En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    El coronavirus en Argentina (298)
    0 101
    Síguenos en

    Primera línea en la batalla contra el coronavirus, los profesionales sanitarios denuncian condiciones precarias para enfrentar la pandemia en Argentina. Como en otros países, no cuentan con protección suficiente ni recursos de parte de las instituciones, empleadores y aseguradoras ante la alta probabilidad de contagio de la enfermedad COVID-19.

    Argentina se prepara para una inminente explosión de coronavirus, cuyo pico es esperado para mitad de mayo en la zonas más densamente pobladas del país. A pesar de las medidas preventivas, médicos y otros trabajadores de la salud ven con preocupación la posibilidad de que la pandemia saque a la luz las peores falencias del sistema sanitario.

    La imagen de hospitales colapsados a raíz del COVID-19 se ha replicado desde China; en Italia, España, Ecuador y otros países a la medida que el coronavirus avanza. Anticipándose al impacto previsto de la enfermedad, se han visto esfuerzos a contrarreloj —como fabricar respiradores o adaptar parques y otros espacios con camas no hospitalarias—.

    Sin embargo, las medidas preventivas pueden no ser suficientes. Los profesionales de la primera línea de batalla reclaman contención hacia el personal. A su juicio, el reconocimiento no puede resumirse a los aplausos unísonos de la población desde sus ventanas, a las 21 horas (una iniciativa que se repite diariamente en varias partes del mundo).

    "Hay falencias enormes en infraestructura e insumos. Lo que más nos preocupa es que estamos trabajando sin suficiente material de protección personal, si nos enfermamos nosotros no va a haber quién atienda a los enfermos", dijo a Sputnik Sandra Miasnik, vocera de la Red Integrada de Médicos Argentina (Redima), que nuclea a más de 22.000 profesionales.

    Miasnik denunció que existe un sistema de salud fracturado a nivel nacional debido a una falta de criterios homogeneizados y de protocolos estandarizados, con años de desinversión y ausencia de capacitación para este tipo de situaciones, además de precarización laboral y sueldos que no se corresponden al nivel de exposición y riesgo.

    "No podés reciclar un camisolín, no podés estar todo el día con el mismo barbijo puesto. En algunos hospitales no hay insumos y en otros sí. La disparidad tiene que ver con eso, y es tan desordenado y tan caótico que no sabemos dónde empezar a apagar los focos de incendio", aseguró.

    El Gobierno nacional anunció que otorgará un bono de 5.000 pesos (77 dólares) en abril, mayo, junio y julio a los trabajadores, profesionales, técnicos, auxiliares y ayudantes en relación de dependencia que presten servicios, en forma presencial y efectiva, relacionados con la salud.

    Sin embargo, la referente de Redima explicó que una enorme cantidad de médicos trabaja como contratados autónomos, tanto en ámbitos estatales o privados, sin decidir el monto que percibirán ni cuándo.

    Algunas obras sociales demoran pagos por hasta seis meses, en un país con más de 50 % de devaluación anual, y muchos deben mantener más de un trabajo para poder subsistir, sin beneficios como licencias por enfermedad, dijo.

    "Esperando el huracán"

    "Es bastante estresante, es un momento de mucha incertidumbre sobre lo que va a pasar. Es cómo estar esperando el huracán, que no sabés si va a llegar o va a pasar por al lado. Ojalá nos encuentre mejor parados, que no nos agarre como a Europa", dijo a Sputnik Verónica Ruiz, médica que trabaja en emergencias para un hospital privado y coordina un centro de atención primaria público en la provincia de Buenos Aires.

    Ruiz aseguró que, desde un punto de vista institucional, más allá de que existen las falencias sistémicas en muchos hospitales y puntos de salud, existe un esfuerzo transversal para que el resultado sea el óptimo y la preocupación activa es absoluta, cada uno con los recursos que tiene, por lo que ruegan la cooperación de la ciudadanía en hacer caso a la cuarentena.

    "No son la mayoría, pero hay muchos contagiados y pacientes asintomáticos, entonces nos puede agarrar desprevenidos. Ahora a cualquier paciente lo vemos con guantes y con barbijos; es mejor lavarse las manos y ponerse los guantes para los procedimientos, pero el barbijo, todo el día puesto", narró.

    La médica contó que por la circunstancia eligió aislarse de su familia, por lo que sus hijas se están quedando con sus padres, en reclusión absoluta, y ella por su cuenta hasta que pase el brote.

    "La idea es que no exista circulación. Si nos quedamos adentro, el virus no tiene opción de replicarse; si lo aislas de las personas, no tiene huésped, entonces se muere. Lo que les pido a todos es que respeten las normas", rogó.

    Tema:
    El coronavirus en Argentina (298)
    Etiquetas:
    COVID-19, coronavirus en América Latina, pandemia de coronavirus, coronavirus, cuarentena, salud pública, médicos, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook