En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    3251
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Ante el avance del nuevo coronavirus, las restricciones comerciales y financieras establecidas por EEUU hacia Cuba amenazan con desatar una crisis humanitaria de incalculables consecuencias. Preocupados por esta situación, un grupo de emigrados cubanos ha lanzado una petición al presidente de EEUU para que las revoque.

    "La lista de restricciones que impone el embargo y que afectan negativamente al pueblo cubano son innumerables. Ahora estas restricciones tendrán un efecto exponencial", refiere a Sputnik el profesor cubanoamericano Carlos Lazo, promotor de esta iniciativa.

    Desde mediados de 2019, Washington incrementó las medidas restrictivas contra Cuba, incluyendo la persecución financiera y esfuerzos por evitar lleguen a la isla abastecimientos de combustibles, prohibiciones de entradas de cruceros y turistas estadounidenses y un recrudecimiento del bloqueo que dura ya seis décadas. Esto, sumado a decisiones desacertadas, han llevado a la economía a un nivel prácticamente de subsistencia y a un desabastecimiento crónico.

    En la situación excepcional que atraviesa el mundo con el COVID-19, de la que no escapa Cuba, esto podría provocar sufrimientos aún mayores a los cubanos. A las penurias ya habituales para transportarse, conseguir alimentos o medicinas se les podría sumar las relativas a la pandemia, incluyendo la falta de los insumos requeridos para combatirla.

    "Hace unas semanas el gobierno norteamericano prohibió el envío de remesas familiares desde otros países del mundo a Cuba [esto ahora solo es posible desde los Estados Unidos]. Con la caída del turismo en Cuba, debido a la crisis mundial por el coronavirus, el país podría enfrentar una crisis económica y humanitaria de incalculables consecuencias", recuerda Lazo.

    Uno de los reglones económicos más importantes para la frágil economía insular, el turismo, ya vio caer en enero en un 20% la llegada de viajeros debido a la suspensión de los cruceros y la prohibición de los viajes de los ciudadanos norteamericanos, medidas impuestas por el Gobierno de Trump.

    "El turismo es el sector que más aporta al país, y cuando deja de aportar se siente en la economía", expresó el presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez, a finales de febrero. Ahora la pandemia le daría un 'knock out' del que le costará muchísimo más levantarse.

    "Creo que es hora de que el Gobierno norteamericano revalorice su política hacia Cuba y ponga a un lado el diferendo político con la isla", considera Lazo. "Es hora de pensar, no como país, o a través de ideologías, sino desde la perspectiva de la familia humana."

    La petición, que ha sido firmada ya por miles de personas, en su mayoría cubanos residentes en el extranjero, solicita a Trump que cese el embargo económico contra Cuba, al menos mientras dure esta epidemia mundial. Según Lazo, "el levantamiento de las restricciones o de algunas de ellas, permitiría entre otras cosas, que los cubanos que vivimos fuera le mandáramos dinero a nuestras familias en la isla de manera ilimitada e invirtiéramos en negocios en la isla". También le permitiría a Cuba acceder a mercados que ahora mismo le están vedados, y comprar equipos médicos o de otra índole necesarios para su economía, puntualiza.

    "Ante una emergencia mundial como la que presenta el coronavirus para el mundo, Estados Unidos y Cuba deben ser aliados en combatir este flagelo y en enfrentar las consecuencias negativas que esta enfermedad pueda tener para la economía de sus naciones y para sus pueblos", afirma el profesor, que es conocido también por anteriores iniciativas para acercar a cubanos y estadounidenses.

    Lazo considera que, por su parte, "el Gobierno cubano debe facilitar y eliminar cualquier barrera para los envíos que hacen los cubanos que viven en el exterior a sus familiares."

    Eliminar impuestos o pagos extras por estos envíos ayudaría a estimularlos en esta hora de necesidad, constata. "Se deben buscar modelos e iniciativas que le permitan a la gente subsistir, mantener sus negocios, pagar sus impuestos y permisos de empleo y cuotas de manera aplazada hasta que pase esta crisis que, con la ayuda de todos y la solidaridad de todos, va a pasar."

    Atenuar sanciones, reclamo de muchos

    No pocas voces en el mundo se han alzado para pedir que se suavicen las restricciones en esta hora difícil, no solo a Cuba sino también a Venezuela o Irán, que han visto ya rechazadas peticiones de ayuda.

    La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, instó a los Estados a atenuar las sanciones sectoriales contra países que se enfrentan a la pandemia del coronavirus para evitar su posible impacto negativo en el sector de la salud y los derechos humanos.

    "En este momento decisivo, las sanciones sectoriales deberían atenuarse o suspenderse, tanto por razones de salud pública como para reforzar los derechos y defender las vidas de millones de personas en esos países", dijo Bachelet citada en un comunicado.

    La Habana no ha solicitado ayuda alguna, pero sí ha insistido en que Estados Unidos ponga fin al cerco económico y comercial.

    A pesar de sus propias penurias y del bloqueo, la isla caribeña envió medicamentos a China, y sus médicos combaten hoy la pandemia en Italia, Venezuela, Jamaica y Nicaragua, entre otros.

    El amor es por ahora, el único antídoto para el coronavirus.

    Etiquetas:
    Cuba, EEUU, economía, crisis, virus, coronavirus, coronavirus de Wuhan, coronavirus en América Latina, pandemia de coronavirus, pandemia, Donald Trump, bloqueo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook