En directo
    América Latina
    URL corto
    142
    Síguenos en

    Cacerolazos, 'tuitazos' y banderas en ventanas y balcones son algunas de las novedosas formas en que los sindicatos de América Latina enfrentarán al COVID-19 en este Día del Trabajador, signado por la pérdida de ingresos de más de la mitad de los trabajadores del mundo.

    Actos multitudinarios, plazas colmadas y marchas interminables. Son postales típicas de cada 1° de mayo alrededor del mundo que no se repetirán en 2020 producto de que la pandemia de COVID-19 obligó a centrales de trabajadores de todo el mundo a modificar sus actividades tradicionales y optar por inéditos actos virtuales.

    La imposibilidad de realizar actos masivos no será lo único que haga especial al 1 de mayo, ya que el brote mundial de coronavirus impactó fuertemente también en el mercado de trabajo. Una situación advertida por la propia Organización Internacional del Trabajo (OIT), que señala que la caída de las horas de trabajo provocada por las cuarentenas siginifica que 1.600 millones de trabajadores de la economía mundial —cerca de la mitad de la población activa total— "corre peligro inminente de ver desaparecer sus fuentes de sustento".

    La crisis, catalogada por la OIT como la más importante después de la Segunda Guerra Mundial, profundiza una tendencia en caída en el mercado laboral que ya era prevista desde fines de 2019. El organismo preveía que en el primer trimestre de 2020 el empleo cayera 6,7% en el mundo con respecto al último trimestre del año anterior pero, con la pandemia, la caída alcanzó el 10,5%, un guarismo equivalente a 305 millones de empleos de tiempo completo.

    El fenómeno redundó en la destrucción de la fuente de ingresos de las familias trabajadoras que dependen de la economía informal. A nivel mundial, la OIT estima que los trabajadores informales perdieron el 60% de sus ingresos. La situación se vuelve dramática en África y América Latina, donde los trabajadores se quedaron sin el 81% de sus ingresos.

    Es en ese contexto que las centrales sindicales de los países de América Latina deben adaptarse a los tiempos y repensar sus actividades del 1° de mayo y no perder la oportunidad de difundir las reivindicaciones del movimiento sindical de cada país. Así, varias centrales sindicales optaron por difundir discursos de sus dirigentes vía streaming o convocar a protestas de las que las personas puedan participar desde sus ventanas o balcones.

    ¿Cómo protestan los trabajadores el 1 de mayo?

    La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) de Chile, por ejemplo, difundirá un discurso de su presidenta Bárbara Figueroa a través de su sitio web bajo la consigna "Las personas primero: Defendamos la vida con salario y trabajo decente". Para los trabajadores chilenos, el Gobierno de Sebastián Piñera "aprovechándose de la incertidumbre y aislamiento de la población está impulsando leyes y normas que solo están precarizando aún más las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras".

    La imposibilidad de movilizarse en la calle será sustituida en Chile por un "banderazo de luto", una iniciativa que invita a la población a colgar en sus casas y lugares de trabajo banderas negras "en señal de protesta por la ola de despidos y desprotección de la población ante un Gobierno que solo está legislando para resguardar los intereses de los empresarios".

    Además, la central chilena convoca a un "gran cacerolazo por la dignidad" a partir de las 21 horas del 1 de mayo "para exigir medidas sanitarias, económicas y de protección del empleo y salario implementadas de manera integral".

    Los trabajadores peruanos también apelarán a sus cacerolas. La Confederación General de Trabajadores de Perú definió un "cacerolazo nacional de protesta" que, según indica la central, "deberá efectuarse desde las puertas, ventanas, balcones y azoteas de las casas de los trabajadores y ciudadanos en general".

    En una línea similar a su par chilena, la central peruana denuncia que mientras "para los trabajadores existen los despidos y el consumo de sus recursos propios como las CTS (Compensación por Tiempo de Servicio) —una suerte de seguro de desempleo correspondiente a un mes de ingresos—, las vacaciones o sus fondos pensionarios, sin embargo hay millones del Tesoro Público para los empresarios".

    En Ecuador, la Unión General de Trabajadores del Ecuador definió un cacerolazo a partir de las 12 horas del viernes 1°. En uno de los países de América Latina más golpeados por la pandemia, los trabajadores reclaman "comida, medicina, educación y trabajo para el pueblo ¡ya!" y exigen una moratoria en el pago de la deuda externa de Ecuador.

    En Colombia, en tanto, el Comité Nacional de Paro —que agrupa a varias organizaciones sociales y de trabajadores desde las protestas de 2019— llamó a manifestarse desde las viviendas. "Agitaremos las banderas, pitos, afiches alusivos a los trabajadores", propone. Algunos sindicatos regionales también convocaron a colocar los trapos rojos, un novedoso símbolo de las necesidades de los sectores populares colombianos.

    En la misma línea, incita a mantener activo en las redes, apuntando específicamente al presidente colombiano Iván Duque: "Desde nuestros aparatos digitales circularemos las imágenes, vídeos y declaraciones que desnuden a Iván Duque como el presidente que gobierna en favor del interés extranjero, de las multinacionales, de los super-ricos de Colombia, en consonancia con las políticas emanadas desde el Fondo Monetario Internacional, la OCDE y el Banco Mundial".

    La Central Única de los Trabajadores (CUT) de Brasil también tendrá a su presidente en el centro de las reivindicaciones. "Fuera Bolsonaro", será el lema central de los discursos transmitidos por streaming. Las organizaciones sostienen que la continuidad del Gobierno del mandatario brasileño solo incrementará los problemas en el empleo, la salud y la educación en Brasil.

    Pero no será solo un día de protesta: los sindicatos brasileños también promueven que se convierta en un día de "solidaridad de clase" en el que los trabajadores hagan llegar donaciones de alimentos y productos de higiene para los más necesitados del país.

    Los sindicatos brasileños comenzarán a "movilizarse" desde las 11:30 del 1 de mayo, en una transmisión que incluiría mensajes de los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff y los principales dirigentes del Partido de los Trabajadores (PT). Los discursos se complementarán con las actuaciones de artistas musicales de Brasil como Chico César y Zélia Duncan, entre otros.

    Los trabajadores de Cuba también optarán por la virtualidad gracias a la iniciativa de la Central de Trabajadores de Cuba de realizar un "tuitazo". En virtud de la pandemia, los trabajadores deberán cambiar por primera vez la Plaza de la Revolución por los caractéres de Twitter, resaltando —según propone la convocatoria— "la vigencia del concepto de Revolución" y "la obra de amor y ayuda solidaria de Cuba hacia el mundo" durante el brote de coronavirus, además del rechazo al bloqueo comercial desde EEUU.

    La Confederación de Trabajadores Nerum Novarum, de Costa Rica, convoca a una "marcha virtual" que será transmitida a través del sitio primeromayo2020.org. "La marcha es virtual pero nuestra lucha es real", será el lema de la jornada.

    El PIT-CNT (Plenario Intersindical de Trabajadores-Convención Nacional de Trabajadores), la central sindical única de Uruguay, fue de las pocas que mantuvo la realización de un acto al aire libre. Sin embargo, cambió el tradicional acto en la plaza Primero de Mayo de Montevideo por una caravana de automóviles y motocicletas particulares. Los trabajadores se movilizarán en sus vehículos, con la exhortación de "no descender" de los coches, por varias de las principales arterias de la ciudad en el mediodía del viernes.

    Sobre las 17 horas comenzará, en la sede de la central, una suerte de programa de televisión con la participación de dirigentes sindicales y artistas. Sobre las 20 horas, además, se sumarán cinco minutos de aplauso a los trabajadores.

    Etiquetas:
    Brasil, Chile, Ecuador, Colombia, Día Internacional de los Trabajadores, Día del trabajador, coronavirus en América Latina, COVID-19, coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook