En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 73
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El proyecto de ley que legalizará la producción y consumo de marihuana en México avanza en el Senado aún con dudas de organizaciones, consultadas por Sputnik, que promueven su uso y producción responsable pero que consideran que la iniciativa es favorable a conglomerados económicos.

    "Nos preocupa mucho que se beneficia demasiado a la industria de la marihuana, por ejemplo se contempla que solo se pueden cultivar semillas que importe directamente el Gobierno", dijo a Sputnik el coordinador de proyectos en Política de Drogas de la organización civil México Unido contra la Delincuencia (MUCD), Víctor Gutiérrez.

    Para el experto que cabildea en el Congreso durante la discusión del documento de 230 páginas, aprobado la semana pasada en comisiones senatoriales, otra de las objeciones se refiere a los controles gubernamentales sobre las semillas, destinadas al cultivo y producción de la planta.

    El dictamen aprobado por mayoría debe convertirse en ley antes del 30 de abril, plazo impostergable fijado por la Suprema Corte de Justicia, que en 2015 declaró como inconstitucionales los artículos y fracciones que prohibían el consumo de la marihuana con fines lúdicos.

    La lista de inconformidades de los observadores ciudadanos cuestiona, además, la obligatoriedad de obtener un registro tributario para los clubes de autocultivo y pequeñas comunidades de productores.

    Consideran "demasiado estrictas las normas sobre el empaquetado y las multas severas para quienes porten, sin un permiso de autoridad competente", más del límite de 28 gramos de marihuana.

    "Lo bueno es que este dictamen solo ha sido aprobado en lo general y falta la discusión artículo por artículo dentro de las comisiones del Senado y es el momento adecuado para realizar las modificaciones necesarias para favorecer a los mexicanos y no a las grandes industrias", señaló Gutiérrez.

    La iniciativa fue aprobada el 5 de marzo en comisiones unidas de Justicia, Salud y Estudios Legislativo del Senado, con 26 votos a favor, siete en contra y ocho abstenciones; y el 6 de marzo será discutido en una sesión extraordinaria por los legisladores, antes de ser enviado al pleno de 128 senadores.

    El proyecto avanza con el apoyo del líder en el Senado del oficialista Movimiento de Regeneración nacional (Morena, izquierda), Ricardo Monreal, quien proclamó que "sí habrá una nueva ley para la despenalización y uso de la marihuana, lo único que necesitamos es el consenso, que no se ha logrado".

    El presidente Andrés Manuel López Obrador manifestó su oposición al uso lúdico del cannabis, que considera como una de las causas de la delincuencia y la violencia criminal, mientras que apoya únicamente el uso medicinal.

    Una ley que criminalizaría

    Por su parte, Zara Snapp, experta internacional en temas del narcotráfico y fundadora del Instituto RIA para la incidencia en políticas públicas, dijo a Sputnik que la iniciativa aprobada es, en conjunto, "muy positiva", aunque todavía contiene algunos incisos que generan preocupación, porque generan una nueva "criminalización".

    "Los senadores agregaron muchas sanciones y multas muy altas por infringir la ley, de alguna forma, como fumar en la vía pública, hay que tener mucho cuidado para no aumentar la criminalización de las personas", señaló Snapp, quien tiene varios años de experiencia en organismos internacionales, enfocada en los casos colombiano y mexicano.

    La especialista, autora del Diccionario de Drogas, dijo que una la ley que tenga un efecto positivo requiere "contemplar algunos de los cambios que queremos desde la sociedad civil, como aumentar el número de porcentaje de licencias que van al sector social".

    También recomienda "subir el número de plantas y socios autorizados para integrar las asociaciones de autocultivo, y eliminar la posesión simple", que será penalizada si excede el mencionado límite.

    Otros cambios abarcan la regulación sobre la llamada "trazabilidad", del proceso de producción.

    La regulación sobre trazabilidad se refiere a que "debe demostrarse que todas las semillas deben demostrar un origen lícito lo que significa que se tendrían que importar de otros lados".

    Esa regulación lo convierte en un requisito "que se vuelve inaccesible" para pequeños campesinos y autocultivadores, señaló la experta.

    Snapp consideró que otra modificación necesaria es la de "aumentar el número de plantas permitidas para autocultivo y también incrementar el número de socios de las asociaciones cannábicas, para que estas dos vías no sean un obstáculo para las personas que desean cultivar en su casa sin fines de comercio".

    El artículo 13 del voluminosos proyecto de ley, al que Sputnik tuvo acceso, otorga la posibilidad para que personas "que debido a su condición de salud requieran sembrar, cultivar, aprovechar, preparar y transformar más de 20 plantas de cannabis, de solicitar un permiso" para realizar un cultivo en el que puedan obtener hasta 480 gramos al año.

    También pueden crearse cooperativas o asociaciones de producción para el autoconsumo con hasta 150 socios que podrán adelantar cultivos de los cuales pueden obtener hasta esa cantidad cercana al medio kilo anual para cada una.

    Durante buena parte del siglo XX la marihuana alimentó las rutas del narcotráfico controladas por organizaciones criminales, pero en años recientes fue desplazada en el comercio ilegal que estos grupos dirigen hacia EEUU por otras sustancias, como la cocaína y sobre todo las drogas sintéticas.

    Organizaciones civiles estiman en que en 2021 el mercado legal del cannabis alcanzará valores superiores a los 30.000 millones de dólares, con 80% concentrado en transacciones en Norteamérica.

    Etiquetas:
    política antidrogas, lucha contra las drogas, drogas, Guerra contra el narcotráfico en México, narcotráfico, críticas, ley, legalización, cannabis, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook