En directo
    América Latina
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    CARACAS (Sputnik) — El parto en Venezuela para muchas familias no es la experiencia grata que habitualmente se idealiza; quienes acuden a centros de atención privada aseguran que la gestación se convirtió en un negocio y las mujeres que asisten a hospitales públicos sienten que estos carecen, incluso del servicio de agua.

    "Aquí en el país hay una mercantilización del embarazo, las consultas, los exámenes y costos de medicinas y el costo de un parto en un centro privado no se equiparan al poder adquisitivo del venezolano común", dijo Euyelith Aponte, residente de la ciudad de Caracas a Sputnik.

    Aponte dio a luz a una bebé hace cuatro meses en la Maternidad Santa Ana, ubicada en San Bernadino, un hospital público que depende del Seguro Social, y contó que al momento de traer a su hijo al mundo el centro "ni siquiera tenía agua".

    Muchas mujeres viven el proceso del preparto con mucho miedo y angustia; la humanización del momento de dar a luz, el antes y el después busca borrar eso
    © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    "Desde que llegué no tenían ni agua, además en ningún momento me dejaron ver a mis familiares, hasta el día siguiente a la hora de la visita fue que los pude ver, porque a ellos los dejan afuera de la maternidad durante el proceso", agregó.

    La mujer confesó que hubiese querido traer al mundo a su hijo en un centro de salud privado, porque las condiciones eran mejores y podía contar con acompañamiento, pero para su bolsillo era un sueño imposible de cumplir.

    En los últimos meses, el presidente Nicolás Maduro ha ordenado en varias ocasiones masificar un plan de parto humanizado como opción para proteger a la mujer durante su gestación y durante el proceso de parto.

    Sin embargo, la mayoría de las madres consultadas por Sputnik consideraron que sienten sus derechos vulnerados, no solo por la situación de los hospitales y el trato que han recibido en ellos, sino también por el alto costo que deben pagar si eligen parir en un centro privado.

    "Actualmente para tener un bebé hay que disponer de al menos 5.000 dólares solo para el control, exámenes y atención del parto o cesárea, si no cuentas con un seguro que te respalde", resalta por su parte Mariangie Osuna, residente de la capital venezolana.

    Osuna, quien está en su semana 26 de embarazo, relató que inició su control prenatal en la Maternidad Concepción Palacios, pero consideró que las condiciones de ese centro de salud público podían poner en riesgo la vida de su hijo, por lo que buscó opciones privadas de bajo costo.

    Esto ocurre en un país en el que el salario mínimo no supera los 5 dólares, y aunque la mayoría de las consultadas por esta agencia señalaron que perciben ingresos superiores a esa cantidad, ninguna sobrepasa los 200 dólares, por lo que aseguraron que costear un embarazo en condiciones medianamente óptimas se ha convertido en una tarea titánica.

    Sumado a ello, en clínicas y hospitales las mujeres aseguran que el trato no siempre es el mejor y menos cuando se trata de un embarazo precoz.

    "Cuando parí a mi hijo sufrí mucho, porque sentía de parte de las enfermeras un maltrato, porque decían no quería tener un muchacho, bueno puje, y comentarios siempre eran duros, en un momento difícil como ese, en el que además el médico no tiene paciencia, a los familiares no les dejan entrar y uno está muerta de miedo, yo sería muy feliz si realmente forman a los médicos y a todo el personal para que atiendan partos con amor", dijo a esta agencia una joven de 18 años, que prefirió no decir su nombre.

    Desde 2018, Venezuela cuenta con una Ley de Promoción y Protección del Parto y Nacimiento Humanizado aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

    En su artículo primero se indica que objeto del decreto es "promover, proteger y garantizar el derecho humano de quienes integran las familias, a una gestación, parto y nacimiento humanizado, a los fines de generar las condiciones necesarias para la expresión y desarrollo de las relaciones humanas fundadas en el amor, el afecto, la seguridad, la solidaridad, el respeto recíproco y esfuerzo común, durante la gestación, parto, nacimiento y posparto".

    La ministra de la Mujer, Asia Villegas, ha destacado la formación de 4.700 promotoras en las comunidades del parto respetuoso y recientemente anunciaron la elaboración de un plan para masificar sus esfuerzos.

    A principios de este 2020, el presidente venezolano afirmó en su Informe de Memoria y Cuenta 2019 que, a pesar de la situación económica que atraviesa su país, el sistema de salud público atendió ese año a 373.000 partos y cesáreas.

    Etiquetas:
    partos, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook