En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    223
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — Una propuesta del decano de los diputados oficialistas, Porfirio Muñoz Ledo, para cancelar la construcción de una nueva refinería e invertir en energías limpias, ante el derrumbe de los precios del crudo, reveló el dilema dentro del Gobierno de México acerca de un nuevo modelo energético.

    "El Gobierno de México tiene la obligación de tomar decisiones hacia una transición energética para ir descarbonizando la generación de energía (…) será una transición lenta por las circunstancias particulares del país (productor de crudo), ya que hay un rezago importante en energías limpias", dijo a esta agencia Elvira Macín, especialista en derecho energético internacional.

    Aunque el veterano legislador de 85 años, que presidió la Cámara de Diputados en 2019, ha disertado en la tribuna del Congreso sobre el tema, en un solo mensaje de Twitter resumió su controvertida propuesta, ante la crisis económica global por la pandemia de COVID-19.

    "Urge proteger el frente energético, combinar intereses con países exportadores para evitar mayor caída de precios; reducir impuestos a Pemex y compensar esos ingresos con medidas fiscales emergentes; no construir nuevas refinerías, sino alquilarlas e invertir en energías limpias", escribió Muñoz Ledo la semana pasada, desatando un agudo debate.

    ​En cambio, el presidente Andrés Manuel López Obrador está empeñado en construir una nueva refinería, que sería la séptima planta procesadora de crudo del país, con un costo de 8.000 millones de dólares en el puerto petrolero de Dos Bocas, en las costas del Golfo de México en el sureste del país.

    Macín comenta que, en comparación de países como Noruega, Finlandia y Escocia, "invertir en energías limpias es una estrategia que debe de ir en paralelo con otras fuentes, pero no puede ser considerada una estrategia de sustitución, porque para México no es viable una transición a energías limpias a corto plazo".

    López Obrador parece darse cuenta de que, en el corto plazo está atado al petróleo, y se resiste a continuar la larga ruta hacia las "energías verdes".

    En una gira de trabajo por la ciudad de Mexicali, fronteriza con EEUU, el domingo pasado explotó contra la construcción de un parque eólico en la llamada Sierra Rumorosa, cuando un campesino se quejó del ruido que hacían por la noche los gigantescos "ventiladores", como llama a los generadores que giran con el viento.

    El líder de la izquierda nacionalista dijo que ese proyecto era "producto de las transas", es decir trampas "que se hacían en el periodo neoliberal" como califica a los gobiernos de 36 años atrás.

    "Pueden decir que se genera energía eléctrica, pero es muy poca, son negocios privados, además se tienen que subsidiar estas empresas, nunca (habrá) más permisos para afectar el medio ambiente, para la contaminación visual, hay que respetar la naturaleza, esto que es patrimonio de la humanidad", proclamó, haciendo temblar al sector de las energías renovables.

    Un proyecto costoso

    La especialista advierte que construir la refinería Dos Bocas no es una buena estrategia "por su elevado costo, por la complicada situación económica en la crisis del coronavirus y, principalmente, porque su rentabilidad no está comprobada".

    La producción mexicana de petróleo cayó en todo 2019 un 7%, a 1,7 millones de barriles diarios, la mitad del pico histórico de producción de 2004.

    "Vamos a terminar en el absurdo de que, en vez de importar gasolinas de EEUU, vamos a tener que importar petróleo, para que pueda operar la nueva refinería", advierte la analista de la industria.

    Además de reorientar esa inversión hacia las energías limpias, recomienda "reconfigurar las seis refinerías que ya existen, y que operan a un 40% de su capacidad, para sobrellevar la transición".

    Es mejor destinar esa inversión al sector salud, "para resistir el golpe económico de la pandemia", indicó.

    Ante la crisis por la enfermedad COVID-19 resulta más viable importar gasolinas del mercado de Norteamérica, el más barato del mundo, según varios analistas.

    Por ejemplo, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) analizó la rentabilidad de la refinería Dos Bocas, y tras una simulación con más de 3.000 escenarios, concluyó que era solo de 2%.

    Los investigadores resaltaron que la tendencia mundial es la transición hacia energías limpias.

    "En el 97% de los escenarios modelados, el proyecto de la refinería de Dos Bocas destruye valor para Pemex, no debería de ser llevado a cabo", apuntó la evaluación de las políticas energéticas del IMCO.

    Macín concluye que también costará más dinero la logística para transportar el combustible desde el atrasado sureste del territorio.

    "Dos Bocas se encuentra lejos de los polos de desarrollo de mayor demanda y consumo", puntualizó.

    López Obrador afirma que su compromiso es con los olvidados de aquellas regiones.

    Por su parte, Gustavo Ampugnani, director de Greenpeace México, dijo a Sputnik que "México ya no es potencia petrolera, la soberanía energética solo posible a través de las fuentes renovables".

    El ecologista indica que este país "ya no cuenta con reservas suficientes, accesibles y de calidad que permitan sostener un modelo energético basado en el petróleo".

    Por el contrario, se ha vuelto "altamente vulnerable a los cambios en los precios globales de hidrocarburos".

    La soberanía energética "no puede seguir dependiendo del petróleo", subraya Ampugnani.

    En un documento, Greenpeace plantea que más del 40% de los hogares del país se encuentra en situación de "pobreza energética", incapaces de satisfacer sus necesidades básicas o bien destinan una parte elevada de sus ingresos a este rubro.

    México suscribió los Acuerdos de París de 2015, contra el cambio climático.

    Pero se aleja paulatinamente de una trayectoria hacia la reducción de emisiones contaminante, compatible con un objetivo global: evitar el calentamiento del planeta.

    Etiquetas:
    energía limpia, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook