En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    El coronavirus en México (311)
    1190
    Síguenos en

    La necesidad de alimento es continua en todas las sociedades con o sin pandemia. No obstante, en circunstancias de emergencia sanitaria han surgido inconvenientes que podrían dificultar el abastecimiento en los próximos meses.

    Máximo Torero, economista jefe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), advertía el 29 de marzo que las medidas de contingencia podían llevar al mundo a una escasez de alimentos. En particular, se refería a la posibilidad de que las medidas proteccionistas para intervenir el comercio entre países debían ser cuidadas para evitar esta situación.

    Poco después, los representantes del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), así como de los Gobiernos Costa Rica, República Dominicana, Guatemala, Honduras, Panamá, El Salvador, Nicaragua y México acordaron un plan para garantizar la producción y distribución de alimentos entre sí.

    Por su parte, Víctor Villalobos, secretario de Agricultura de México, subrayó la situación de este sector en el contexto actual.

    "La agricultura no para y seguimos trabajando toda la cadena, desde la producción de semilla hasta el consumidor, aunado a la operación de más de 27.000 puntos de distribución de la canasta básica en zonas vulnerables del país", comentó.

    Tras iniciar las medidas de distanciamiento social el 23 de marzo, el Gobierno de México declaró al sector alimenticio y agropecuario como parte de las actividades esenciales. Este aspecto, en opinión de Juan Carlos Anaya, director general del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA), ha permitido a estas industrias mantener su producción sin mayores dificultades.

    "El sector alimentario va a ser uno de los mejor librados, en especial frente a otros que han tenido que parar. Porque la gente come diario y ahora está comiendo en su casa", destacó en entrevista con Sputnik.

    Sin embargo, el consumo ha visto algunos cambios durante el periodo de cuarentena en México. Algunos medios, por ejemplo, destacaron los casos de algunas tiendas de autoservicio desabastecidas. Pero el director general de la GMCA indicó que "en los últimos días hemos observado un abasto más normal. La agroindustria, junto con las tiendas de autoservicio y de abarrotes, se han puesto más las pilas para atender a la población".

    Sin embargo, el cierre de restaurantes y servicios comienza a representar un problema para el sector primario de la agroindustria. Si bien las personas continúan consumiendo maíz y trigo en sus casas, la venta de algunos productos frescos se ha visto afectada por la contingencia sanitaria. La cebada también sufrió algunos problemas de demanda, ante el anuncio del cierre de actividades de las plantas cerveceras en México.

    "El surtimiento de aguacate, por ejemplo, ha tenido reducciones de hasta más del 70% por la caída de la demanda en Estados Unidos. Así también las frutas y hortalizas. Esto quizás es uno de los temas más preocupantes", explicó Octavio Jurado Juárez, gerente general de la Asociación Mexicana de Secretarios de Desarrollo Agropecuario (AMSDA).

    Jurado Juárez también comentó para Sputnik que, por los motivos anteriores, las preocupaciones del sector agropecuario se concentran en el lado de la demanda del mercado. Dada la contracción de la actividad económica por la pandemia de COVID-19, se ha visto una caída en el consumo de varios productos, particularmente las hortalizas y frutas.

    "En la medida que el desempleo suba, estamos perdiendo consumidores en la medida que se profundice esta cuarentena. Aunque mantengas la actividad normal en el sector primario, tenemos el problema de que no tenemos la velocidad de desplazamiento ni la liquidez que nos permita enfrentar el choque que eventualmente viene con la contracción de la demanda. Ya estamos empezando a vivir síntomas de eso", destacó.

    Además, debido a las restricciones al movimiento, el gerente general de la AMSDA alertó que el transporte de algunos productos a las zonas más marginadas empieza a verse comprometido.

    "México mueve el 95% de sus mercancías por camión. Hay líneas que han parado completamente, lo que ha generado algunos problemas de abasto en zonas rurales, sobre todo las más alejadas", dijo.

    Pese a este panorama, ambos expertos coinciden en que la provisión de alimentos está prácticamente garantizada para la población. Octavio Jurado Juárez, por ejemplo, anunció que las actividades de siembra de granos como maíz, trigo y sorgo en los estados de Sinaloa, Sonora, Baja California y Tamaulipas, están previstas para realizarse con normalidad en el mes de mayo, lo cual dará el abastecimiento para la temporada otoño-invierno.

    "Lo principal ha sido mantener la oferta. El problema es que, entre el tema logístico, de disponibilidad de personal y la demanda, hay fracturas en las cadenas de suministro que no han podido mantener la regularidad. Estamos observando que, si bien se mantiene operando con normalidad la Central de Abastos, etcétera, en algún momento va a ser más la velocidad de la oferta que la demanda", aseveró el gerente general de la AMSDA.

    A su vez, Juan Carlos Anaya resaltó que la menor demanda en las últimas semanas ha ayudado a implementar medidas para reducir la cantidad de trabajadores que se necesita para procesar algunos alimentos. Esto, desde su perspectiva, ha permitido que al interior de las plantas procesadoras y los campos de México no se vea afectada la fuerza laboral.

    "Acá en México, se han visto menos contagios, además de que hay 953 municipios, principalmente los pequeños en zonas rurales, que no hay [casos de coronavirus]. No hemos visto problema, principalmente en lo que es hortalizas, el cual requiere mucha mano de obra. El contacto que nosotros tenemos con gente de hortalizas no hemos visto que tengan falta de mano de obra aquí en México", explicó Juan Carlos Anaya.

    Por otro lado, algunos de los excedentes del mercado local comenzaron a ser exportados. La carne de puerco y res, por ejemplo, ha comenzado a abastecer los mercados de China y Japón. Y en sentido inverso, las importaciones mexicanas de pollo se mantienen en niveles similares a los registrados previo a la pandemia de COVID-19, porque el movimiento de alimentos ha sido de los pocos que permanece activo en la frontera con Estados Unidos.

    El 17 de abril, Víctor Villalobos destacó ante la FAO que la situación de contingencia actual "nos enseña y prepara para trabajar con mayor unidad, a fortalecer cada vez más los protocolos sanitarios e implementar infraestructura productiva y logística para estar prevenidos". Por lo pronto, los representantes y analistas del sector agropecuario coinciden en que los mexicanos no tendrán problemas para disponer alimentos en los próximos meses.

    Tema:
    El coronavirus en México (311)
    Etiquetas:
    agricultura, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook