En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 32
    Síguenos en

    BUENOS AIRES (Sputnik) — Decenas de miles de mujeres se movilizaron en el centro de la capital argentina con motivo del Paro Internacional de Mujeres para exigir el fin de los feminicidios y la legalización del aborto, entre otros proyectos de ley que aseguren sus derechos, comentaron a Sputnik varias manifestantes.

    "Reclamo todo lo que se está reivindicando en esta marcha, porque tendríamos que luchar contra los feminicidios y que se caiga el patriarcado", manifestó en diálogo con Sputnik, Brenda Mesa, una joven de 16 años que acudió a la marcha con su madre y una amiga.

    Esta estudiante de secundaria destacó que en su colegio, del sistema público, suspendieron las clases.

    "Hicimos el paro y ahora estamos acá para que terminen los femicidios", comentó enfrente del Congreso, donde se concentraban cada vez más mujeres.

    Su madre, Viviana Moreno, instó a que "paren de matarnos, fundamentalmente, que pare la violencia".

    "La justicia está avanzando lento, pues mueren más mujeres por feminicidio que por cualquier otra enfermedad", señaló.

    La madre de Brenda, que también reclamó la necesidad de que toda la ciudadanía acceda a los mismos derechos, atribuyó a la mala educación la falta de garantías que tienen las mujeres.

    "Sobre todo en los colegios privados, que no implementan la Educación Sexual Integral como deberían", dijo.

    Por eso "estamos esperando que los Gobiernos nos den el lugar que nos corresponde, porque si no se empieza desde ahí (señalando al Congreso), empezamos desde acá", dijo.

    Miles de mujeres transitaron los dos kilómetros que a través de la Avenida de Mayo enlazaban la plaza homónima y el Congreso, mientras otras tantas confluyeron directamente al parlamento por las avenidas adyacentes, que aparecieron abarrotadas con manifestantes que llevaban carteles y tenían el rostro pintado con brillantina.

    Muerte perinatal

    Aunque la legalización del aborto era una de las demandas más visibles, una joven llamada Johanna Piferrer y la diputada Magdalena Sierra levantaron su propia pancarta para abogar por una ley que establezca procedimientos de atención en la salud frente a la muerte perinatal.

    De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, un fallecimiento perinatal tiene lugar dentro del vientre de la persona gestante entre la semana 22 y una semana después de nacer, explicó a esta agencia Piferrer.

    "En un principio presentamos en 2017 el proyecto en la provincia de Buenos Aires, pero cuando la senadora Magdalena Sierra ganó ese año las elecciones como diputada nacional, lo elevamos al Congreso para que sea ley nacional y sea aplicado en todo el territorio argentino", dijo la joven.

    Piferrer parió en octubre de 2014 a su hijo Ciro cuando transitaba la semana 33 de gestación.

    "Pesó 2,3 kilos, y no solo vulneraron sus derechos, sino también los míos", afirmó.

    Una vez transitó aquel proceso dolorosísimo "y pude hacer visible la muerte perinatal, recibí mensajes de otras mujeres y personas gestantes que dieron testimonio de la misma violencia que yo relato, entonces con mis compañeras creamos una red de contención hasta que el Gobierno trate este proyecto de ley", sostuvo la joven.

    Desde entonces, su grupo ha podido intervenir ante ocho fallecimientos en todo el país, con la presentación del proyecto de ley como guía, y ofreciendo asesoramiento legal gratuito y contención psicológica.

    La norma que han presentado ante el Congreso, que reconoce el derecho al parto y al duelo respetado, "no obliga a ninguna mujer a hacer algo que no quiera ni sienta, y además reconoce su derecho de decidir", resumió su autora.

    "Pedimos no estar internadas en maternidad, información sobre la lactancia, que nuestros hijos deseados dejen de ser NN (No Name, en inglés; Sin Nombre), que los podamos registrar con nombre y apellido en caso de que tengan, que haya estadísticas sobre la muerte perinatal, y que se introduzca dentro de las carreras de grado y posgrado la problemática para que los profesionales se formen y nos puedan contener", detalló.

    La violencia obstétrica en Argentina "es una realidad que atraviesa las clases sociales, y es transversal, pero la muerte no se aborda, cuando no se culpa directamente a la mujer, y los procedimientos ante el fallecimiento perinatal no se tratan ni siquiera en la facultad", explicó a Sputnik la diputada nacional Magdalena Sierra.

    La legisladora se mostró esperanzada de que la normativa, que permite que "el duelo pueda ser más rápido y más fácil", sea aprobada este año en el Congreso.

    "Estuvimos en reuniones con el Ministerio de Salud y somos optimistas, porque es una ventana de derechos, un proyecto que no es oneroso, sino que es una cuestión de respeto hacia las personas por sobre todas las cosas", consideró la diputada, perteneciente a la coalición gobernante Frente de Todos.

    Sin dejar que la tenue lluvia que cayó sobre las calles de Buenos Aires opacara la manifestación, los diversos colectivos feministas que participaron en la marcha colmaron el centro de la capital argentina con sus reivindicaciones y consignas, con cantos como "el patriarcado se va a caer, se va a caer", o "aborto legal para no morir".

    El Gobierno que preside Alberto Fernández, quien asumió en diciembre de 2019, prometió enviar en los próximos días un proyecto de ley que reconozca la interrupción voluntaria del embarazo.

    Etiquetas:
    aborto, feminismo, mujeres, paro, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook