En directo
    América Latina
    URL corto
    El coronavirus en Bolivia (225)
    0 01
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — Vecinos de ciudad boliviana de La Paz se aglomeraban en mercados, tiendas de barrio, gasolineras y otros comercios para aprovisionarse de productos con los cuales encarar la que temen como fase mas dura de la crisis del nuevo coronavirus.

    "Hay de todo a la venta, los precios casi no han variado hasta ahora, pero la gente está muy nerviosa, dicen que va a haber cuarentena total y por esto están comprando de todo", dijo a Sputnik Filomena Flores, vendedora de abarrotes (comestibles) en un mercado de la residencial zona sur de la capital política boliviana.

    La aglomeración era también notoria en los supermercados, a medida que se aproximaba la hora de cierre obligatorio de comercios (15:00 locales, 19:00 GMT) fijada por el Gobierno transitorio de Jeanine Áñez como parte de un plan de crecientes restricciones de movilización para prevenir una explosión de casos de contagio interno con el coronavirus.

    La infección, originada en China, ha afectado a más de 200.000 personas en menos de tres meses.

    Con 16 casos confirmados hasta el mediodía del 20 de marzo, Bolivia era uno de los países latinoamericanos menos golpeados por la pandemia, pero autoridades y expertos en salud advirtieron el alto riesgo de un súbito aumento de casos, por contagios comunitarios, que podría poner en jaque el precario sistema nacional de salud.

    "Medidas más duras, como una cuarentena total, no están descartadas, depende de la evolución de la situación", dijo al mediodía el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez.

    Su colega de Gobierno, Arturo Murillo, repetía entretanto amenazas de uso de la fuerza contra grupos de vecinos de la ciudad altiplánica de El Alto y de pueblos fronterizos que se mostraban reacios a acatar la orden de inmovilización domiciliaria nocturna.

    Doña Filomena, como la llaman sus clientes, dijo que llevó al mercado a su hija para que le ayude a atender la demanda extraordinaria de alimentos no perecederos.

    "Lo que más pide la gente son productos envasados, arroz, fideo y quesos, como si fuésemos a entrar en guerra", comentó la vendedora.

    Añadió que "lo más grave del nerviosismo es que en realidad no se sabe qué va a pasar, ojalá no sea más que una alarma corta porque si se prolonga, los productos van a comenzar a escasear y ahí sí será el caos".

    Justificando sus compras apresuradas en el mercado, una vecina, María Luisa Escóbar, dijo a esta Sputnik que "el problema no es solo la epidemia en sí, sino los constantes cambios de medidas que hace el gobierno, que causan confusión".

    Fechas de entrada en vigencia de prohibiciones de circulación y viajes, así como horarios de trabajo, de comercio y de servicios de transporte han sido modificados varias veces por el Gobierno, desde su primer anuncio hasta su aplicación.

    En el marco del decreto de emergencia y cuarentena, el horario laboral ha sido reducido a cinco horas diarias (8:00 a 13:00 locales, o 12:00 a 17:00 GMT), aunque esta medida no afecta a la mayoría de la actividad económica boliviana, en la que la informalidad supera el 70%, según cifras oficiales.

    Esto quedó en evidencia el 18 y el 19 de marzo, primeros dos días del retiro domiciliario obligatorio, cuando la actividad de comerciantes callejeros se prolongó hasta casi la medianoche, especialmente en El Alto, según varios medios.

    Este 20 de marzo había también largas filas de vehículos en las gasolineras, pese a una campaña gubernamental que asegura que la provisión de combustibles era normal y no se preveían dificultades durante la crisis sanitaria. 

    Tema:
    El coronavirus en Bolivia (225)
    Etiquetas:
    coronavirus en América Latina, coronavirus de Wuhan, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook