En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    El coronavirus en Chile (267)
    150
    Síguenos en

    SANTIAGO (Sputnik) — El Movimiento chileno Salud en Resistencia (MSR), conformado por profesionales de la salud y estudiantes, que destacó por prestar primeros auxilios a los manifestantes afectados por la represión policial de la crisis social de octubre en Chile, hoy sale a las calles para enfrentar la pandemia del nuevo coronavirus.

    "Lo que hacemos hoy es salir a los territorios, a la calle, hacemos educación sobre la enfermedad en los barrios, enseñamos a prevenir y a protegerse, entregamos mascarillas y trabajamos en conjunto con varios otros colectivos del país", contó a Sputnik el vocero del colectivo, José Silva.

    Los escudos y las protecciones antigases utilizadas durante meses por el MSR para ayudar a los miles de heridos durante la represión de Carabineros (policía militarizada) en octubre de 2019 fueron cambiados por mascarillas y guantes en las últimas semanas, para que sus voluntarios recorran de manera segura los lugares con mayores tasas de contagio en Santiago, entregando información útil para prevenir el coronavirus.

    El objetivo actual de la MSR es apoyar a las comunidades en los lugares de la capital con población vulnerable, trabajando a través de distintas brigadas para atender las necesidades de las localidades pobres de Santiago como Puente Alto (sector sur de la ciudad), La Pincoya (sur), Cerro Navia (noroeste), entre otras.

    Enfermeros, médicos, estudiantes de carreras de la salud y voluntarios de diversas áreas que antes vendaban heridas de granadas lacrimógenas, hoy se dedican a repartir videos informativos sobre la prevención del contagio en lugares hacinados, entregar educación sanitaria a las comunidades, hacer curaciones y dar atención ambulatoria a personas que no pueden asistir a centros de salud y sanitizar lugares comunes en los barrios, como negocios o sedes sociales.

    Una de las razones principales de este despliegue ante la emergencia responde "al deficiente trabajo del Gobierno de Chile durante la pandemia, quienes no se ha tomado en serio la crisis y no están trabajando sobre la evidencia científica", según comentó Silva.

    "El Ministerio de Salud no escucha a los científicos, no toma en cuenta la voz de las organizaciones sociales, no oye a las comunidades científicas y toma decisiones que nos exponen a todos, como por ejemplo, negarse a suspender las clases por más tiempo o no decretar una cuarentena total para Santiago", afirmó.

    Silva señaló que "la falta de información clara y poca transparencia del Gobierno genera incertidumbre y ansiedad en la gente, y esa situación provoca fenómenos indeseables como por ejemplo, discriminación contra las comunidades migrantes, o expulsión de vecinos enfermos con coronavirus".

    El vocero aseguró que el trabajo de su organización ha sido "muy bien recibido por la gente, los vecinos se muestran muy contentos y tranquilos de que por fin lleguen profesionales a sus localidades, ya que la atención primera actualmente está atendiendo sólo en los centros de salud y hay muchas personas que no pueden acudir a ellos".

    La seguridad es lo primero

    El miedo que cualquier persona podría sentir al estar trabajando durante una pandemia mortal como la del coronavirus, Silva lo ha sabido canalizar en desarrollar medidas para extremar la precaución, buscando no contagiarse ni infectar a los que lo rodean.

    "Yo salgo de mi casa con una ropa, trabajo con otra y vuelvo con otra distinta, tres en total, algo muy importante para no ser un vector infeccioso y no contagiar por ejemplo, a la gente del transporte público", contó.

    Silva dijo que, en su casa "uso un baño que está en un patrio trasero, donde también lavo mi ropa por separado, el jabón y champú que uso es distinto al de los demás, y obviamente, me estoy lavando las manos constantemente".

    Por último, el profesional enfatizó en una labor que desarrollaron con su organismo, relacionada a la salud mental "buscamos concientizar a la gente para que entienda que esta crisis no significa aislamiento social, sino que sólo distanciamiento físico, por eso el uso de redes sociales se vuelve tan importante porque es vital no dejar de contactarse con los familiares ni con seres queridos".

    "La angustia que genera el aislamiento es muy fuerte, por eso incitamos a la gente a usar el Whatsapp, les enseñamos a abrir las video llamadas y contactarse con los suyos, porque esta pandemia no sólo es física sino que también es mental", cerró.

    En octubre de 2019 se desató en Chile una crisis social en la que millones de personas marcharon y se manifestaron contra el sistema capitalista imperante y el Gobierno de Sebastián Piñera, generando como respuesta una fuerte represión policial que dejó miles de heridos, cientos de personas encarceladas y más de 400 manifestantes con heridas oculares, según datos del Instituto Nacional de Derechos Humanos.

    El 3 de marzo se confirmó en Chile el primer caso de COVID-19, el 19 del mismo mes comenzó a regir el estado de catástrofe en todo el territorio nacional, se cerraron las fronteras para extranjeros no residentes, se prohibieron los eventos de más de 50 personas y se decretó toque de queda nocturno.

    Hasta la fecha se contagiaron 11.812 personas en el territorio nacional, y 168 infectados fallecieron.

    A finales de 2019, China informó de un brote de neumonía en la ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei (sudeste), causado por una nueva cepa de coronavirus llamada SARS-CoV-2.

    Según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo existen 2.544.792 casos confirmados de contagio y 175.694 muertos por el COVID-19, enfermedad respiratoria que deriva en pulmonía y cuyo foco comenzó en diciembre pasado en la ciudad china de Wuhan.

    Tema:
    El coronavirus en Chile (267)
    Etiquetas:
    represión, coronavirus, Chile
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook