En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    1100
    Síguenos en

    El Instituto de Investigaciones en Matemática Aplicada y sistemas de la Universidad Nacional de México calculó que el ritmo de contagio de COVID-19 en Ciudad de México se asemeja al alcanzado en la ciudad china de Wuhan, con medidas mucho más laxas en las interacciones sociales.

    El R0 es el número reproductivo básico, un modelo matemático que permite medir la propagación de enfermedades infecciosas, calculando la velocidad a la que suben los datos, más allá del tamaño del dato en sí, es decir: refleja el ritmo de la infección más allá de su magnitud.

    El doctor Gustavo Cruz Pacheco, el investigador del Instituto de Investigaciones en Matemática Aplicada y sistemas de la UNAM, explicó en conversación con Sputnik cómo a partir del estudio del proceso completo en Wuhan —desde el inicio del brote epidémico, su pico de incidencia y su extinción— pudieron calcular la velocidad de contagio del SARS-CoV-2.

    "Al inicio, sin la aplicación de ninguna medida sanitaria, el R0 del nuevo coronavirus es de 2,5, lo que formaba una curva gráfica con un pico muy alto de contagios y menos ancho en su base, es decir, en el tiempo. El propósito de las medidas sanitarias es bajar este pico y lograr lo que se le llama aplanar la curva, es decir, hacerla más amplia para dar tiempo a los sistemas de salud de atender a los enfermos", señaló.

    Así, con más de 50 días de cuarentena estricta, Wuhan logró bajar su R0 a 1,65, según los datos aportados a Sputnik por el matemático.

    "Eso es de lo más exitoso que ha habido en cuanto a un brote completo, pero para nuestra sorpresa el cálculo del R0 de Ciudad de México refleja que el R0 ha bajado casi lo mismo que en Wuhan", señaló.

    ¿Por qué ha bajado el ritmo de contagios en CDMX sin parar completamente las interacciones sociales?

    "Esto puede parecer sorprendente porque la cuarentena y las medidas de distanciamiento que tenemos en la capital no son ni de cerca las de Wuhan, lo que probablemente se deba a otros factores", explicó.

    El matemático mencionó la información que aportó una investigación publicada este 23 de abril de 2020 llamada Trends of SARS-Cov-2 infection in 67 countries: role of climate zone, temperatura, humidity and curve behaviour of acumulative frequency on duplication time. El estudio fue realizado por Jaime Berumen y Roberto Tapia-Conyer junto a otros profesionales de la Universidad Nacional y del Hospital General de México.

    "Han hecho un estudio estadístico para correlacionar cómo afecta la temperatura y la humedad al nuevo coronavirus y observan que solo la temperatura no es muy eficiente para bajar los contagios, sino que es una combinación entre la temperatura y la humedad lo que hace que estos bajen un poco", señaló.

    A su vez, mencionó otro trabajo que está siendo realizado por investigadores del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, donde se estudia la cantidad de alelos de la membrana de las células. Se trata de una especie de "llaves" que utilizan todos los virus para multiplicarse en el organismo y que "según observaciones muy preliminares indican que estos alelos son variables en cada población humana y que podría explicar por qué los brotes fueron más severos en Europa, ya que su población tiene más alelos específicos para este tipo de coronavirus que está produciendo la pandemia de COVID-19", apuntó Cruz.

    "Algunos de estos aspectos u otros que todavía no hemos visto están influenciando la baja de la velocidad del número de contagios en Ciudad de México a un nivel comparable al de Wuhan, con unas medidas que no son comparables", concluyó.

    Menor ritmo de contagio, pandemia más larga

    Esta buena noticia, que significa la reducción de la velocidad de contagio en la capital mexicana —de su R0 a 1,65— tiene una consecuencia ya descrita: cuando la curva se aplana y la velocidad de contagio se enlentece, la epidemia dura más en el tiempo y en consecuencia, se retrasa la fecha en la que se va a dar el pico de contagios, que da paso a su posterior disminución y declive.

    Así, el dinamismo con el que se mueve esta enfermedad y la incidencia de los distintos factores (el distanciamiento social pero no solamente, como se señaló más arriba) hace que las previsiones temporales que se tienen deban modificarse, dado el éxito de las medidas.

    Mientras el doctor Cruz había señalado a Sputnik 15 días atrás que localizaba el pico de incidencia de la enfermedad en Ciudad de México —es decir, la cantidad de casos nuevos que se reportan por día en la capital, independientemente del número acumulado— iba a darse entre el 20 o 25 de abril, este ocurrirá ahora más adelante en el tiempo: dado el R0 actual, el pico de incidencia será en la segunda quincena de mayo 2020.

    "Con los nuevos datos y la baja de la curva de la enfermedad en la capital, se han adelantado estas fechas del pico de contagio. Eso es lo contradictorio de las medidas sanitarias de distanciamiento, hacen que el brote dure más", concluyó.
    Etiquetas:
    Ciudad de México, coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook