En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 16
    Síguenos en

    CARACAS (Sputnik) — La escasez de nafta en Venezuela da paso a revendedores que se aprovechan de la demanda para ofrecer el litro de gasolina entre uno y tres dólares, algo sin precedentes en el país con el precio del combustible más bajo del mundo.

    Esta venta paralela de la gasolina se registra en medio de la cuarentena mundial por la enfermedad de COVID-19, que provocó una fuerte caída de la demanda de petróleo y combustible y el desplome de su precio.

    Eran las 2:00 hora local (6:00 GMT) cuando el despertador de Cruz, dueña de un abasto situado en el oeste de Caracas, sonó para recordarle que si deseaba seguir abriendo su negocio tenía que levantarse para hacer una larga fila y llenar el tanque de su auto.

    Llegó antes de las 3:00 (7:00 GMT), y los policías no la dejaban estacionarse, con el poco de combustible que le quedaba tenía que dar vueltas o pararse en un lugar estratégico sin que la Policía se diera cuenta, para dos horas más tarde poder comenzar a hacer la fila.

    Ese día la mujer no corrió con suerte, pues cuando finalmente estaba cerca de llegar a los surtidores, los guardias que escoltan las estaciones de servicio de Chacao (este de la región capital) desaparecieron, y los autos que tenía por delante comenzaron a retirarse, el motivo: la gasolina se había terminado.

    Al día siguiente, llenó un envase de café y salió dispuesta a pasar la noche con su esposo en los predios de la estación de servicio, pero el plan había cambiado: ahora tenía que esperar a la semana siguiente de acuerdo al número de su placa que concluye en ocho.

    Desde el pasado 16 de marzo, cuando se declaró emergencia nacional por COVID-19, solo los sectores priorizados pueden adquirir entre 10 y 20 litros, pagando cada uno muy por debajo de un centavo de dólar, que es el precio oficial.

    Mientras, para el resto de la población, la venta está aún más restringida y las reglas no están claras.

    Cruz entra en los sectores priorizados y no pudo llenar el tanque en al menos tres intentos, y el último de ellos, un funcionario se acercó y le dio un número al que tenía que llamar muy temprano si quería comprar gasolina a 2,5 dólares el litro.

    Poco importó que el Ministerio Público, en los últimos días, haya detenido a personas por la venta y compra de gasolina a un precio paralelo.

    La mujer decidió arriesgarse.

    "El hombre vestido de militar llegó en su moto, se estacionó en mi edificio, que exigió fuese techado para evitar que fuese grabado en la calle y me echó 50 litros, pero creo que se botaron cerca de 10, porque no tenía un embudo largo, el olor impregnó todo el lugar e incluso algunos vecinos se quejaron", agregó.

    La prensa también se encuentra en la lista de sectores priorizados y Sputnik intentó en dos oportunidades abastecerse con combustible, pero no fue posible, los funcionarios insistían en pedir un salvoconducto, pese a que las autoridades indicaron que con el carnet vigente era suficiente.

    En la fila que se hace en los predios de las estaciones de servicio algunas personas se ofrecen a cuidar el puesto por las noches a cambio de 15 dólares, o te dan la opción de comprar ilegalmente al menos 20 litros de gasolina, a dos dólares cada uno, pero pagándoles hasta cinco dólares a ellos por hacer el contacto, y sin dar garantías del productor que le aplicarán a tu auto.

    Aunque la nación caribeña posee las mayores reservas del mundo de crudo extrapesado, un gran número de estaciones de servicio están cerradas, y sus refinerías para producir gasolina están paradas.

    Aunque la pandemia de COVID-19 ha jugado un papel preponderante en la caída de los precios del petróleo, no es ese el motivo de la escasez de nafta en Venezuela, sino las sanciones de Estados Unidos que le impiden comprarla como antes lo hacía, explicó a Sputnik economista y experto en hidrocarburos Rafael Quiroz.

    "El tema es, ¿qué barco le va a traer esa gasolina?, porque muchos no quieren traerla por el precio las sanciones y si consiguen quien la traiga nadie quiere asegurarlos, por las sanciones, eso es todo un viacrucis, ante esta situación el Gobierno tiene que buscar salidas inmediatas, porque la escasez de gasolina puede convertirse en el detonante que podría encender un estallido social", señaló.

    El analista indicó que incluso si el Gobierno de Venezuela en este momento decidiera vender el combustible a precio internacional estaría muy por debajo del que fijan los grupos especuladores que se aprovechan de la escasez.

    Con la histórica caída del precio del petróleo registrada el 20 de abril, Quiroz indicó que la cesta de crudo de Venezuela debe haber estar entre cuatro o seis dólares por barril, por lo que destacó que, "en el mercado paralelo, solo dos litros de gasolina estarían costando lo mismo que 159 litros de petróleos, que es igual un barril".

    Etiquetas:
    coronavirus, COVID-19, precio del petróleo, crudo, gasolina, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook