En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    El coronavirus en Argentina (99)
    0 0 0
    Síguenos en

    BUENOS AIRES (Sputnik) — Las librerías es uno de los sectores que más sufrirán la cuarentena obligatoria dispuesta por el presidente de Argentina, Alberto Fernández, para prevenir la expansión del nuevo coronavirus (causante de la enfermedad COVID-19), dijo a Sputnik el titular de la Cámara Argentina del Libro, Martín Gremmelspacher.

    "Ahora todo está totalmente cerrado, lo cual para el sector va a ser un daño tremendo", afirmó este argentino.

    Hasta el pasado jueves las librerías "habían bajado sus ventas un 30-40% comparado con la semana anterior", agregó.

    A partir del viernes rige la cuarentena obligatoria decretada por el presidente, de modo que los 1.000 puntos de venta que hay en el país mantendrán cerradas sus puertas al menos hasta el próximo 31 de marzo.

    El aislamiento social para evitar la expansión del COVID-19 afecta de lleno a las librerías y las empresas editoras, más si se tiene en cuenta que el sector "venía de unos años muy malos", sostuvo el titular de la Cámara.

    "En los últimos cuatro años se había reducido la producción de libros a la mitad", especificó.

    La Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, cuyo comienzo estaba previsto para el 28 de abril, se ha suspendido.

    "Este evento, que era dentro de 40 días, para nosotros era muy importante, porque nos permitía generar ventas tanto en el exterior como en el interior del país", explicó Gremmelspacher.

    El estado de situación "lo vamos a saber cuando abramos y nos demos cuenta de cómo estamos", sostuvo.

    Ayudas

    La Cámara Argentina del Libro espera que el Gobierno de Alberto Fernández destine algunas de las medidas económicas anunciadas a paliar la crisis en el sector.

    "Estamos tratando de conseguir algunos beneficios por parte del Gobierno, como ayuda con el personal, ayuda en la parte de cargas patronales y también trabajando con bibliotecas populares para ver si nos hacen una compra central", explicó.

    Otro beneficio que aspiran a conseguir es que el Estado se haga cargo de una parte de los salarios de los trabajadores, en el marco del Programa de Recuperación Productiva (Repro).

    En la ciudad de Buenos Aires, las librerías también intentarán conseguir que la gobernación de la capital se haga cargo del impuesto inmobiliario, conocido como ABL.

    "Estamos buscando diversas alternativas para ver cuáles salen, pero ni el Gobierno está funcionando en estas dos semanas, así que mucho no se puede hacer", reconoció.

    Contexto

    A través de un decreto de necesidad y urgencia (DNU), el presidente ordenó el jueves en una medida sin precedentes en democracia que la ciudadanía no salga de su casa excepto para necesidades esenciales hasta el próximo 31 de marzo.

    El Ejecutivo adoptó en los días anteriores numerosas medidas para frenar la propagación del virus entre la población, como el cierre de fronteras, cuarentena obligatoria para los pasajeros provenientes de zonas de riesgo, limitación de movimientos y restricciones en el transporte público.

    La actual gestión prohibió además el ingreso de extranjeros no residentes en el país hasta el 31 de marzo.

    El Ministerio de Salud de Argentina contabilizó el jueves 31 casos confirmados del nuevo coronavirus, seis de los cuales serían de circulación viral, por lo que el total de pacientes registrados llega a 128 desde que el pasado 3 de marzo se detectara la primera infección.

    El país sudamericano se encuentra en fase de contención para evitar la propagación del virus, difundir métodos de prevención, detectar casos sospechosos, asegurar su aislamiento, brindar atención adecuada a los pacientes y fortalecer medidas de investigación.

    Tema:
    El coronavirus en Argentina (99)
    Etiquetas:
    coronavirus en América Latina, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook