En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    El coronavirus en Uruguay (132)
    0 0 0
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Las consultas telefónicas a las líneas de ayuda contra las adicciones en Uruguay crecieron un 60% desde el 13 de marzo, cuando se conocieron los primeros casos locales de coronavirus, dijo a Sputnik el director adjunto de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), Juan Triaca.

    "Lo que se incrementó mucho tras el 13 de marzo fue la línea de drogas, a tal punto que mientras que, del 13 al 31 de marzo de 2019 tuvimos 124 consultas, en el mismo período de 2020 contamos 203", dijo a esta agencia el funcionario.

    Triaca comentó que, además de la línea DROGAS (*1020) también se registró un incremento en las consultas de la línea VIDA (*0767) de asistencia al suicida, un tema por demás sensible en Uruguay, que ostenta una de las mayores tasas de la región.

    En uno u otro caso, y aunque muchas veces no se hace explícito, "todas las personas que están llamando a las líneas hacen alguna referencia a la pandemia de coronavirus", dijo.

    "El confinamiento, la pérdida de libertad, la imposibilidad de ver al médico, al psicólogo o ir al almacén de la esquina; para personas que están solas, y que la ida a la policlínica les llenaba la semana y hoy tienen todo eso restringido, esto opera como un factor de angustia vinculado al aislamiento, algo que también aparece en casi todas las llamadas", agregó Triaca.

    Los operadores telefónicos comenzaron a escuchar nuevos problemas luego de conocidos los primeros cuatro casos: miedo al contagio, culpa por salir a la calle o tristeza por no poder ver a la familia; pérdidas recientes de seres queridos y la vulnerabilidad que reaparece; luego, el aumento de la ansiedad, la angustia o la irritabilidad, según el llamado.

    "En muchos casos es gente que estaba en situación de calle, con consumos de pasta base, cocaína, alcohol y marihuana y que por miedo al contagio están regresando a sus casas, generando muchos problemas familiares y escenarios de tensión por las idas y vueltas", describió Triaca.

    Es por ello que el profesional recomienda "generarse una rutina, no dejar el día libre porque el vacío, que es muy fuerte en la problemática vincular de las adicciones, puede golpear mucho".

    "Es importante apelar a la videollamada en caso de poder hacerlo, para continuar acercándose a los vínculos, pero llamar a los verdaderos amigos y no a los compañeros de consumo", aconseja.

    Aproximadamente un 6% de la población uruguaya, unas 100.000 personas, solicitó en algún momento de la vida ayuda profesional para abandonar el consumo de drogas, siendo el tabaco y el alcohol las más repetidas en un 90% de los casos.

    El dato preocupante que arroja la última encuesta sobre consumo de drogas, con cifras de 2018, es que la demanda de atención por cocaína (33%) y pasta base (26%) como proporción de los usuarios con uso problemático es más alta que la registrado en parámetros internacionales, en torno al 15%.

    El perfil general de estas personas que demandaron atención por alcohol, tabaco, marihuana o cocaína corresponde a una mayor preponderancia de varones, residentes en el interior del país, en la mitad de los casos con caracterización socioeconómica media y con un promedio de edad de 39 años.

    Suicidios

    La línea VIDA de prevención del suicidio funciona desde julio de 2018 gracias al esfuerzo de una veintena de operadores que fueron capacitados durante ocho meses y que, hasta la fecha, atendieron alrededor de 5.000 llamados.

    Tienen un trabajo más que importante, dado que la tasa de suicidios de Uruguay es de las más altas de América Latina, con 18,4 cada 100.000 habitantes, según datos de 2018 de la Organización Mundial de la Salud (OMS); sólo lo superan Surinam y Guayana.

    Pero, como ocurre con las adicciones, el dato que más preocupa es que Uruguay está cerca de duplicar el promedio regional de 9,8 y el mundial de 10,6.

    "Nuestras cifras elevadas de suicidio nos obligaron a continuar ampliando las redes de contención, y repetimos la experiencia (de la línea drogas) dado que la vulnerabilidad, la baja tolerancia a las frustraciones y el desconocimiento de límites son elementos comunes y promotores de los actos; en ese sentido, se emparentan el acto adictivo en sus variadas formas con el autodestructivo", explicó Triaca.

    El Ministerio del Interior informó que en 2019 se registraron 705 suicidios.

    La depresión, en un 64%; el alcoholismo, en un 15%; la esquizofrenia y la ansiedad (3% cada una) son las causas subyacentes, según el informe "Una mirada a la salud de los uruguayos y las uruguayas en el largo plazo", publicado en febrero por el Gobierno junto a la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

    Sin embargo, nadie quiere repetir lo sucedido durante la crisis económica de 2002, cuando se registró el pico de suicidios de la historia de Uruguay.

    El propio Triaca teme por las dificultades emocionales que esta crisis socioeconómica pueda dejar, al tiempo que cuenta un caso sucedido esta semana con un paciente internado en una institución privada que esperaba los resultados del análisis para saber si tenía coronavirus, y al que el personal de salud no llegó a asistir.

    "Ojalá que la crisis sanitaria y las complicaciones médicas se puedan resolver y empiecen a bajar los casos, creo que para estos cuadros ayuda mucho que el confinamiento no haya sido decretado por el Gobierno porque, con cuidado, esa persona puede al menos salir a la vereda", dijo el especialista.

    Y recomendó: "Es importante evitar estar hiperinformado, porque cada vez se hace más difícil discriminar cuales noticias son válidas y cuáles no; y si bien es necesario estar aislado físicamente, es importante estar conectado psíquicamente, con un otro humano o con un libro".

    Uruguay registra hasta el momento 369 casos positivos de coronavirus con un total de cuatro decesos.

    A finales de 2019 China informó de un brote de neumonía en la ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei (sudeste), causado por una nueva cepa de coronavirus.

    En su informe del jueves, la OMS dijo que se han registrado 896.450 casos confirmados de COVID-19 y 45.526 fallecidos en todo el mundo por la enfermedad respiratoria.

    Tema:
    El coronavirus en Uruguay (132)
    Etiquetas:
    adicción, COVID-19, Uruguay
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook