En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    121
    Síguenos en

    En Argentina vuelve la tensión entre el sector rural y el Gobierno. Las patronales agropecuarias continuaron con el paro parcial de actividades comerciales hasta este jueves 12 de marzo, contra la suba a las retenciones a la soja. Sputnik conversó con el economista de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), David Miazzi. 

    Las críticas se refieren a un supuesto uso político del paro en protesta contra el aumento de los impuestos a los derechos de exportación de la soja. A pesar de no contar con apoyo unilateral por parte de sus miembros, la llamada Mesa de enlace, constituida por los dirigentes de cuatro grandes entidades del agronegocio argentino, siguió adelante con la huelga.

    Las cuatro entidades integrantes de la mesa son: Sociedad Rural Argentina (SRA), Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro) y Federación Agraria Argentina (FAA). Las dos últimas dieron libertad de acción a sus integrantes para no adherir a la huelga si así lo quisieran, al detectar que algunos de sus integrantes rechazaban la medida de fuerza.

    Vaca Muerta, Argentina
    © AFP 2020 / Emiliano Lasalvia
    Se trata del segundo aumento de estos impuestos que realiza el presidente desde su asunción. En diciembre de 2019, aumentó por decreto todas las retenciones a la exportación. La soja, el grano para comercialización internacional por excelencia en el país, subió entonces de 25 a 30 %. El 5 de marzo elevó las de la soja a 33 %, un nivel cercano al 35 % que ostentaban en el final del mandato de la hoy vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

    La medida busca paliativos sobre los pequeños y medianos productores. Aquellos que cosechan menos de 1.000 toneladas, y que representan tres cuartas partes del total, recibirán una compensación retroactiva. Otros granos, cereales y productos regionales verán una reducción en los derechos de exportación, que habían sido elevados recientemente.

    ¿Cómo golpean las retenciones a los productores agropecuarios?

    "Lo que hace la compresión de márgenes es generar un incentivo negativo, se está previendo que la próxima campaña tenga menor inversión por ejemplo en fertilizantes, que produce una reducción de la frontera de producción, reduce el potencial productivo y genera complicaciones a los productores que están a mayores distancias del puerto por los costos de transporte", dijo a Sputnik David Miazzi, economista jefe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA).

    Según un informe realizado por la FADA en diciembre de 2019, 60,4 % de la renta o margen bruto que genera una hectárea agrícola promedio –calculado a partir del valor de la producción menos los costos– lo retiene el Estado a través de diferentes impuestos nacionales, provinciales y municipales, donde destacan fundamentalmente los derechos de exportación.

    En el caso específico de la soja, debido al desplome de 12 % acumulado del precio internacional durante 2020 como consecuencia del brote de coronavirus, el ajuste de tipo de cambio y los aumentos en las retenciones y otros impuestos, este porcentaje ascendió de 64,5 a 69,7 %, según una medición parcial que realizó la FADA.

    "El impuesto al derecho de exportación no existe prácticamente en ninguno de los principales países exportadores mundiales: ningún país de la Unión Europea, ni EEUU, ni Canadá, ni Australia, ni Brasil, ni Uruguay, de hecho, en algunos tenés subsidios a los productores", insistió Miazzi.

    Un monitoreo realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para el período 2016-2018 que mide el porcentaje de los ingresos de los agricultores que se debe al apoyo de las políticas agropecuarias de cada país del continente americano muestra que Argentina es el único con índice negativo.

    Etiquetas:
    agroindustria, impuesto, Alberto Fernández, Argentina, soja
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook