En directo
    América Latina
    URL corto
    1102
    Síguenos en

    Los países de América Latina difieren en sus políticas en relación a los test para detectar COVID-19. Si bien la mayoría asegura exámenes gratuitos a pacientes sospechosos, en algunos, los laboratorios privados pueden cobrar sumas de entre 100 y 400 dólares.

    El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Adhanom Ghebreyesus, remarcó a mediados de marzo que el mejor mensaje para los gobiernos era: "testear, testear, testear, testear todos los casos sospechosos".

    La poca disponibilidad de test hace que los países deban seleccionar específicamente a quienes testean, evitando destinar pruebas a personas que ya conviven con infectados o que, por su entorno, ya son presuntos positivos.

    En América Latina, mientras en algunos países existen políticas para acceder a los diagnósticos de forma gratuita, en otros los pacientes deben afrontar costos extras o recurrir a laboratorios privados para saber si padecen COVID-19.

    Test de COVID-19: ¿cuánto cuesta?

    • México

    Los hospitales públicos mexicanos realizan los test de coronavirus en forma gratuita. Sin embargo, la Secretaría de Salud decidió habilitar a laboratorios privados para que también puedan diagnosticar COVID-19, ante la alta demanda de test. Los privados, según determinó el Gobierno, sí pueden cobrar por los exámenes.

    En rueda de prensa, el subsecretario de Salud de México, Hugo López-Gatell, explicó que los hospitales privados están habilitados a obtener ganancias con los test de COVID-19 pero instó a las empresas a "no abusar" con los precios.

    En ese sentido, indicó que los test tienen un costo de producción de alrededor de 2.300 pesos mexicanos (unos 96 dólares). La ganancia de las instituciones privadas, según el Gobierno mexicano, no debería ser excesiva para que los precios no se disparen.

    De todos modos, relevamientos realizados por medios mexicanos dan cuenta de que, en clínicas privadas de Ciudad de México, el test se consigue por precios que oscilan entre 6.000 (en torno a 252 dólares) y 10.000 pesos mexicanos (alrededor de 420 dólares).

    • Chile

    El ministro de Salud chileno, Jaime Mañalich, anunció el 27 de febrero, cuando el ingreso del coronavirus a ese país sudamericano era inminente, que el Fondo Nacional de Salud cubriría parte de los costos de los test para identificar COVID-19. La medida obedeció a que el Gobierno de Sebastián Piñera detectó que algunos laboratorios privados llegaban a cobrar 120.000 pesos chilenos (unos 140 dólares) por los test.

    Mañalich apuntó que cada test representa un costo de 12.000 pesos chilenos (14 dólares), al que definió como "abusivamente caro". Las medidas dispuestas a fines de febrero indicaban que los usuarios no pagarían más de 14.040 pesos chilenos (16 dólares) en clínicas privadas en convenio con Fonasa. En hospitales públicos, el test sería gratis para mayores de 60 años y usuarios de menores recursos y costaría 2.800 pesos chilenos (3,29 dólares) y 5.600 (6,58) para los usuarios de salud pública con mayores ingresos.

    De todas formas, el Gobierno chileno debió implementar una nueva medida el 24 de marzo, fijando un tope de 25.000 pesos (29,36 dólares) para los exámenes para detectar coronavirus. Según recogió el diario La Tercera, la medida apuntó a limitar los sobreprecios de las clínicas privadas chilenas, algunas de las cuales estaban cobrando 50.000 pesos (58,71 dólares) y 60.000 (70,46 dólares).

    • Ecuador

    Ecuador es uno de los países de América Latina más golpeados por el coronavirus. Al igual que en otros países, los test para detectar COVID-19 son gratuitos para las personas de riesgo o cuando la realización de la prueba es ordenada por la autoridad sanitaria en el marco de la investigación epidemiológica alrededor de un paciente ya positivo.

    Sin embargo, hay decenas de laboratorios privados dedicados a realizar los test que cobran importantes sumas por la prueba. Un relevamiento del diario Expreso de Guayaquil a mediados de marzo indicó que los precios de los test oscilan entre 200 y 300 dólares en laboratorios de esa ciudad ecuatoriana.

    El 18 de marzo, el Gobierno ecuatoriano dispuso un tope máximo de 80 dólares para los test ordenados por un médico de Salud Pública y de 120 dólares si son ordenados por un médico privado.

    • Paraguay

    En Paraguay, los exámenes realizados por la autoridad sanitaria para detectar COVID-19 se realizan en el Laboratorio Central de Salud Pública. De todos modos, el Gobierno decidió a mediados de marzo habilitar algunos laboratorios privados para que también pudieran realizar estudios a particulares, siempre que sientan síntomas relacionados al coronavirus.

    Según consignó el diario paraguayo Hoy, los laboratorios privados cobran cerca de 770.000 guaraníes (unos 116 dólares). Por el momento, no se establecieron topes a las ganancias de los laboratorios privados.

    • Perú

    Desde que los casos de COVID-19 comenzaron a acumularse en Perú, el Gobierno anunció que los costos tanto de los test para diagnosticar la enfermedad como los tratamientos posteriores serían cubiertos totalmente por el Seguro Integral de Salud (SIS). Para el Estado perúano, significa un costo de 16 soles (4 dólares) por cada prueba rápida y 200 soles (58 dólares) para cada prueba molecular.

    • Argentina

    Hasta mediados de marzo, Argentina centralizó todos sus test para diagnosticar COVID-19 en el laboratorio central de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud 'Carlos Malbrán', organismo estatal dedicado a la coordinación de los laboratorios públicos del país. Ante la multiplicación de casos, la capacidad de testeo se extendió a laboratorios de universidades públicas de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Chaco y Tierra del Fuego.

    Si bien algunos laboratorios privados han colaborado, los test siguen siendo gratuitos y realizados por instituciones públicas, siempre que se trate de "casos sospechosos" por haber tenido contacto con un positivo o presentar síntomas asociados a la enfermedad.

    • Brasil

    En Brasil, los test para detectar el coronavirus están cubiertos por el Sistema Único de Salud para los pacientes indicados. Sin embargo, como en otros países, hay laboratorios privados que ofrecen realizar las pruebas de diagnóstico, con costos que pueden llegar a los 360 reales (cerca de 70 dólares).

    • Colombia

    A comienzos de febrero, el Gobierno de Iván Duque celebró que Colombia se convertía en el primer país latinoamericano en contar con pruebas de detección de coronavirus. Su capacidad de testeo está centralizada en el Instituto Nacional de Salud (INS), que paga 330.000 pesos colombianos por cada prueba (unos 80 dólares).

    • Uruguay

    Uruguay está entre los países de la región que más test ha hecho en relación a su número de habitantes y prevé alcanzar los 900 test diarios a partir de abril. En ese marco, el Ministerio de Salud Pública uruguayo presentó un mecanismo por el que los pacientes a los que un médico ordene realizar un test obtienen fecha y hora para realizarlo de forma segura y sin salir de su vehículo, algo similar a lo implementado en Corea del Sur. En esos casos, el test será gratuito.

    De todas formas, las personas que quieren realizarse el examen de todas maneras pueden recurrir a un laboratorio privado, que pueden llegar a cobrar unos 6.000 pesos uruguayos (137 dólares), según consignó el diario El País.

    • Venezuela

    En Venezuela los exámenes para detectar COVID-19 son gratuitos. Los usuarios que tengan síntomas pueden realizarse el test en cualquier centro de salud para que luego sean procesados por el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel.

    Etiquetas:
    América Latina, tests, COVID-19, coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook