En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    21238
    Síguenos en

    Estados Unidos y China muestran diferentes capacidades de respuesta ante la pandemia delcoronavirus, tanto dentro de su país como a nivel internacional. Eso tiene su impacto en una América Latina sin respuesta regional y bajo mayor amenaza intervencionista norteamericana en Venezuela.

    El coronavirus modifica el orden de las cosas ante de nuestros ojos desde hace semanas. Lo hace a una velocidad vertiginosa y global. Ya son más de un millón de contagiados en el mundo y hasta que aparezca una vacuna o una cura, los indicios marcan que esa curva será aún más rápida.

    Uno de los aspectos donde más se expresan las nuevas tensiones mundiales es en el desempeño de China y de Estados Unidos frente a la pandemia de COVID-19, tanto puertas hacia dentro como hacia fuera de las fronteras.

    "La manera de evaluar la respuesta de cada una de estas potencias viene dada por el número de enfermos, infectados, muertos, la capacidad organizativa de una sociedad y otra para dar respuesta, la capacidad de Estado en uno y otro modelo de sociedad", explica Sergio Rodríguez Gelfenstein, analista internacional venezolano.

    China fue el primer país impactado por el virus, y el primero en implementar una cuarentena en un punto crítico, la ciudad de Wuhan, que comenzó el 23 de enero y finalizará parcialmente el 8 de abril.

    Según Rodríguez Gelfenstein "se ha mostrado la superioridad infinita de China" al ver los resultados internos en relación al desempeño norteamericano "donde el propio presidente dice que si hay 200.000 muertos va a ser una gran victoria".

    "China tal vez por primera vez en la historia con su modelo, que es de socialismo con peculiaridades propias, está mostrando superioridad en términos políticos, como la capacidad que tuvo el Estado para aislar ciudades de 20 millones de habitantes sin que se produjera la más mínima alteración social".

    Rodríguez Gelfenstein señala la "superioridad moral, filosófica" mostrada por China ante la pandemia, "en tanto se manifestó una relación pueblo, Gobierno, autoridad, gobernado y gobernante muy superior y favorable", al igual que "una superioridad económica, científica".

    Puertas afuera

    Ayuda técnica humanitaria de China a Venezuela
    © AFP 2020 / Cristian Hernandez
    Ayuda técnica humanitaria de China a Venezuela

    Uno de los elementos internacionales más destacados en los últimos días ha sido el despliegue de China, junto con Cuba y Rusia, ante la pandemia. La llegada de insumos y médicos a países como Italia o España, contrastó con la ausencia de una respuesta norteamericana puertas afuera de su país.

    "EEUU no tiene capacidad de resolver el problema internamente, los grandes recursos que tiene son mal utilizados, en esa medida muy difícilmente pueda liderar una respuesta internacional", señala el analista.

    Al contrario, Washington ha planteado "mantener su voluntad agresiva, sus deseos intervencionistas y la utilización de las sanciones para hacer rendirse países", como el caso de Irán o de Venezuela.

    EEUU ha desplegado recientemente maniobras militares en Colombia, cerca de la frontera con Venezuela, "en los Emiratos Árabes Unidos, las que quisieron hacer en Europa y fracasaron porque los países europeos no estuvieron dispuestos a involucrar sus soldados en una posibilidad de contagio con el coronavirus, y las que ahora están haciendo en el mar Caribe frente a las costas de Venezuela".

    En claro contraste, mientras EEUU no ha podido conducir una respuesta internacional frente a la pandemia, los movimientos de ayuda chinos se han multiplicado. "No creo que se proponen liderizar ni hegemonizar nada, están actuando en el marco de los compromisos internacionales como país miembro de las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud, a partir de sus principios de política exterior", explica Rodríguez Gelfenstein.

    La cooperación china se da "con gobiernos de derecha, ultraderecha, de izquierda, de centro, confesionalmente de cualquier tipo de religión, de ubicación en el planeta", y lo hacen según la "capacidad que tienen a ayudar a otros países a solucionar un problema que es global".

    "China sale mucho más fortalecida de esto que EEUU", señala el analista internacional, que subraya la dificultad de pensar a futuro con claridad en un contexto tan complejo:

    "Me cuesta mucho vislumbrar el alcance de lo que pueda a ocurrir porque no sabemos ni siquiera cuánto va a durar esta pandemia, cuál va a ser la capacidad destructiva en términos de muertos, económicos, societales, de organización, de estructura".

    América Latina

    © REUTERS / Adriano Machado
    Президент Бразилии Жаир Болсонару и Луис Энрике Мандетта во время конференции в Бразилии

    "En este momento América Latina está muy dividida, no tiene ninguna capacidad de enfrentar unida esta pandemia", destaca Rodríguez Gelfenstein al abordar el cuadro continental.

    El coronavirus golpea cuando los instrumentos de integración, como la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), fueron debilitados como parte de la política exterior de los gobiernos de derecha.

    Gelfenstein señala la actuación de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) "que está cooperando", como "Cuba; Venezuela propuso ayudar a Colombia a pesar de las profundas contradicciones que hay; Nicaragua es el país que presenta los índices más bajo".

    La marca de esta crisis es la desintegración continental, donde el principal instrumento en pie y fuertemente desacreditado —entre otras por su participación en el golpe de Estado en Bolivia—, la Organización de Estados Americanos (OEA), no ha aportado ninguna respuesta ante el coronavirus.

    Por eso es necesario "analizar lo que pueda ocurrir país por país, que en gran medida tiene que ver con las capacidades que tengan los gobiernos para enfrentarlo", explica Gelfenstein.

    En ese contexto "se ha visto la incapacidad de los gobiernos neoliberales que han desmantelado el Estado y la salud pública hoy se muestran incapaces de enfrentar esta pandemia".

    La política de China ha sido la de "cooperar en la medida de las posibilidades, al igual que Rusia". Rodríguez Gelfenstein señala que esa cooperación no se ha visto detenida aún por el hecho de que políticos comenzaran a "utilizar el lenguaje de EEUU del virus chino y de echarle a China la culpa de esto".

    Pero "sus diplomáticos han asumido una posición agresiva" ante esas declaraciones, como en el caso de Brasil, donde los hijos de Bolsonaro hicieron comentarios contra China, "creando un conflicto diplomático al punto que Bolsonaro intentó establecer una llamada telefónica después con Xi Jinping y el presidente no le tomó la llamada".

    Sin embargo, el analista no prevé que esta asimetría entre la cooperación china y la ausencia de ayuda norteamericana tenga una traducción política más profunda más adelante.

    "Dudo que esto vaya a producir una reorientación política, el nivel de control que tiene EEUU sobre los gobiernos neoliberales es muy, muy fuerte, como se demostró en la reciente elección de la OEA donde fueron capaces de quebrar a siete países manteniendo el control sobre los 16 que normalmente tienen".

    Venezuela

    La llegada de la ayuda humanitaria de República Popular China para combatir el virus COVID-19
    © Foto : Ministerio de Comunicación de Venezuela
    La llegada de la ayuda humanitaria de República Popular China para combatir el virus COVID-19

    En el caso venezolano, esto "ha servido para fortalecer mucho más las relaciones con Rusia y China, que se han volcado a la ayuda en materia de salud con equipo, instrumentos, con especialistas en el caso de China que han venido a cooperar para que Venezuela pueda superar exitosamente esta situación".

    La respuesta de EEUU ante la emergencia ha sido la opuesta: han intentado hacer de la pandemia una oportunidad para derrocar al gobierno presidido por Nicolás Maduro.

    Así no solamente no han retirado el bloqueo económico, como ha sido pedido por numerosas voces internacionales, sino que han redoblado el ataque. "Le han puesto precio a la cabeza del presidente Maduro y otros dirigentes del país, realizan maniobras navales en las cercanías de las costas de Venezuela y también del territorio terrestre, hacen propuestas intervencionistas".

    La escalada ha sido sostenida en la última semana. EEUU busca aprovechar las dificultades generadas por la pandemia, la caída de los precios petroleros, el estado de excepción global, para lograr el derrocamiento que han intentado de forma sostenida en los últimos años en Venezuela.

    Ante su crisis interna cada vez más grave, su incapacidad de ofrecer ayuda internacional, Donald Trump intenta "utilizar esta crisis global para incrementar sus agresiones contra los países que tiene sentenciados".

    Etiquetas:
    Brasil, Jair Bolsonaro, ayuda humanitaria, China, EEUU, Venezuela, coronavirus de Wuhan, coronavirus en América Latina, pandemia de coronavirus, coronavirus, COVID-19, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook