos deben ser puestos en aislamiento no punitivo o en cuarentena en el lugar donde puedan recibir la atención médica adecuada", puntualizó el portavoz.

    La Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos saluda las medidas tomadas por algunos Estados para liberar a las personas más vulnerables ante el COVID-19.

    "Sin embargo, es necesario adoptar medidas más amplias para reducir niveles extremos de hacinamiento, tales como la liberación de otras categorías de reclusos que sirven sentencias cortas por crímenes no violentos, niños y personas detenidas por delitos de inmigración", recalcó Colville.

    Etiquetas:
    cárcel, denuncia, ONU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook