En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 20
    Síguenos en

    CARACAS (Sputnik) — En el tercer día de cuarentena de la región capital y el segundo en toda Venezuela por la pandemia de COVID-19 aumentaron las restricciones de circulación en calles, avenidas e incluso entre municipios, corroboró esta agencia en un recorrido por el área metropolitana.

    "Solo puede ingresar personal del salud y de alimentos", dijo a Sputnik un funcionario policial, que luego de insistir permitió el acceso de la agencia al municipio Chacao (este).

    La región capital está integrada por cinco municipios: Sucre, Chacao, Libertador, Baruta y El Hatillo.

    Las autoridades han decidido establecer puntos de control en las áreas limítrofes.

    En el caso de Chacao, los cuerpos de seguridad regulan el tránsito y solo permiten el paso por las vías principales y la salida de funcionarios públicos, trabajadores de la salud, del sector alimentación y, en algunos puntos y casi a juicio del agente de turno, de la prensa.

    Los municipios Baruta y El Hatillo también tienen restricciones para vehículos.

    En el metro, como lo anunció el martes la vicepresidenta Delcy Rodríguez, está abierto solo un acceso por estación y en él se encuentran funcionarios policiales que chequean el carné de quienes pueden usar el servicio, que son únicamente trabajadores de la salud, de alimentos, funcionarios públicos y prensa.

    En el municipio Libertador, los cuerpos de seguridad mantienen cerradas las avenidas Bolívar y la Urdaneta, ambas principales arterías internas de esa zona en la que se encuentran ministerios y el Palacio de Miraflores (sede de Gobierno), entre otros entes del Estado.

    En las calles se observan pocas personas, algunas realizando compras de alimentos y otras sentadas en plazas y espacios públicos, que reciben constantes llamados de atención de policías y militares que les exigen retirarse a sus hogares y respetar el período de cuarentena como medida para contener la propagación del COVID-19.

    "Yo estoy aquí porque desde que tengo 20 años vengo a esta plaza todas las tardes, no me van a venir a decir que ahora tengo que estar encerrado todo el día en mi casa y no puedo ni venir a la plaza, me dicen que me ponga el tapabocas, me pongo el tapabocas, pero no voy a dejar de venir", indicó a esta agencia Alcides Mijares, de 73 años, quien se encontraba en la plaza Caracas, junto a un grupo de cuatro personas también de la tercera edad.

    En zonas cercanas a mercados públicos como Quinta Crespo (oeste), Coche (oeste) y Guaicaipuro, en las que hay numerosos comercios de alimentos, muchos ciudadanos hacían fila, sin respetar las sugerencias de distancia hechas por las autoridades cerca de las 12:00 hora local (16:00 GMT).

    Los empleados de los comercios solo permiten el acceso a dos y hasta cinco personas a la vez, dependiendo el tamaño de la tienda.

    La mayoría de las personas que permanecen en las calles llevan tapabocas, mayoritariamente elaborados en casa, otros se cubren el rostro con un trapo, antifaces o máscaras y pañuelos para andar en motos.

    Niños, adultos, personas de la tercera edad, todos caminaban la mañana de este miércoles por la avenida Andrés Bello, y aunque la mayoría iba con el rostro cubierto no cuidaban la indicación de no pasar sus manos por rostro y ojos.

    Los vendedores informales también permanecían en las calles, muchos de ellos, adultos mayores, algunos vendiendo alimentos, café, cigarros u objetos usados.

    "Aquí muchos vivimos al día, no podemos meternos en nuestra casa y ya, no es tan sencillo, si no gano al día qué voy a comer", se quejó a esta agencia Roberto Brito de 45 años.

    En los predios del mercado de Quinta Crespo, algunos vendedores informales aseguraron a Sputnik que estaban durmiendo en las calles, porque no habían podido trabajar.

    "Todas las tiendas que no son de comida cerraron, yo trabajo aquí ayudando a cargar cajas, pero con los que trabajo cerraron, me toca dormir en la calle, no tengo para pagar la noche de pensión, espero hoy conseguir algo de dinero para no dormir en la calle", señaló Daniel, de 50 años.

    El presidente Nicolás Maduro ha dicho que esta pandemia es el mayor reto de su Gobierno.

    El precio del crudo, que representa el 99% del ingreso de Venezuela, cayó en las últimas semanas por debajo de su costo de producción.

    Las autoridades optaron por requerir 5.000 millones de dólares al Fondo Monetario Internacional (FMI) como medida de emergencia para afrontar la pandemia.

    Pero luego de años de malas relaciones con esa organización y diferencias políticas en el país entre Maduro y el dirigente opositor Juan Guaidó, el FMI se negó a considerar ese préstamo, alegando que no sabe a quién reconocen los estados miembros como jefe de Gobierno.

    El viernes se reportaron en Venezuela los dos primeros casos de coronavirus, que habían llegado a 36 para el martes.

    Todos los contagiados estuvieron recientemente en Europa y Colombia, y se estima que por cada uno, podría haber en promedio otros 27 casos.

    Maduro prohibió los vuelos provenientes de Europa y de Colombia, ordenó el cierre de museos y la suspensión de actividades masivas.

    El viernes, se decretó estado de alarma, incluyendo la paralización de las clases a todo nivel, el uso de mascarillas para todos los que viajan en el transporte público, mientras el sábado se suspendieron los vuelos provenientes de República Dominicana y Panamá.

    El domingo 14 se suspendieron las actividades laborales no esenciales, y el lunes se declaró el estado de cuarentena nacional, que impide que las personas circulen libremente de un estado a otro, para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

    Etiquetas:
    coronavirus, Venezuela, Caracas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook