En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    El coronavirus en Venezuela (290)
    4463
    Síguenos en

    Al menos 17.000 migrantes venezolanos han regresado a casa desde el comienzo de la pandemia de COVID-19. Muchos vuelven con poco y al llegar encuentran un sistema de atención integral gratuita brindada por el Estado que les permite realizar la cuarentena obligatoria en la llegada hasta ser llevados a sus lugares de origen.

    Una de las primeras medidas que tomaron los países ante la pandemia de COVID-19 fue cerrar las fronteras aéreas, marítimas y terrestres. En el caso de Venezuela fue una decisión temprana que, junto con la cuarentena y el despistaje masivo, lograron resultados positivos para contener la expansión del brote y mantener la curva aplanada.

    El cierre de fronteras enfrentó al Gobierno a una complicación particular: la situación de los migrantes venezolanos que, ante la pandemia, comenzaron a regresar al país por tierra en vista de las difíciles situaciones en los lugares donde se habían instalado.

    "Algunos se fueron con bolsos y maletas y regresaron con la ropa en sacos", dice a Sputnik José María Romero, alcalde del municipio José Antonio Páez, en el estado Apure, frontera con Colombia.

    "Han ido llegando paulatinamente, sin cesar ningún día, grupos de entre 80 y 400 personas, y a la fecha de hoy han llegado 3.869 venezolanos por la frontera de Apure", explica Romero, que cada día se dirige al puente José Antonio Páez que une a Venezuela y Colombia separados por el río Arauca.

    Ingreso de migrantes venezolanos por el puente fronterizo José Antonio Paéz
    © Foto : Gentileza Alcaldía de Municipio Páez
    Ingreso de migrantes venezolanos por el puente fronterizo José Antonio Paéz

    En Apure la cuarentena comenzó el 16 de marzo, un día antes que en otros puntos del país debido a que allí fue detectado uno de los primeros casos de COVID-19, el primero y el único hasta ahora en el estado.

    Los primeros días "fueron de albergues improvisados". La orientación central del Gobierno nacional fue que "era la hora de recibir por la frontera los connacionales", por lo que se comenzó a levantar un esquema organizativo, con las medidas sanitarias necesarias, para recibir a quienes entraran.

    "Comenzamos cumpliendo con el protocolo mínimo que la Organización Mundial de la Salud había hecho público, que tiene que ver con la desinfección, el chequeo médico, el interrogatorio para percibir los síntomas, para luego registrarlos, llevarlos a los albergues, garantizarles la comida, la atención médica y que cumplieran la cuarentena".

    El circuito integral

    Ingreso de migrantes venezolanos por el puente fronterizo José Antonio Paéz
    © Foto : Gentileza Alcaldía de Municipio Páez
    Ingreso de migrantes venezolanos por el puente fronterizo José Antonio Paéz

    "Bienvenidos a Venezuela" dice Romero a quienes llegan por la frontera. Él, junto a un integrante de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, explica al nuevo grupo cómo será el protocolo a partir del ingreso al país, paso por paso.

    En primer lugar, son desinfectados, luego se les verifica la identidad, la situación jurídica y legal, y son inspeccionados por los médicos para ver si presentan síntomas de COVID-19.

    A partir de allí se bifurcan los caminos: quienes presentan síntomas son separados del grupo y transportados a un Centro de Diagnóstico Integral para ser atendidos, los demás son traslados a los albergues que, con el pasar de los días, se han convertido en lo que se denomina Puntos de Atención Social Integral (PASI).

    Los PASI son los espacios donde se aloja, alimenta y atiende a quienes deben quedarse en cuarentena. Funcionan en escuelas, universidades y hoteles, y cada nuevo grupo que llega debe permanecer aislado del grupo anterior o del siguiente en llegar. Allí se realiza la prueba rápida del COVID-19.

    Ingreso de migrantes venezolanos por el puente fronterizo José Antonio Paéz
    © Foto : Gentileza Alcaldía de Municipio Páez
    Ingreso de migrantes venezolanos por el puente fronterizo José Antonio Paéz

    "Las primeras 24 horas son de organización, y después de las 72 horas empiezan a aflorar las molestias, algunas personas son muy conscientes, pero otras no comprenden qué significa una cuarentena, una pandemia, qué significan las condiciones de un municipio que no esperaba esa cantidad de personas", explica el alcalde del municipio Páez.

    La respuesta del Gobierno incluye, luego de pasados los 14 días, enviar de regreso a las personas a sus estados dentro de Venezuela. Ante la cantidad de gente y las limitaciones, en algunos casos la cuarentena se cumple en dos partes: en el PASI de frontera y luego en el sitio de destino de las personas.

    El municipio, junto a la gobernación, garantizan el transporte de regreso. Se realiza un segundo test antes de que viajen a sus lugares de destino y se les otorga un permiso de circulación. Así, desde que pisan Venezuela hasta llegar a sus casas, todo es enteramente cubierto de forma gratuita por el Estado.

    Hasta la fecha, han enviado desde el municipio Páez a 1.637 personas de regreso hacia sus casas y 2.300 están albergadas.

    Volver al país

    Migrantes a la espera de los autobuses para ser llevados de regreso a sus estados luego de haber realizado la cuarentena
    © Foto : Gentileza Alcaldía de Municipio Páez
    Migrantes a la espera de los autobuses para ser llevados de regreso a sus estados luego de haber realizado la cuarentena

    "Casi todos llegan manifestando alegría como todo ser humano que llega a su patria, con una alegría momentánea mientras cruzas la frontera venezolana, pisas territorio", cuenta el alcalde.

    Según los datos de quienes han ingresado por la frontera de Apure, 90 % ha regresado desde Colombia, mientras que el restante centralmente de Ecuador y Perú.

    "El 80% son de clase popular, con muy bajos recursos, que se vino con menos de lo que se fue, gente que trabajaba allá en dos trabajos, servían en una casa y eran buhonero o encargado de fundo, de hacienda. El 20% son de clase media-baja, no hemos visto clase media alta que haya pasado por el puente internacional".

    Los lugares de destino dentro del país son variados: muchos vuelven a estados como Apure, Barinas, Portuguesa, Carabobo, Miranda, Lara o la ciudad de Caracas, generalmente utilizando el mismo punto de ingreso al país que el empleado a la ida para salir.

    Según José María Romero existen varias razones para explicar por qué regresan. En primer lugar, la emergencia ante la pandemia, que es tanto de salud como económica:

    "Saben que no hay servicios públicos en esos países, y si no tienen trabajo como en efecto se quedaron sin empleo, pues si sufren la pandemia no van a tener el apoyo, entonces mejor estar en Venezuela".

    En segundo lugar, que al regresar se encuentran en familia, "y no solamente consanguínea, sino cultural, de costumbre, para estar en otro país llevando problema mejor los llevo en mi patria".

    Por último, el alcalde señala la desilusión, "mucho desencanto sobre todo lo que les dijeron que era allá, y vuelven a la Venezuela de la luz gratuita, la atención médica, la educación". Muchos han sido víctimas de discriminación, abuso laboral, maltrato, una situación que se agudizó con la pandemia.

    Sin embargo, la situación de regreso es compleja, "la mayoría de los que están retornando vienen con un trauma", debido a la experiencia de dificultades vividas en el proceso de emigración, condiciones de la estadía fuera del país y el retorno.

    "Los primeros días son de euforia, pero luego ya cuando se sienten en Venezuela comienzan a manifestar los síntomas del venezolano envenenado por la mediática opositora", analiza. Y con la mediática, se encuentra la situación económica del país, marcada las posibilidades antes mencionadas, pero también por fuertes dificultades como la insuficiencia de los salarios regulados, de los bonos, o la especulación en torno al dólar y los precios.

    El factor migración

    José María Romero, alcalde del muncipio Páez, explica el protocolo a un grupo de venezolanos luego de haber ingresado al país
    © Foto : Gentileza Alcaldía de Municipio Páez
    José María Romero, alcalde del muncipio Páez, explica el protocolo a un grupo de venezolanos luego de haber ingresado al país

    La emigración venezolana ha sido uno de los principales caballos de batalla de la oposición, para afirmar la existencia de una crisis humanitaria en el país. El regreso de miles de migrantes, más de 17.000 hasta la fecha, y la dificultad de sus condiciones de viaje para llegar hasta la frontera, ha puesto en evidencia que la preocupación tenía más de operación mediática y financiera que otra cosa.

    En efecto, para ayudar a los migrantes venezolanos, han sido aprobados millones de dólares. Solo Estados Unidos, por ejemplo, afirma haber proporcionado desde el 2017 "más de 467 millones de dólares en asistencia humanitaria y desarrollo para apoyar a los venezolanos que han huido de la crisis y a las comunidades de toda la región que los reciben".

    La pregunta que emergió fue: ¿dónde está el dinero? La falta de explicación clara por parte del opositor Juan Guaidó, y la afirmación de no disponer de fondos, volvió a poner sobre la mesa la recurrente sospecha acerca de un mal manejo del dinero vertidos, como ya sucedió con anterioridad, por ejemplo, cuando tuvo lugar el intento de envío de "ayuda humanitaria" desde Colombia el 23 de febrero de 2019.

    El regreso que ha comenzado por la pandemia continúa día tras día: hasta la fecha, por las fronteras de Apure, Táchira y Zulia han regresado cerca de 17.000 personas. Como en el conjunto de la lucha contra el COVID-19, el Gobierno ha puesto en marcha una estructura con resultados positivos para lograr contener, prevenir, y distribuir estado por estado a los miles de migrantes.

    Muchas de las razones económicas por las cuales la mayoría se fue del país todavía están presentes —con sus mutaciones y, por lo tanto, uno de los principales desafíos se encuentra en estabilizar la economía que es, justamente, uno de los elementos que ha vuelto a tornarse muy difícil en estos últimos días.

    La pandemia en Venezuela se combina con un bloqueo norteamericano, el intento de hacer de la crisis un derrocamiento. Quienes regresaron al país encuentran una respuesta del Estado inexistente en otras partes. Ahora comienza la reinstalación en el país que fue dejado, y que se encuentra esta vez en cuarentena.

    Tema:
    El coronavirus en Venezuela (290)
    Etiquetas:
    cuarentena, COVID-19, pandemia de coronavirus, coronavirus en América Latina, coronavirus, fronteras, Colombe, migrantes, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook