En directo
    América Latina
    URL corto
    El coronavirus en Venezuela (82)
    0 31
    Síguenos en

    CARACAS (Sputnik) — La paralización de labores en todo el mundo, como medida para reducir la expansión del nuevo coronavirus, genera incertidumbre en numerosas familias venezolanas, cuya existencia depende de las remesas que les envían sus parientes desde el extranjero.

    "Estoy sola en Venezuela, mi hija es ingeniera y se fue México hace dos años, trabaja por contratos y ahora paralizaron todo; tiene algo ahorrado y me sigue mandando dinero, pero no sabemos qué viene, porque mi hijo estaba trabajando como teleoperador en España y lo botaron, le dijeron que cuando esto pase quizá lo vuelven a llamar, él por ahora no podrá enviarme nada de dinero, porque casi no había podido ahorrar", indicó a Sputnik Juana Gómez, de 73 años.

    Gómez trabajó durante 30 años como contadora en la estatal Petróleos de Venezuela S.A (PDVSA), pero actualmente está jubilada y su salario no supera los cinco dólares al mes.

    "Yo le dediqué a PDVSA mi vida, y ahora lo que gano me sirve solo para comprar un kilo de café y algo de queso, del resto dependo netamente de mis hijos y de la caja CLAP [programa social de alimentación] y todo lo que me envían lo gasto solo en cosas para la casa", añadió.

    La situación económica que atraviesa Venezuela también ha provocado fracturas familiares, como es el caso de Grecia Hernández, quien permanece en el país con sus dos hijos pequeños y su madre de 62 años, mientras su esposo se fue a trabajar a Estados Unidos.

    "Mi esposo se fue hace un año a Estados Unidos después de que nació nuestro hijo menor y nos envía mensualmente para los gastos básicos; ahorita él está trabajando igual, sin muchas medidas para evitar el contagio (…) pero nos preocupa la situación, porque si él deja de generar ingresos, tanto él como toda la familia acá se ve comprometida, porque yo no trabajo, además de que está solo allá y si se enferma no contará con la ayuda de nadie", expuso.

    Inestabilidad

    Por su parte, Antonio Morán, de 70 años, maestro jubilado, contó a Sputnik que su hijo trabaja en Estados Unidos en un restaurante y con lo que gana envía dinero para él y su madre, pero fue despedido.

    "A mi hijo lo despidieron temporalmente, porque el negocio no está generando, le pagaban por horas, está muy preocupado intentando conseguir algún otro trabajo, porque me enviaba unos 300 dólares al mes, y se paró de pronto, él está muy angustiado porque su estabilidad es la nuestra y yo también porque no quiero que se exponga a esa enfermedad", señaló el hombre a Sputnik.

    Venezuela afronta una crisis económica y política desde 2016, lo que ha provocado el éxodo de cuatro millones de personas; de acuerdo con los datos de la agencia de la Organización de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), para mediados de 2019 había 351.114 venezolanos en Estados Unidos y 323.575 en España.

    La pandemia provocada por el virus SARS-CoV-2 ha obligado a muchas personas en el mundo a permanecer en casa por decreto de sus gobiernos, para evitar contagiarse y propagar así la enfermedad de COVID-19 entre sus cercanos, una situación que ha traído como consecuencia despidos masivos.

    A finales de 2019, China informó de un brote de neumonía en la ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei (sudeste), causado por una nueva cepa de coronavirus llamada SARS-CoV-2.

    En el mundo se han registrado 372.757 casos de COVID-19 y han fallecido 16.231 personas a causa de la enfermedad, de acuerdo al más reciente reporte de la Organización Mundial de la Salud, difundido el 24 de marzo.

    Tema:
    El coronavirus en Venezuela (82)
    Etiquetas:
    coronavirus en América Latina, pandemia de coronavirus, coronavirus, COVID-19, remesas, despidos, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook