En directo
    América Latina
    URL corto
    1 0 0
    Síguenos en

    SAN SALVADOR (Sputnik) — La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) alertó sobre los peligros de unir a integrantes de pandillas rivales en una misma celda, como ocurre actualmente en las cárceles de El Salvador, donde impera un estado de emergencia en respuesta a un reciente repunte en los homicidios.

    "La CIDH considera que el tener a integrantes de diferentes organizaciones criminales en los mismos espacios puede derivar en enfrentamientos o motines que resultarían en que personas detenidas pierdan su vida o resulten heridas", publicó la institución en un comunicado.

    La Dirección General de Centros Penales (DGCP) rompió un protocolo vigente hace más de una década de mantener separados a los pandilleros de las principales estructuras criminales del país, la Mara Salvatrucha, la Barrio 18 Sureños y la 18 Revolucionarios.

    A mediados del pasado año, con la llegada al Ejecutivo del presidente Nayib Bukele, se puso fin a la política de mantener a las pandillas separadas por prisiones, pero ahora sus integrantes comparten celdas tapiadas con planchas de metal.

    La medida responde a una racha de 84 homicidios perpetrados del 23 al 28 de abril, justo tras la salida de prisión de un cabecilla de la Salvatrucha procesado por 160 asesinatos, quien fue excarcelado tras vencer el plazo para pronunciarse sobre una apelación.

    La mezcla de pandilleros rivales fue implementada en el Complejo Penitenciario de Izalco, las cárceles de Ciudad Barrios, San Francisco Gotera, Quezaltepeque y el penal de máxima seguridad de Zacatecoluca, conocido popularmente como "Zacatraz".

    El propio Gobierno de El Salvador compartió en redes sociales videos del traslado de los reos, en ropa interior y sin zapatos, mediante tratos que la Comisión calificó de "inhumanos y degradantes", de conformidad con los estándares internacionales.

    "La CIDH urge al Estado de El Salvador a adoptar medidas que garanticen la vida, salud, integridad y dignidad de las personas privadas de libertad", recalcó la institución, que advirtió sobre el peligro de contagio en la actual pandemia global de COVID-19.

    El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, rechazó  las críticas provenientes de organizaciones internacionales de derechos humanos a las medidas de emergencia adoptadas en las prisiones de este país tras una reciente ola de homicidios.

    "Es increíble el apoyo internacional que tienen las maras. Organizaciones que callan al ver como descuartizan salvadoreños, ponen el grito en el cielo porque les quitamos privilegios. No nos equivocamos, cuando dijimos que (las maras) eran una organización criminal internacional", publicó Bukele en su cuenta de la red social Twitter.

    El mandatario afirmó que estas organizaciones guardan silencio ante actos de barbarie, pero desatan su furia si se intenta poner orden en centros penales que fueron controlados por las pandillas durante décadas.

    "Está claro para quien trabajan y cuáles son los intereses de sus financistas", acotó Bukele, sin mencionar nombres ni argumentar su apreciación.

    Etiquetas:
    Mara Salvatrucha, estado de emergencia, homicidio, hacinamiento carcelario, pandillas, motín, cárcel, El Salvador, CIDH
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook